Pegar tiros está bien, pero si eres más afín a la naturaleza y a la vida contemplativa, entonces tienes la solución delante de tus ojos: Eastshade

El estrés diario. Una sensación que nos suele acompañar desde que nos levantamos y que todos y cada uno de nosotros conoce de sobra. Carreras para llegar a tiempo al trabajo, atascos, la agenda apretada con mil eventos, exámenes todas las semanas con los nervios a flor de piel… Hay veces que viene bien un retiro espiritual para descongestionarse de todo ese mal que acabo de nombrar. Aunque lo ideal sería ir a una zona tranquila a respirar aire limpio y estirar las piernas, Eastshade Studios ha pensado una alternativa para que nos tranquilicemos sin salir de nuestra casa. Esa solución se llama como el nombre del estudio, Eastshade, y viene con la intención de que contemplemos sus bellos parajes en un entorno pacífico y sin jaleos.

En esta ocasión nosotros encarnaremos a un pintor con la intención de visitar la costa de Eastshade. Allí, deberemos cumplir los últimos deseos de nuestra madre, que consistirán en pintar cuatro sitios emblemáticos de tan pintoresco lugar. Una tarea que iremos realizando mientras entablamos conversación y ayudamos a los habitantes de la zona. ¿Fácil, verdad? Pues tiene su miga…

Sí, podríamos catalogar fácilmente a EastShade como un “walking-simulator” con una zona muy extensa de mapeado. Tendremos que estar atentos a todo lo que sucede en pantalla, encontrar asentamientos o ruinas que nos proporcionen pistas e ir completando las diferentes misiones que nos asignarán. Como un Skyrim pero sin armas. La exploración lo es prácticamente todo en el juego, pero es muy agradecida ya que el estudio no se ha cortado en incluir elementos preciosistas a cada paso que damos. Contemplar una puesta de Sol en la playa, las hermosas vistas de Lyndow con su puerto marítimo, los eclipses diarios que se suceden mientras paseamos por las calles de Nava… todo está muy cuidado al detalle para que en cualquier momento saquemos nuestro cabestrillo, pinturas y pincel y plasmemos en el lienzo aquellas panorámicas que más nos llamen la atención.

Aparte de andar, andar y andar, nuestro protagonista tiene mucho arte con las pinturas. Primero deberemos encontrar los materiales necesarios para crear un lienzo (maderas y telas), y de esa forma enmarcar el paraje que más gracia nos haga. Esta propuesta es la característica principal del título, y aparte de “pintar” los cuatro objetivos principales designados por nuestra difunta madre, podremos poner en juego toda nuestra destreza artística ayudando al resto de vecinos en una serie de favores. Pensad mal y acertarás (bueno, no penséis tan, TAN mal…). Eastshade abusa de las misiones de recadero. De hecho, todas las misiones no dejan de ser encargos y favores al resto de personajes. Pero ya os digo que no nos va a importar, lo bonito precisamente es andar por sus caminos, contemplar las montañas y vagar por sus explanadas mientras vamos realizando esas tareas. Si hay un juego que acepta muy bien este tipo de misiones, sin duda es la propuesta que estamos analizando.

Tampoco es que haya mucho más que hacer. El mismo estudio lo dice: estamos ante un juego que busca el pacifismo, la amistad y la colaboración. Pese a que somos un extranjero, todo el mundo nos recibirá con las manos abiertas, nos acogerá en sus posadas y charlará con nosotros. De hecho, conviven varios tipos de razas y no hay signos de un racismo o segmentación por especies palpable. Evidentemente habrá personajes más “cascarrabias” que otros, pero en ningún momento hay síntomas de violencia o suspense si nos adentramos en según qué zonas. A veces tendremos la sensación de que “no pasa nada”, y en efecto, no pasa nada. Esto hace que sea una propuesta muy particular, siendo una buena opción para aquellos que busquen juegos tranquilos y sin mucha complicación. Avisados estáis.

Hay un aspecto que no me terminado de convencer, y es un apartado visual. Aunque en los tráilers y vídeos de presentación todo se ve espectacular, lo cierto es que cuando nos ponemos a jugar se pierden muchos detalles y se empiezan a ver las costuras de Eastshade.  La vegetación, texturas y partículas dejan bastante que desear, y aunque en fotos puede dar el pego, en movimiento se notan bastante los dientes de sierra o una iluminación que no cuadra como es debido. Si ya nos metemos en las animaciones y recreaciones de los personajes, todo es mucho peor. Los vecinos de Eastshade son animales antropomórficos, es decir, tienen cara de animal, pero se comportan como humanos, se mueven con dos piernas, etc. No hay personaje que tenga una cara bien realizada o un movimiento fluido, y, de hecho, no serán pocas las veces que hagan cosas raras si tienen una puerta delante, o que se encasquillen con una escalera. Se ve que su instinto animal sigue presente pese a la notable evolución que han sufrido…

El apartado musical… digamos que no molesta. Es cierto que su composición musical se basa en temas tranquilos, de acompañamiento y que evoca paz y tranquilidad a nuestro viaje. Una lástima que no haya un patrón definido, o que no destaque cuando realicemos alguna acción concreta o descubramos una nueva zona. Un poco forzado para mi gusto, pero lo dicho, no deja de ser un apartado que acompaña de manera correcta a lo visto en pantalla. Por cierto, tema importante, Eastshade está en inglés, y eso puede suponer todo un lastre para aquellos que no dominen el idioma, puesto que tenemos que entender muy bien los recados que nos piden si no queremos perdernos por esos bonitos parajes.

Conclusión

Eastshade puede ser una gran experiencia para aquellos que quieran un juego de exploración sin muchos contratiempos y con una atmósfera cargada de pacifismo. Que nuestro personaje sea pintor no es casualidad, y es que no hay localización en el juego que no te deje embelesado… si no fuera por ciertos fallos. Un juego donde gran parte de su baza reside en su acabado artístico debería haber cuidado más la iluminación, dientes de sierra, y por encima de todo la recreación de los vecinos que viven en este lugar paradisíaco. Si no fuera por esa falta de optimización gráfica, el juego sería una sorpresa muy grata en lo que llevamos de año.

 

Eastshade

24.99€
7.5

Gráficos

8.5/10

Sonido

7.5/10

Jugabilidad

7.0/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • Muchas zonas por explorar y recrearse con el pincel
  • El pacifismo y buen rollo que empapa el juego es palpable
  • El único juego donde las misiones de recadero las veo con buenos ojos

Cons

  • No apto para todo el mundo: sólo para gente tranquila
  • En inglés, y se necesita cierto conocimiento de la lengua
  • Gráficamente podía haber dado mucho más de sí

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.