El orbe de la dominación te pegará al sofá, ¿te resistirás a Minecraft Dungeons?

Todo comenzó con la forja de los grandes anillos, tres fueron entregados a los elf… un segundo, parece que me he equivocado de historia; empecemos de nuevo, Fue un momento de gran aventura… y peligro. Al empezar a jugar hay un sentimiento que no pude sacarme y es que Minecraft Dungeons es épico, desde el minuto uno su historia atrapa y da a entender que estaremos en un viaje sin precedentes, uno en el que tendremos que enfrentar a las fuerzas del mal, hallar coraje y derrotar al poderoso Archillano y su ejército, ¿se mantiene la premisa inicial a lo largo de las horas de juego? la respuesta es un no.

Desde hace un buen tiempo tengo claro que no puedes pedirle a un videojuego que sea lo que no es, quien venga buscando una gran historia quedará bastante decepcionado y es que entre apostar decididamente por su trama o simplemente ir de misión en misión Minecraft Dungeons opta por un término medio que le deja en tierra de nadie. El otro aspecto en el que cojea Minecraft Dungeons es en la relación con el protagonista, uno que al principio de la aventura podemos seleccionar entre un amplio repertorio de personajes bastante llamativos, pero estos no llegan a dar la sensación de ser nuestra representación en un mundo virtual o todo lo contrario, lo de ser espectadores de la historia de alguien más, quedando una vez más en tierra de nadie. Superados estos inconvenientes, hablemos de lo que hace grande a Minecraft Dungeons.

Si es delito ser Minecraft, pues Minecraft Dungeons es culpable.

Empecé siendo un tanto severo con el videojuego y es que sabiendo lo que no es resultará mucho más fácil sumergirse en lo que este tiene por ofrecer, un agujero negro devorador de horas al que cuesta escabullirse, demostrando Mojang Studios que si de hacer sentir a gusto al jugador se trata son todos unos maestros en el oficio. En tiempos en los que nuestra atención puede ser fácilmente robada por la gran oferta de títulos existente, los treinta a cuarenta minutos que pueda llegar a durar en promedio una misión se convierten en un contrato que firmamos con el videojuego y que a base de constantes recompensas siempre consigue una sensación de plenitud al final.

Vale la pena replantearse eso de ir comentando a toda una hora si un videojuego es rejugable o no, y es que en lugar de crear un vínculo con lo que este tiene por ofrecernos parece que fuéramos llenando la lista de la compra, acá no estarás ante la decisión de ir por derecha o izquierda, todo lo contrario puede que te pierdas de algunas cosas si meramente vas por la ruta principal. Al dar inicio a cada misión se deja muy claro el trazado a seguir, de allí en adelante será decisión del jugador si se deja llevar o no por todo el contenido extra que el videojuego tiene por ofrecer.

Cada misión también va acompañada de una narración voz en off para situarnos en contexto, de allí en adelante será nuestro personaje (o tres amigos más en cooperativo local o en línea), una espada para los ataques cuerpo a cuerpo, un arco para los enfrentamientos a larga distancia y una armadura para protegernos de los ataques enemigos. El diseño de niveles recurre a elementos propios de los videojuegos de exploración de mazmorras sin llegar a sentirse forzados dentro del universo de Minecraft, cumpliendo a cabalidad la promesa de hacernos creer que cualquier cosa que vemos podría estar en el videojuego original.

Al sistema de combate se le suman los artefactos, tres casillas que vienen a funcionar como habilidades especiales y que pueden ser personalizadas por el jugador, las posibilidades son tan variadas como poder especializarse en curar a los aliados para quienes jueguen en cooperativo y como no, hacerse una máquina de destrucción que por cada golpe que nos da un enemigo este se le devuelve. Estos artefactos tendrán puntos de mejora que iremos ganando entre mayor sea nuestro nivel y que podremos reubicar a nuestro antojo. Al no estar limitados a clases es que siempre jugaremos como nos venga en gana, si quieres atacar con armas largas puedes hacerlo, si quieres ir con un martillo gigante puedes hacerlo, el videojuego no obliga a utilizar todo el armamento que nos pone delante pero es tan satisfactorio ir probando cosas nuevas que en muchas ocasiones el equipamiento con el que empiezas y terminas una misión difiere bastante entre sí.

El videojuego es ampliamente accesible, y ojo que esto no es lo mismo que ser fácil, tanto del lado de la personalización de los atributos del personaje como del combate es que no se va con rodeos y desde el principio Minecraft Dungeons enseña todas sus cartas, quedando en manos del jugador el explorar y sacarle partido a los diferentes sistemas de juego. Nuestro equipo determinará el poder, indicador que nos hará saber si tenemos lo que se necesita para afrontar una misión o si por el contrario tendremos que ir con un poco más de cautela. Entre mejor sea el equipo del que dispongamos más opciones se abrirán al momento de afrontar una misión, pudiendo elegir una mayor dificultad y de paso asegurarnos más recompensas.

El mapa de juego indica las misiones que harán avanzar la historia principal y unas que si bien no aportan a esta tarea me niego rotundamente a tratar como secundarias, Minecraft Dungeons no hace perder el tiempo al jugador y a todo su contenido lo trata con igual importancia. Si bien acá no hay que preocuparnos por grandes spoilers me cautiva lo mucho que puede llegar a diferenciar la experiencia de cada jugador su sistema de generación aleatorio de entornos, el final de la historia tal vez sea el mismo para todos pero el cómo llegamos hasta allí es un viaje del que no habrá dos relatos iguales.

Quienes lleven un tiempo con Minecraft se sentirán como en casa pero los nuevos jugadores no deberían echarse para atrás y es que el videojuego también tiene presente que algún que otro curioso pueda sumarse a la aventura. La variedad de enemigos es enorme y a cada misión hay nuevos, unos serán exclusivos de ciertos entornos mientras que otros estarán casi por todos lados. Si bien el Archillano pasa sin pena ni gloria, el resto de combates son fenomenales, los jefes finales están bien resueltos y nos obligan a hacer cambios en nuestra estrategia de juego, mientras que las emboscadas, ocasiones en las que tenemos que enfrentarnos a un gran número de enemigos para poder avanzar, se desarrollan en un combinación entre hacerte sentir que no hay nadie que te pare y que a dos golpes que te den estás muerto.

Remarco el hecho de lo bien que recibe el videojuego a todo tipo de jugadores, y es que todos por igual nos comeremos unas cuantos explosiones de creepers, las arañas nos atraparán y más de un zombi nos asestará un golpe. La dificultad no se aumente artificialmente con subir un poco la salud de los enemigos sino que les dota de una personalidad que desde los zombis hasta un gigante golem de piedra nos puede llegar a poner en aprietos y deja muy claro que acá estamos para tomarnos las cosas enserio. Cada golpe es contundente y es una alegría que el control pulido y preciso se mezcle con un apartado audiovisual al que apenas se le pueden echar pegas.

Mojang usted es diabólico

Puedo asegurar que me he dejado un montón de cosas por comentar, y es que ya sea que vayas sin freno a por el Archillano o como en mi caso te piques a ir dos pasitos adelante y uno hacia atrás para probar misiones en dificultades más altas, siempre hay algo nuevo en por descubrir. Me permito entonces ir cerrando estas líneas con varios comentarios que considero indispensables de tocar antes de cerrar el análisis y que me convencen de que hemos sido engañados, Minecraft Dungeons quiere pasar por un videojuego mediano, pero es difícil verlo así y es que mucho de lo que propone lo ejecuta con maestría, brindando un videojuego sólido, uno que deja entrever el querer ir a más.

El componente audiovisual de Minecraft Dungeons tengo la sensación de que no destacará demasiado y no precisamente por ser pobre sino todo lo contrario, el hecho de que el videojuego no desluzca en ningún momento y que cada misión goce de una identidad propia llega a malacostumbrar, su estética es preciosa y se da por sentado que esto deba ser así. Nada más alejado de la realidad el videojuego tiene tanto amor tras bambalinas que cada bloque en el escenario parece tener una razón para estar allí. Minecraft Dungeons no adapta los elementos del videojuego principal al género de exploración de mazmorras, hace que el género se adapte a Minecraft y quitando peso a la trama opta por centrar sus esfuerzos en la seña de identidad de la franquicia, sus inacabables posibilidades.

Se que oyes mis pensamientos Minecraft Dungeons.

A día de hoy Minecraft Dungeons es una experiencia de juego a la que resulta fácil hacerse con sus mecánicas y de allí en adelante no da tregua con lo divertido de cada situación, el videojuego se posiciona como una de las propuestas más sólidas que han llegado a la plataforma Xbox durante esta generación de consolas, y la piedra sobre el tejado de Mojang Studios es si nos darán motivos para continuar regresando. Xbox Game Studios, Mojang Studios y Double Eleven han lanzado un videojuego redondo/cuadrado que tiene mucho por ofrecer y que sin problemas llegará a atrapar durante semanas a más de un jugador, yo incluido. Minecraft Dungeons es la fantasía que muchos se han podido hacer en sus cabezas por años, un sueño hecho realidad; ¡puedes tener un murciélago de mascota!

Desde Comunidad Xbox agradecemos a Microsoft por cedernos una copia del videojuego para la realización de este análisis.

Minecraft Dungeons

19,99 €
8.9

NOTA FINAL

8.9/10

Pros

  • Hay juego para rato, será tan difícil como la habilidad del jugador.
  • Su sistema de combate siempre tiene algo nuevo por aportar.
  • Gran variedad de enemigos y jefes finales que no pondrán las cosas fáciles.
  • El apartado audiovisual nunca desluce, todo está muy cuidado.
  • El control en consola es pulido y preciso.

Cons

  • Su trama y villano principal pasan sin pena ni gloria.
  • Características como el juego cruzado se echan de menos (llegará en el futuro)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.