Los creadores de Halo: Combat Evolved nos ponen en la piel de un zombie cuya única meta en la vida es comer cerebros.

En 2003, Alexander Seropian, co-fundador de Bungie y cabeza visible de Halo: Combat Evolved, decidió fundar un nuevo estudio junto a otros miembros de Bungie. Wideload Games se presentaba como un estudio independiente, aunque su primer título tenía una plataforma en mente desde el principio: Xbox.

Así pues, llegó el año 2005, año en el que Wideload lanzó por fin su primer título: Stubbs the Zombie in Rebel Without a Pulse. Hasta el momento, la primera Xbox había recibido una buena cantidad de exclusivos que hicieron de su catálogo una mirada de géneros muy interesante. Por desgracia, muy pocos consiguieron seguir adelante, cosechando buenas criticas y ventas por igual. Este fue el caso de Stubbs the Zombie in Rebel Without a Pulse. Sin embargo, esta joya escondida de Xbox tenía todos los ingredientes de un gran título: un antihéroe hilarante con el zombie Stubbs, estaba diseñado con el motor gráfico de Halo y una presentación muy cuidada.

La historia detrás de Stubbs the Zombie in Rebel Without a Pulse nos lleva a seguir las andanzas de Edward “Stubbs” Stubblefield, un vendedor de seguros que ha tenido mala suerte desde el día en que nació. Un día, en el año 1930, la desafortunada existencia de Stubbs llega a su fin cuando un cliente le dispara y entierra en una tumba sin marcar en Pennsylvania. Han pasado más de 20 años desde la noche en que murió, pero de alguna manera Stubbs ha regresado de la muerte. En lugar de vender seguros, ahora Stubbs es un zombie que se dedicará a comer cerebros en la ciudad de Punchbowl, Pennsylvania. Pero Punchbowl no es el típico pueblo de 1959, ya que ha sido transformado en una “Ciudad del Futuro” por un loco multimillonario. Los aerodeslizadores y los robots son sólo algunas de las tecnologías futuristas que veremos por Punchbowl.

La premisa del juego llama la atención de cualquiera: no todos los días nos convertimos en un zombie, ni podremos vivir en una ciudad de estilo futurista en los años 50. Siempre se nos ha dado la tarea de matar zombies en otros juegos (Dead Rising, título con el que tiene muchas similiraridades), así que el cambio de roles es sin duda uno de los puntos más positivos del juego. El apartado artístico captura a la perfección las locuras de un escenario basado en un mundo futurista al estilo de los años 50, ya que encontraremos coches que vuelan, robots con los que puedes hablar y ciudadanos todavía vestidos de la época.

El tono del juego es ligero, con un énfasis en la comedia. Y esta es otra de las mejores cosas del juego, ya que nos echaremos más de una carcajada con las cosas que veremos en pantalla (a cada cual más surrealista) o con los comentarios de los propios personajes del título. Las cinemáticas que irán intercaladas durante la historia sirven como moto del juego, y serán donde más nos riamos con las situaciones que presentan. Sólo tenéis que echar un vistazo al tráiler para comprender rápidamente “de qué palo” va el título.

Pese a que hemos dicho que la comedia es su punto fuerte, también tenemos una buena dosis de gore que harán las delicias de los fans. La mayoría de los combates en el juego involucran a Stubbs atacando a un víctima para comerse su cerebro, lo que hará que veamos una buena cantidad de hemoglobina en pantalla. Una vez que te hayas zampado el cerebro de tu víctima, esta se convertirá en un zombie. Estos zombies que convertiremos atacarán a los humanos por su cuenta, lo hará que juego parezca en ocasiones como una película de terror gore, pues veremos por ejemplo a zombies sin miembros y sin cabeza persiguiendo a humanos.

El combate en el juego es casi todo combate cuerpo a cuerpo pero con alguna variedad. Stubbs puede atacar, ya sea para defenderse o para tratar de matarlos comiéndose sus cerebros. Esos dos ataques los usarás durante la mayor parte del juego. Sin embargo, aprendemos nuevos ataques adicionales como un ataque con pedos, el lanzamiento de bombas estomacales o el lanzamiento de tu brazo o cabeza hacia un enemigo. El ataque con pedos aturdirá momentáneamente a los enemigos que están cerca de ti. Las granadas estomacales te permiten coger un trozo de tus tripas que usaremos como granada. El ataque de brazo nos permite separar uno de nuestros brazos y luego tomar el control del brazo mientras lo mueves. Con él, podremos hacer que ataque a un enemigo y luego hacer que el brazo lo posea. El ataque con la cabeza permite separar la cabeza de Stubbs como una bola de bolos. Una vez que la cabeza de Stubbs alcance a nuestro enemigo, podremos hacer que la cabeza vuele en mil pedazos.

En cuanto al apartado gráfico, podemos decir que es más que correcto, con una representación de escenarios muy cuidada, el uso de la captura de movimiento para representar los movimientos de los personajes, los efectos cinemáticos para hacer que el juego parezca una peli de los años 60, entre otros. Como dijimos al principio, el juego se ejecuta bajo el motor gráfico de Halo de la época, algo que además de nota en los menús del juego, un calco de los vistos en Halo 2. Pero aquí no acaba todo, ya que cuando montemos en algún vehículo tendremos la sensación de estar conduciendo un Warthog. Pese a todo, para la época en la que estábamos (2005) ya había juegos que gráficamente eran superiores, por lo que este fue un tema que los medios de por aquel entonces criticaron bastante. 

El apartado sonoro brilla de sobremanera, ya que Wideload incluyó canciones de los años 50, que casan perfectamente con la ambientación. El doblaje en inglés también es destacable, aportando hilaridad a las cinemáticas o a las frases que escucharemos en el gameplay. El juego está subtitulado al castellano

Disfruté de sobremanera jugando a Stubbs the Zombie in Rebel Without a Pulse hace ya algunos años, pero aún así es un juego que hoy en día sigue sin decepcionar. Los fans del humor, las películas de zombies y los juegos de corte surrealista (Destroy All Humans!) tienen aquí una propuesta única y una de esas joyas escondidas del catálogo Xbox. Lástima que el juego no sea retrocompatible en Xbox One (y seguramente no lo sea, pues desapareció hace años de la Store), ya que suponía un soplo de aire fresco para un gran catálogo. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.