Dejamos de lado las espadas láser y los caminos de la Fuerza, para meternos de lleno en los horrores de la guerra.

Los juegos basados en la franquicia Star Wars han sido una parte importante del lore interno de la saga y de la historia de los videojuegos. Juegos como Knights of the Old Republic I y II, o más recientemente Star Wars Battlefront o Fallen Order, ocupan un lugar especial en los corazones de nosotros, los fans, y también de los que amamos el catálogo de la primera Xbox. Es por ello que, en calidad de friki supremo de Star Wars, os he querido traer el que es uno de mis juegos favoritos de toda la franquicia (bastante desconocido por la gran mayoría, además), y uno de los mejores juegos lanzados para la primera Xbox: Star Wars Republic Commando.

Una de las mejores cosas que El Hacedor, George Lucas, hizo con las precuelas de Star Wars es que se sacó de la manga un nuevo universo, un universo que se veía y se sentía muy diferente al que habíamos visto en la trilogía original. Este nuevo universo, mucho más estilizado que el anterior, mostraba una época boyante en la historia de la República Galáctica, y sin duda fue el que hizo enamorarnos del concepto de la Fuerza, las espadas láser y demás, a todos los que como yo nacimos en los 90 y pillamos las precuelas con una edad perfecta. 

Como bien se pudo apreciar, la estética de estas precuelas fue algo que nos pilló por sorpresa a muchos. Ignorando las obvias mejoras en la calidad de imagen y el CGI que nos ofreció el paso del tiempo, las precuelas también se ven diferentes porque están ubicadas en diferentes planetas nunca antes vistos, con diferentes patrones de color, arquitectura y razas. Por supuesto, este arco de películas también nos trajo una de las mejores cosas al universo expandido (todo aquello que no vemos en películas) como fue la serie animada Star Wars: The Clone Wars. 

Algunas de las mejores propuestas que hemos visto en el universo de Star Wars se han basado en The Clone Wars, un periodo sumamente interesante para crear nuevas historias. Tuvimos novelas, serie animada, cómics y, por supuesto, videojuegos. Star Wars: Republic Commando se lanzó en marzo de 2005 en exclusiva para Xbox y PC, tras el maravilloso KOTOR II, y es sin duda una de las mejores aportaciones al universo expandido (ahora llamado “Leyendas” tras la compra de la franquicia por parte de Disney) de Star Wars. En este ocasión nos meteremos de lleno dentro de la piel de un comando de elite de República y tendremos que liderar un escuadrón de élite compuesto por otros tres comandos: 62 “Scorch”, 40 “Fixer”, y 07 “Sev”.

Antes de formar parte del Equipo Delta 38, comenzaremos la aventura desde el principio de los principios: veremos un breve resumen de nuestro nacimiento y desarrollo en Kamino, donde aprenderemos a convertirnos en el soldado clon que estamos destinados a ser. Nuestra primera misión será luchar en la arena de Geonosis (enlazando con Star Wars Episodio II: El Ataque de los Clones) donde el ejército de clones luchó contra los separatistas por primera vez.

Cuando el título fue anunciado por parte de LucasArts, los jugadores sabían que este juego iba a ser diferente de cualquier otro juego visto hasta el momento de Star Wars. Fue una rara avis dentro del concepto de “típico juego de Star Wars”, ya que estábamos ante un FPS con todas las letras. Además aportaba un toque de realismo sensacional, gracias sobre todo al brutal apartado gráfico, una mecánica muy pulida basada en la estrategia de nuestro escuadrón y una grandísima banda sonora (algo muy característico de Star Wars).

Nada más comenzar a jugar, vemos como los geonosianos resultan ser una raza alienigena intimidante y poderosa, en contraste con las caricaturas que aparecían en la película. El escenario de Geonosis, llevándonos por túneles bajo la superficie, se representaba con un toque de suciedad, realismo y detalle que no habíamos visto anteriormente en un juego de la franquicia.

El apartado gráfico del que hacía gala el título fue sin duda uno de los aspectos más elogiados, con gráficos híper detallados para la época. El combate llevando y ordenando a nuestro escuadrón, la cantidad de información nueva que se ofrecía al fan de Star Wars y el realista HUD visual, que imitaba a lo que veía desde dentro del casco del soldado, fueron otros puntos que maravillaron por igual a la crítica y a los fans. Republic Commando hace una cosa muy bien, y eso es que, uniendo todos los aspectos que hemos mencionado anteriormente, nos hace sentir como si fuéramos un autentico soldado clon en medio de una guerra galáctica.

La trama nos lleva a seguir una serie de misiones altamente secretas que la mayoría del ejército de la República ni siquiera sabe que se están llevando a cabo. Pero a medida que avancemos en ella a través de las tres misiones principales de la campaña, cada una con su propio conjunto de capítulos y sub-capítulos, empezaremos a ver los engaños y los juegos de política que se están llevando en secreto y que sucederán en el inevitable Episodio III. El título cuenta con un gran doblaje (en inglés), pero está subtitulado al castellano, lo que hará que no tengamos problemas en entender la historia aunque no seamos duchos en la lengua de Shakespeare. Un doblaje al castellano como el de las películas habría llevado a Republic Commando a un nivel más que sobresaliente. 

En cuanto al tema jugable, controlaremos a nuestro personaje y daremos ordenes al resto del escuadrón (controlados por la máquina). El componente estratégico aquí es de vital importancia, ya que debemos dar ordenes tácticas que nos lleven a la victoria. Algunas de ellas serán por ejemplo mandar a nuestro compañero para proporcionar fuego de cobertura, pero eligiendo con cuidado a cual queremos mandar, ya que uno de ellos utiliza una torreta y otro proporciona cobertura de francotirador. Dar las ordenes exactas nos llevará a cumplir a cabo nuestros objetivos, pero cuidado, ya que equivocarnos puede costar la vida a nuestros compañeros y resultar en un fracaso la misión. 

Star Wars: Republic Commando no ofrece una campaña FPS excesivamente larga, algo muy normal en este género. Dicho esto, las partes del universo de Star Wars que explora, como los sacrificios que tienen que hacer los soldados por el bien de la misión, los horrores de la guerra y hacernos saber que no somos nada sin tus hermanos de sangre, hacen que este juego sea absolutamente imprescindible para cualquiera que no lo haya jugado y más si es fan de Star Wars.

Da igual si no eres fan de Star Wars, ya que campaña del título fue una de los primeras en experimentar con algunas de las mecánicas de escuadrón que luego hemos visto en títulos como Rainbow Six o Payday. En definitiva, estamos ante uno de los mejores juegos de Star Wars porque nos muestra un lado de la saga que nunca habíamos visto antes, una perspectiva nueva y diferente de toda la miriada de juegos que existen. Una perspectiva en la que no todos los soldados son poderosos usuarios de la fuerza o blanden sus espadas láser contra sus enemigos. Star Wars: Republic Commando está disponible gracias a la retrocompatibilidad con Xbox One y está mejorado para Xbox One X. Pincha aquí para hacerte con él a un precio de 9,99€.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.