Una noticia da pie a la rumorología acerca de Sonic ¿Cómo será su próxima aventura?

Los ecos de un nuevo juego de Sonic no han tardado en escucharse y retumbar por las redes sociales, mas aún con todos los alicientes que tenemos por delante. Ya no es solo que tengamos la polémica película protagonizada por el erizo azul y Jim Carrey haciendo de Dr. Robotnik, sino que tenemos a finales de año el arranque de la nueva generación de consolas, y eso puede ser un caramelito para el lanzamiento de una nueva entrega de la mascota de SEGA. Sea como sea, y contrariamente a la filosofía de Sonic, las prisas no son buenas, por lo que esperemos que no se tenga en cuenta ninguno de estos momentos clave del 2020 en pos de realizar una entrega digna y respetable. Al igual que sucede en la cocina, el ingrediente principal es el amor, y de eso Sonic Team escasea en estos momentos.

SEGA intentó encumbrar a Sonic en la cúspide de la tecnología en varias ocasiones. Empezando por el fallido Sonic 3D en Mega Drive, pasando por el Sonic roto de 2006 para Xbox 360 o el inexplicable Sonic Forces de la actual generación. Todos los estudios empeñados en ofrecer un punto de vista único y distinto a la “propuesta plataformera” original han tropezado cayendo de bruces. Hasta aquellas propuestas tridimensionales mas continuistas han tenido sus “peros” y una falta alarmante de personalidad.

Al final, como he dicho antes, el amor es la piedra angular a la hora de realizar un título del célebre puercoespín, y en ese sentido podemos alabar el gran trabajo conseguido en Sonic Generation, o mejor aún, en Sonic Mania. Partiendo de esta carrera de altibajos, son todo dudas alrededor de los rumores que pululan acerca del próximo Sonic 2020 ¿Será un juego en 2D o una propuesta en 3D? ¿Aprenderán de los fallos y virtudes de sus últimas entregas… o volverán a tropezar en los errores del pasado? ¿Sonic llevará pasmina?

Permítanme ser pesimista. Permítanme pensar que la compañía vela por unos intereses que son completamente distintos a los nuestros. Permítanme vaticinar que van a sacrificar calidad jugable en pos de otro tipo de virtudes como su aspecto gráfico y técnico.  Han sido muchos los palos y trabas las que hemos presenciado, y aunque podemos valorar positivamente la valentía de innovar con cada entrega, a la hora de la verdad no ofrecen la calidad que esperamos. O mas bien, que exigimos. Sonic es uno de los referentes dentro de las plataformas, y como tal, no podemos dejar que sus juegos caigan en el saco de la mediocridad. Por eso hay que tener los ojos puestos en el futuro juego en desarrollo. Un ojo biónico que no deje escapar ningún detalle.

A lo importante, ¿qué tipo de juego va a ser este nuevo Sonic? Pues siguiendo las tendencias contemporáneas, modas y maneras de trabajar en la empresa nipona, casi que diría que vamos a encontrarnos con un formato 3D tradicional “al uso”. Es decir, escenarios concretos donde tendremos que avanzar, locura extrema con velocidades de vértigo, ataques guiados desde el aire a los enemigos que nos aparezcan… ese estilo. Si por mi fuera, copiaría un elemento que hemos visto es su competidor más directo y que hemos visto en Super Mario Oddissey como es el tema de apelar a la nostalgia.

Entiendo que los tiempos cambien, y que las generaciones actuales no vean al Sonic pixelado de la misma forma que lo vemos nosotros. Pero meter alguna sección, detalle, pantalla o estilo “retro” vendría bien para contentar a ambos grupos de jugadores. No algo tan diferenciado como lo que vimos en Sonic Generations, sino que sean pequeñas trazas nostálgicas dentro de un mundo en 3D moderno. Estaría chulo en un mundo tridimensional encontrar “perlitas” del pasado que nos ataquen directamente a la patata. Ya lo vimos en Sonic Mania con un final de fase que no voy a destripar, y ojalá hubiese más detalles como ese en las próximas entregas. Comprendo que resulte difícil hacer una mezcla equilibrada que contente a las dos partes, pero nadie dijo que un juego de Sonic fuera fácil de realizar.

Obviamente, si dejamos a un lado la razón para que hable el corazón, me decantaría por un juego 2D como la ultima obra desarrollada por Christian Whitehead, Headcannon y compañía. Es más, tampoco me importaría una propuesta en la que Knuckles o Tails fueran los protagonistas absolutos. Que fuera una aventura más pausada y tranquila donde pudiésemos explotar todas las virtudes y habilidades de ambos amigos de Sonic. Pensándolo bien, y visto mis deseos mas razonables y/o los más sentimentales, al final todas encauzan un denominador común. El fin último que todo jugador quiere (sea fan o no del erizo) es que el juego funcione bien. Que los saltos sean concisos, que la jugabilidad sea sólida como una roca, y que nos sintamos con esta nueva entrega con la sensación de un trabajo bien hecho por la compañía. Venga Sonic, calienta bien que el próximo partido será muy importante.

Por cierto, según escribía estas líneas he visto que SEGA apostará por lo que llaman Sonic 2020, una iniciativa donde cada mes sabremos noticias de su aclamada mascota. Me gusta siempre acabar los textos con un aspecto positivo, y nada mejor que esta noticia para reconfortar al fan y asegurar el buen camino que lleva Sonic este año y los venideros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.