Una parte de las ganancias de Mulaka serán destinadas al fortalecimiento de la cultura y la preservación de la Sierra Tarahumara.

El estudio mexicano Lienzo ha lanzado en Xbox One su nueva aventura de acción, Mulaka. Al igual que títulos como Never Alone (Kitsima Ingitchuna), en Mulaka se nos presenta la historia de una población indígena, en esto caso de los Tarahumara, una comunidad que se encuentra ubicada en el norte de México. En nuestra aventura por salvar el mundo de las fuerzas del mal controlaremos a Mulaka, un shaman Tarahumara que tendrá que ganarse el favor de los dioses para así poder enfrentarse a las criaturas que han invadido las tierras de los Tarahumara.

Otros videojuego que al igual que Mulaka tienen como objetivo  transmitir un mensaje sobre la importancia de una comunidad, hay ocasiones en las que fallan en transmitir su mensaje y el resultado puede llegar a ser desastroso, sintiéndose una desconexión entre el gameplay y la historia que se quiere contar. Por suerte esto no sucede en Mulaka, en Lienzo han logrado de una excelente manera mezclar lo que representa el pueblo Tarahumara a través de las mecánicas del videojuego.

Cada escenario de Mulaka invita a ser explorado y ha descubrir lo que oculta.

Al estar dando un último vistazo del análisis decidí darme una vuelta por Wikipedia y encontrar un elemento que desde los primeros minutos de juego Mulaka consigue transmitir. A los Tarahumaras también se les conoce como rarámuris, el endónimo rarámuri significa “el de los pies ligeros” o “corredores a pie”, y proviene de rara, pie, y muri, correr. La importancia de este dato que si bien no se menciona en el videojuego, o por lo menos en mi partida no lo noté, es que Lienzo nos lo enseña a través de las mecánicas de juego; al correr en Mulaka el movimiento de nuestro personaje se siente en armonía con los demás elementos del escenario, y si bien no es un mundo abierto, el sentir que se está encerrado no es algo que suceda, el videojuego por el contrario otorga un sentimiento de libertad y hace que te dejes llevar por el deseo de explorar lo que tiene por ofrecer su mundo.

El viaje de Mulaka nos llevará a diferentes escenarios de un tamaño medio que están repletos de cosas por hacer. La tarea principal de este “hijo de las estrellas” en su paso por el desierto, montañas y bosques es de encontrar tres elementos con los cuales poder abrir una puerta y poder dirigirse al lugar en el que se encuentra el jefe final de dicho escenario.  Los diferentes NPC que nos encontraremos por el escenario van desde aves mágicas que harán las veces de de plataformas de salto, hasta ancianos que nos cuentan un poco sobre su vida, o personajes que nos dan información sobre los diferentes enemigos y cómo enfrentarles. Charlar con la gran mayoría de estos personajes es una actividad opcional que recomiendo realizar si es que deseas enriquecerte aún más sobre las enseñanzas e historia del pueblo Tarahumara.

En nuestra aventura nos encontraremos con NPC que nos contarán más información sobre la historia.

El videojuego además posee una gran cantidad de elementos ocultos que al principio aunque conozcamos su ubicación será imposible llegar hasta estos. A medida que se avanza en la aventura es que se van obteniendo las transformaciones animales para Mulaka, una recompensa de los dioses por derrotar a cada jefe final. Estas transformaciones temporales permiten que por ejemplo lugares muy altos los podamos alcanzar al transformarnos en un ave. Nuestro personaje también obtendrá habilidades especiales a medida que avanza la historia, una para cada lado de la cruceta del mando.

Si bien Mulaka es un videojuego de carácter lineal, el componente de exploración surge gracias a las habilidades ya mencionadas. El videojuego cuenta con un mapa en el cual seleccionar el escenario que deseamos visitar, descubriendo que sí bien la acción que te permitirá avanzar en la historia es derrotar aun jefe final, estos escenarios aún guardan secretos por descubrir.

Para ayudar al jugador a orientarse, pues no se cuenta con un mini mapa, y poder descubrir cosas que no se ven a simple vista, Mulaka cuenta con la “Visión Sukurame”, dándonos la capacidad de observar los elementos espirituales que no se ven en el reino mortal. Gracias a esta visión se marcarán los lugares en los cuales se tienen tareas por realizar y en los cuales poder encontrar diferentes plantas que nos ayudarán a curarnos, crear escudos de vida, explosivos, entre otros.

Mulaka podrá recoger elementos del escenario que le ayudarán a recuperar salud.

El combate en Mulaka no representa un gran reto aunque exige que se sea inteligente en la utilización de los recursos fabricados, habilidades y ataques de Mulaka. El sistema de ataque básico se divide en golpes rápidos, que se realizan con la X y golpes fuertes, que se realizan con Y. Aparte de estos dos tipos de ataques se tiene un repertorio aún mayor que se utilizan en caso de que la situación lo amerite, el correr y atacar rápidamente para acabar con varios enemigos que se encuentren juntos, lanzar proyectiles y mantener una distancia entre tú y los enemigos o realizar un ataque final cuando Mulaka esté acorralado, son algunas de las opciones que se tienen.

Es importante señalar que el videojuego nos ofrece tres tipos de combates, los encuentros con jefes finales, los combates cerrados en los cuales se nos delimita dentro de una zona de la cual no se puede salir hasta que todos los enemigos hayan sido eliminados, y los combates esporádicos con enemigos que aparecen de manera aleatoria en diferentes lugares del escenario. El combate es bastante divertido y ágil por lo que a pesar de que la estructura lineal del videojuego obliga a seguir un mismo patrón de combate en cada escenario, el hecho de adquirir constantemente nuevas habilidades y que haya una variedad en los enemigos dependiendo del escenario, hace que desaparezca la monotonía que puede llegar a representar el siempre tener que cumplir con los mismos objetivos. Es en último tramo del videojuego en el que debido a un reciclaje de enemigos el buen ritmo de la obra termina de una manera que definiría como torpe, siendo esta una mancha dentro de todo el conjunto.

En relación a la variedad de enemigos, nos encontramos con que cada zona nos obliga afrontar los combates de una forma distinta, hay ciertos tipos de enemigos que son más fáciles de derrotar en un combate cuerpo a cuerpo, por el contrario habrá otros que debido a sus poderosos ataques la mejor estrategia es atacarles desde la distancia. El hecho de no saber que encontrarse en cada escenario supone un toque fresco a medida que avanzamos y de hecho anima a querer saber cual es el siguiente reto que el videojuego nos podrá enfrente.

En Mulaka los puzzles que te encontrarás no representan un gran reto.

Para poder seguir avanzando de vez en cuando  se nos presentarán puzzles a resolver y zonas de plataformeo que no suponen un gran reto, pudiendo darles solución en poco tiempo. Hay una serie de ocasiones a la hora de a travesar una serie plataformas en las que no es demasiado claro lo que se debe hacer, teniendo que deternos durante un momento para pensar bien lo que tenemos que realizar. Durante la aventura no me tope con ningún error que afectara a la partida, encontrándome con algún que otro bug gráfico que se queda en algo anecdótico.

En cuanto al apartado artístico el videojuego cuenta con una preciosa estética low poly bastante cuidada, sorprendiendo cada escenario por la belleza del entorno y un diseño de personajes que se mezcla a la perfección con la cultura mística del pueblo Tarahumara. Mulaka no es ningún portento gráfico ni viene a ofrecer una estética nunca antes vista pero el excelente trabajo que ha realizado Lienzo con la iluminación y diseño de entornos merece ser resaltado.

Otro aspecto que enamora del apartado artístico de Mulaka son sus cinemáticas, las cuales tienen un estilo similar a pinturas rupestres, consiguiendo darse un toque místico a las narraciones que se nos cuentan. Contrario al apartado visual, en lo sonoro Mulaka logra diferenciarse de las composiciones a las que estamos acostumbrados, puesto que el objetivo del estudio era crear música que fuera lo más similar a los cantos indígenas de los Tarahumara. El resultado que se consigue en el apartado audiovisual es fascinante, sumergiendo completamente al jugador dentro de la cosmovisión que los Tarahumara poseen.

Mulaka posee un precioso apartado artístico.

Un elemento que se debe resaltar es que pese a ser una propuesta independiente, Mulaka, viene con textos en castellano, algo que para un videojuego de este tipo, en el cual se nos presentan términos propios de una cultura desconocida para la mayoría de personas, es de gran utilidad no tener que ponerse en la tarea de traducir.

Con unas 9 horas de duración aproximada, pese a tener fallos puntuales en el aspecto técnico, Mulaka es una obra que como he señalado en el titulo del análisis no te deberías perder. Es un claro ejemplo de como el videojuego es igual de relevante a cualquier otra manifestación artística a la hora de transmitir el mensaje que un autor desee, más importante aún, y en el caso de Mulaka, gracias a la jugabilidad se crea un vinculo que permite al jugador tener una idea más completa del cómo esta comunidad se relaciona con el entorno que le rodea.

Mulaka es en definitiva y más allá de una nota, de sí le puede gustar a x tipo de jugador o desagradar a otro, una obra que puedo definir como VALIOSA. El estudio méxicano Lienzo ha conseguido hacer que me interese por una cultura que hace dos semanas desconocía por completo, su videojuego sirve de muestra e inspiración para futuras obras, que tengan mensajes similares, Mulaka es una muestra de lo bien que se pude expresar un mensaje a través de la mezcla de jugabilidad, narrativa y el componente audiovisual. El videojuego es un arte que de crearse con el amor y el respeto que Lienzo ha tenido con Mulaka lo lleva a un siguiente nivel, demostrando una vez más el poder y magia con la que solo los videojuegos nos pueden llegar a marcar.

Mulaka

19,99 €
Mulaka
8.2

Jugabilidad

8.5 /10

Historia

8.0 /10

Gráficos

8.0 /10

Sonido

7.9 /10

Duración/Diversión

8.5 /10

Pros

  • Profundo mensaje sobre la importancia de las diferentes culturas
  • Precioso apartado visual
  • Banda sonora con un toque místico y fuera de lo común
  • Divertidos combates y muchas maneras de afrontarlos
  • Escenarios que invitan a ser explorados y secretos por descubrir

Cons

  • Tearing en combates multitudinarios
  • Algunos errores en la traducción al castellano
  • Los combates no representan un gran reto