En Monster Slayers cada vez que caigas regresarás más fuerte.

De la mano de Digerati y Nerdook Productions ha llegado a Xbox One el videojuego Monster Slayer, una aventura de rol en la que nos adentraremos en peligrosas mazmorras junto a nuestro mazo de cartas. Tras su paso por PC el videojuego llega a las consolas con algunos apartados que quedan por pulir y otros lo suficientemente sólidos como para enganchar al jugador por un buen número de horas. Su estética tal vez de la apariencia de un juego poco complejo, y si bien no estamos antes nada de otro mundo, Monster Slayer si que exigirá que des lo mejor en cada partida y que además lo hagas con cautela.

Al principio de nuestra partida el videojuego nos ofrece diferentes clases de personajes, siendo la que escojamos aquella nos acompañará hasta nuestro final, siendo algunas de estas las que nos encontraríamos en cualquier otro RPG. Ladrón, caballero, mago, etc., la decisión recae en las manos del jugador y dependiendo de esta tendremos que afrontar el videojuego de diferentes maneras. Una vez elegido nuestro personaje se nos dará nuestra baraja de cartas con las cuales enfrentarnos a los enemigos que nos esperan en las diferentes mazmorras, la baraja de cartas tendrá cambios sustanciales como que para el caballero posea en un inicio mejores ataques cuerpo a cuerpo o que para el arquero haya mejores ataques a distancia. Pese a que al iniciar cada personaje tenga cartas que lo encasillan dentro de su propia clase esto no tiene que ser necesariamente así a lo largo de nuestra aventura, y es que una de las premisas del videojuego es que nuestro mazo es altamente personalizable por lo que cada jugador podrá adaptarlo al estilo de juego de su agrado. En nuestro camino por convertirnos en el más grande cazador de monstruos cualquier decisión está permitida.

Antes de profundizar en el mazo quiero hablar de la naturaleza de las partidas en Monster Slayers, aquí una vez has sido derrotado no hay forma de volver atrás, estás muerto y eso significa iniciar desde cero aunque con la particularidad de que el siguiente guerrero al que elijas estará más preparado que el anterior. Con excepción de la fama, el árbol de habilidades en el cual seleccionar futuras ventajas para los siguientes héroes después del nuestro y objetos del inventario, el resto de estadísticas como el nivel, cartas y oro se irá para siempre. Esta regla es algo que impone el videojuego y por lo tanto debemos adaptarnos a ella y de hecho buscar una mayor variedad en nuestro estilo de juego , si ya te han derrotado tres veces siendo caballero, ¿porque no ser en esta nueva vida un bárbaro?

La generación de las mazmorras es aleatoria, así que si bien tenemos unos lugares a los que tendremos que viajar si o sí, lo que hay en su interior (distribución de las zonas, enemigos y recompensas) tendrá algunos cambios cada vez que otro héroe se enfrente a estas. El videojuego además cuenta con un ciclo de día y noche que adicional a señalarnos el número de días que llevamos también permite que por ejemplo cierta mazmorra no este disponible durante una parte del día o que los enemigos sean distintos en función de si es día o noche.

A medida que avanzamos por las mazmorras nos encontraremos con mercantes y curanderos, los primeros nos ofrecerán armas y nuevas cartas (además de eliminar las que nos molesten) a cambio de oro por supuesto y los segundos serán de gran ayuda cuando salgamos demasiado heridos de un combate y el siguiente oponente sea de un nivel más alto que el de nuestro protagonista. También podremos encontrar recompensas y enemigos que se interpongan en nuestro camino, lo que ciertamente da mayor variedad a la aventura.

Quiero pasar ahora a la parte central del videojuego, sus combates. En cada enfrentamiento hay tres cosas a las que siempre tendremos que prestar atención, nuestro barra de salud, el nivel de mana (energía mágica) y los puntos de acción (movimientos), detallaré a continuación cada uno de estos:

Salud: Este marcador es el que definirá si aún podemos arriesgar un todo o nada con una carta que reste 15 puntos de salud a ese enemigo que le quedan 10 puntos, sería una oportunidad perdida no utilizar esta carta ¿cierto?, pues no, lanzas la carta y te das cuenta que no prestaste atención a la carta de escudo que el enemigo tenía activa, por lo que solo le reduces un punto de salud, no contento con esta desgracia recuerda que mencioné el todo o nada, la carta te resta 6 puntos de salud, por lo que de los 7 que te quedaban ahora solo tienes 1, el enemigo saca su primera carta con 3 puntos de daño… efectivamente estás muerto. Mejor suerte para la próxima. El manejar la salud es sumamente importante, y es que el estar en nivel 4 y que por ejemplo tengas 90 de salud en contra de un enemigo de nivel 4 también pero con 70 de salud no es sinónimo de victoria, tendrás que gestionar muy bien las cartas a utilizar para que al final no te den sorpresas.

Maná: El segundo marcador es el maná o energía mágica, que bien puede pasar a un segundo plano en función de la clase de personaje que tengas, si eres un mago será invaluable en caso de que seas un caballero yo me preocuparía mas por tener una buena cantidad de salud y una baraja de cartas con ataques cuerpo a cuerpo fuertes. El hecho que mencione esto no significa que te debas olvidar del maná, todo lo contrario si lo utilizas inteligentemente puede salvarte en más de una ocasión. Tal vez estés a 2 puntos de salud de perder a tu tercer personaje, pero si has guardado suficiente maná puedes utilizarlo para lanzar dos cartas que recuperen 6 puntos de salud, ahora tienes 12 puntos de salud lo que es perfecto para una remontada.

Puntos de acción: El tercer y último marcador al cual prestar atención durante las batallas, los puntos de acción, estos definen los movimientos o cartas que podremos lanzar a nuestros enemigos. De nada te servirá tener tres cartas que realizan 10 daños de ataque cada una y que te exijan dos puntos de acción pero que tu solo tengas uno, efectivamente no las podrás utilizar.

Creo que con esta explicación ya he dado una clara noción de lo importante que es prestar a estos tres elementos, ahora voy con el último elemento, el que definirá nuestras partidas, hablo como no del mazo de cartas. Ya lo he mencionado líneas arriba, por lo que no quiero extenderme demasiado, el mazo si bien es aleatorio en el orden en el que se nos presenta si que podremos elegir el nivel de aleatoriedad, si entre tu baraja posees 3 cartas que quitan 7 puntos de energía a los enemigos y solo una carta que quita 3 puntos será más probable que te toquen las de 7 puntos.

Gráficamente la estética cartoon de Monster Slayers recuerda bastante a los juegos flash que nos podemos encontrar en la web, aunque un poco más cuidado, lo que es seguro es que no sorprende demasiado. Pese al componente aleatorio que hay cada vez que controlamos a un nuevo guerrero no será demasiado chocante lo repetitivo de los escenarios y personajes durante las primeras horas de juego pero tarde o temprano, pese a que se generan nuevas dinámicas de juego al elegir diferentes clases de personajes y cartas en nuestra baraja, se empezará a hacer repetitivo. Lo mismo sucede con la música, llegando a haber ocasiones en las que contrario a aportar un sentimiento de epicidad a los combates los torna un tanto frustrantes.

En Monster Slayer hay luces y sombras, me atrevo a decir que más luces que sombras, quedando muchos otros elementos por comentar pero creo que sobran y que de hecho será mejor el descubrirlos por ti mism@. El único elemento que supondrá una barrera para la mayoría del público será el idioma, el videojuego está completamente en inglés, sin posibilidad de textos al castellano y sería irresponsable el no decir que necesitas de un nivel un poco más que el intermedio de la lengua extranjera para disfrutar casi en su totalidad del videojuego, habiendo palabras que a menos de que seas un jugador bastante metido dentro del género lo mejor será acudir al traductor del móvil. Otro problema que deseo comentar y que desconozco si será un caso aislado es que tras un periodo largo de juego el videojuego se cierra inexplicablemente, he probado a jugar otros títulos por el mismo periodo de tiempo y no sucede esto, descartando que sea un error de la consola.

En conclusión, si deseas sumergirte en una aventura de rol en la cual luchar hasta el último punto de salud y enfrentarte a diferentes tipos de enemigos que obligan a replantearte tus estrategias esta es la elección correcta. En Monster Slayers encontrarás una sensación de progreso y satisfacción a medida en que te conviertes en el mejor de los cazadores de monstruos, sin ser demasiado complejo ni demasiado simple el videojuego es perfecto para los más experimentados y para quienes probar algo nuevo. Entre mayor nivel obtengas mayores serán los retos a superar y aún más grande la fama y recompensas que obtengas. Si el idioma no es una barrera lánzate a la batalla y derrota a cuantos enemigos te sea posible, ¿por cuanto tiempo crees aguantar?

Monster Slayer

14,99 €
Monster Slayer
6.5

Graficos

6.5 /10

Sonido

6.0 /10

Jugabilidad

6.6 /10

Duración/Diversión

7.0 /10

Pros

  • Los combates son satisfactorios
  • Pese a la muerte permanente se crea una sensación de progreso
  • Hay una amplia variedad de cartas para personalizar nuestro mazo
  • Cada clase aporta una nueva forma de afrontar los combates
  • Las mazmorras se generan aleatoriamente

Cons

  • El videojuego no esta traducido al castellano
  • El manejo de la interfaz no es demasiado cómodo con el mando
  • Un extraño bug nos saca de la partida
  • Su apartado audiovisual no destaca demasiado