La polémica llegó al mundo de los videojuegos con un juego de Rockstar que escandalizó y encandiló a medio mundo.

Lanzado durante los primeros años de la primera Xbox, el sombrío título de Rockstar Games, Manhunt, cambió para siempre la forma en que percibimos el uso del lenguaje y la violencia en los videojuegos. Rockstar siempre ha tenido fama de ir más allá de los límites de la violencia. Los juegos modernos de mundo abierto no serían lo mismo sin Grand Theft Auto 3, y del mismo modo, la violencia en los videojuegos no sería lo mismo sin Manhunt.

Al funcionar con el mismo motor RenderWare que los juegos de Grand Theft Auto de la época, este tenía un aspecto y una sensación inconfundibles de estar ante un juego de Rockstar. Pero en lugar de ofrecer a los jugadores un emocionante escenario de mundo abierto que explorar, Manhunt se centraba únicamente en la caza de los seres humanos. Y, a día de hoy, muy pocos juegos se atreven a replicar su tono oscuro y su extrema violencia.

El juego se ubica en Carcer City, una ciudad despiadada y sin gobierno que existe en el mismo universo que las ciudades de los juegos de Grand Theft Auto. Manhunt nos ponía en el papel de un personaje contradictorio, James Earl Cash: un convicto condenado a muerte. Rockstar rara vez permite a los jugadores tomar el control de una “buena persona”, pero James destacaba incluso entre los peores.

Nuestro protagonista consigue una segunda oportunidad de vivir tras ser salvado por el misterioso Director. Pero sus intenciones distan mucho de ser desinteresadas o nobles: este quiere que James participe en una película tipo reality show. Como estrella principal, James debe atravesar Carcer City, matando a los miembros de las bandas locales de la forma más brutal posible. Para ayudarlo, el Director controla las cámaras de vigilancia de toda la ciudad y guía sus acciones para crear un espectáculo inolvidable.

Los personajes de anteriores juegos de GTA, como Tommy Vercetti de Vice City, distaban mucho de ser ciudadanos ejemplares, pero estos llegaban a un punto en el que eran traicionados y esto provocaba que al menos sintiéramos cierta empatía hacia su causa. Sin embargo aquí desde el principio, James ya se muestra como un asesino encerrado corredor de la muerte y que se salva de él para que sólo pueda hacer más de lo mismo: matar y matar.

Es cierto que se podría argumentar que el hecho de deshacerse de la escoria local no debería cargar con su conciencia, ya que entre ellos había pervertidos, supremacistas blancos, canibales y miembros corruptos del ejército. Sin embargo, no se trataba tanto de a quién debía matar James, sino de cómo lo iba a hacer.

A diferencia de Grand Theft Auto 3 y Vice City, Manhunt fomentaba el sigilo en lugar de los encuentros directos. En lugar de ir armado, James se escondía en las sombras y utilizaba principalmente herramientas cotidianas: bolsas de plástico, fragmentos de cristal, pistolas de clavos, etc. No había fases de conducción ni de vuelo, ni misiones secundarias que diversificaran la jugabilidad. Todo lo que había era matar, así que la mecánica tenía que ser buena y atractiva. Y lo era.

Al acercarse a un enemigo sin ser detectado, James podía ejecutarlo con la herramienta que tuviera equipada en ese momento. Podía asfixiarlos con una simple bolsa de plástico, rebanarles la garganta con un trozo de cristal o aplastarles la cabeza con un arma contundente como un bate. Dependiendo del tiempo que el jugador mantuviera pulsado el botón de ataque, James llevaría a cabo una ejecución aún más cruel.

Por ejemplo, después de ponerles una bolsa de plástico en la cabeza, les daba un puñetazo mientras morían asfixiados. Estos asesinatos eran más arriesgados, ya que daban más tiempo a los enemigos para detectar a James, pero también otorgaban más “puntos” y a menudo provocaban una reacción mucho más exaltada del Director. Para mejorar aún más la inmersión, se podía conectar un micrófono USB a la consola. Los jugadores podían aprovechar su propia voz para atraer la atención y atraer a enemigos desprevenidos. Toda una innovación para la época.

Cada nivel calificaba tu puntuación en función del tiempo de ejecución y la brutalidad de las muertes. Este sistema animaba a los jugadores no sólo a matar a sus víctimas, sino a hacerlo de forma especialmente gráfica. En gran parte debido a su naturaleza brutal, Manhunt recibió una reacción exaltada de todo el mundo.

En algunos países, debido a sus temas controvertidos y su violencia gráfica, Manhunt fue prohibido. Entre ellos se encontraban Australia y Nueva Zelanda, ambos países históricamente poco indulgentes con los medios violentos y de carácter sexual. Nueva Zelanda prohibió Manhunt pocas semanas después de su lanzamiento, mientras que Australia tardó casi un año en hacer lo mismo.

Personalmente, no me gustó Manhunt durante su primera mitad, ya que no podía entender el atractivo que había detrás de matar a la gente, más allá del morbo que causaba a un adolescente el estar delante de “algo prohibido”. Y no estoy en absoluto en contra de la violencia en los videojuegos, pero me parecía una estupidez de idea. Sin embargo, su progresión sencilla pero desafiante, y una trama argumental inesperadamente buena, cambiaron mi opinión sobre él.

Bajo esa apariencia de violencia, Rockstar Games creó un juego sorprendentemente bueno, con una mecánica y una historia sólidas. Y le fue lo suficientemente bien comercialmente como para justificar una secuela: Manhunt 2. Lamentablemente, ambos juegos no tendrían ni siquiera una oportunidad en el mercado actual debido a la naturaleza excesivamente sensible de la sociedad. Hoy en día, todo debe ser censurado y rebajado para cumplir ciertos estándares de ciertas personas. Y cuando la censura gana, todos perdemos.

Por desgracia, Manhunt no está disponible actualmente en Xbox One. Si quieres jugarlo, tendrás que desempolvar tu Xbox original. Dado que Microsoft está ampliando constantemente la biblioteca de retrocompatibilidad, es posible que llegue a Xbox One en los próximos años. Hasta entonces, considera la posibilidad de probarlo en PC.

1 Comentario

  1. Manhunt fue de esos cosas que dio de que hablar alla por 2003 cuando salio al mercado y realmente al jugarlo te preguntabas que les paso por la cabeza a los desarrolladores para lanzar algo así. En serio, imagínate ser un desarrollador y estar programando semejante cosa… pediría mi renuncia al otro día con el temor de que me terminen colgando o quien sabe. Rockstar Games siempre fue una compañía polémica y algo chalada y eso esta claro. Pero con este juego fueron demasiado lejos y si se lo proponían eran capaces de hacer algo mucho mas morboso pero claro, la maldita censura opaco las oscuras pero brillantes ideas de hacer otros tipos de títulos similares a esta obra. Quien sabe. Manhunt 1 mas alla de su polémica y su violencia morbosa tuvo mas suerte que su secuela, la cual fue defenestrada desde el comienzo por ser aun mas violento y llevar las ejecuciones a otro nivel. No en balde, hacerse con una copia original de su segunda parte es casi imposible.

    Desde ya gran análisis. Es un juego que recomiendo para gente de cuero curtido pero asegúrate de apagar las luces… y sobretodo si eres una persona sensible, no lo juegues. No dañes tu inocencia con esto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.