En el año 2010, Obsidian Entertainment desarrolló un título RPG de espionaje que aún a día de hoy sigue siendo una Rara Avis.

Obsidian Entertainment es un estudio bien conocido por desarrollar RPGs bastante profundos y complejos. Entre su primer título, Star Wars Knights of the Old Republic II en 2005, y The Outer Worlds en 2019 nos encontramos con Alpha Protocol, un juego de espionaje a medio camino entre Metal Gear Solid, Mass Effect y Deus Ex. Casi nada.

Alpha Protocol comienza como cualquier típico juego de rol, es decir, permitiéndote personalizar casi todo. En esta ocasión no encarnaremos a un personaje creado por nosotros mismos, si no a Michael Thorton, un agente secreto gubernamental del que nadie sabe nada. Sin embargo, sí que podremos decidir que tipo de personaje queremos que sea Thorton, ya sea un un soldado que use armas de todo tipo o un especialista en tecnología que use artilugios para ayudar en el combate. Esto puede compararse de alguna manera con lo que podíamos hacer del comandante Shepard en Mass Effect, pero sin poder personalizar fisicamente al personaje. La trama siempre va a ser la misma, pero las decisiones que tomemos y el final serán diferentes, siendo este un thriller de espías en el que tendremos que ir descubriendo conspiraciones a nivel mundial, asesinatos y más.

En nuestra primera misión, se nos ordenará asesinar a un jeque líder de una organización terrorista. Está cédula ha usado misiles de fabricación americana para acabar con civiles y así culpar de ello a los EEUU. Después de completar con éxito la misión y adquirir la información relevante, el área es arrasada con misiles y se nos dará por muerto. La información que encontramos nos muestra tres lugares principales relacionados con la conspiración a la que irremediablemente nos veremos arrastrados, por lo que deberemos elegir a dónde ir después. Estas misiones pueden ser completadas en cualquier orden y ese orden afectará a las misiones posteriores. La trama base está ahí, pero lo que hace que el guión del título sea tan bueno reside en la genial construcción de sus personajes. Sus personalidades y motivaciones serán las que sostengan el juego, muy por encima de la trama base.

Al igual que ocurre con la saga Deus Ex, tanto la trama como el juego en sí nos absorberán, sumergiéndonos en la profundidad de los personajes y las acciones que realicemos. Aunque se inspira en multitud de géneros diferentes, es, fundamentalmente, un RPG basado en los juegos de antaño, algo por lo que Obsidian tiene bastante fama.

Esto es sin duda algo que Alpha Protocol hace muy bien. Sigue el estilo más tradicional de los RPG de los años 90, aunque a veces sacrifica la jugabilidad a cambio de algunos de los aspectos característicos de los juegos de rol, algo que en el momento del lanzamiento dividió mucho a la crítica. Las conversaciones suelen tener una de tres maneras de tratarlas: la profesional, que es más política y metódica, la honesta, que va más a lo directo sin caer en la desfachatez, y la agresiva, con la que solo podremos encontrar gresca. También tendremos a nuestra disposición información sobre los personajes importantes para elaborar nuevas rutas y maneras diferentes de afrontar estas conversaciones. Esto hará que tengamos más cuidado a la hora de conversar con alguien, ya que un paso en falso y todo se puede desmoronar como un castillo de naipes.

En este sentido, su trama argumental funciona increíblemente bien para crear un mundo orgánico que reaccione a nuestros errores. A menudo podremos elegir opciones de diálogo y opciones de historia de las que no sabremos qué impacto han tenido en nuestro desempeño hasta el final de juego. No sólo las elecciones simples pueden tener un gran impacto en Alpha Protocol, sino que su sistema de temporizador de diálogos ayuda a la sensación general de inmersión. Tendremos un tiempo determinado para responder a lo que se te dice, muy parecido a lo visto en las decisiones más importantes de Mass Effect. El juego cuenta con 32 finales y muuuuchas horas de contenido extra para descubrir en una segunda vuelta.

Desafortunadamente, no todo en Alpha Protocol funciona tan bien. El gunplay deja bastante que desear, ya que está basado en las estadísticas del personaje y no en nuestra habilidad a la hora de apuntar y disparar. Aunque esto tiene sentido con el enfoque RPG del juego, a menudo hace que muchos de nuestros intentos dentro del combate no tengan sentido. No incentiva la precisión, ya que la mayor parte de ella depende de las estadísticas de las armas y no de tu puntería. Además, el sistema de cobertura a veces no es muy consistente y la IA de los enemigos es bastante indecente. Mientras que la historia y los diálogos son inmersivos, el juego en general no lo es.

Así que esto es Alpha Protocol, un juego que con los años ha adquirido la vitola de juego de culto por parte de los fans. Por desgracia, en 2019, expiraron los derechos de autor de la banda sonora, lo que hizo que SEGA eliminara Alpha Protocol de la tienda online de Microsoft. Esto significa que la única manera de jugar legalmente es con el juego en formato físico. A pesar de la inconsistente calidad del juego, Alpha Protocol es una joya oculta del catálogo de Xbox 360.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.