Faster, faster, faster!

En el yermo y como en la cinemática inicial de Apex Legends se remarca, si te ganan es porque son mejores que tu, si les ganas es porque eres mejor que ellos. Indiscutiblemente el hablar de Apex Legends implica meter a Fortnite en la conversación, ¿que si esto es malo? no lo veo así la verdad, y es que en los desaciertos de uno está el triunfo de otros. Y así como Fortnite no ha tenido reparo en tomar prestado el sistema de marcar es al momento de trazar una hoja de ruta que Respawn Entertainment tiene mucho que aprender de Epic Games.

Con el Xbox Game Pass llamándome para seguir con mi objetivo para este 2019 que es pasarme todos los videojuegos de la serie Gears antes de que se estrene la quinta entrega numerada, hay algo que tengo seguro, tarde o temprano tendré que renovar. Pero con mi suscripción a Xbox Live Gold finalizando el día 14 de abril es Apex Legends el que automáticamente y por supuesto después de ver el episodio de Juego de Tronos me hará renovar la suscripción y echarme una partida.

La fiebre inicial de ingresar todos los días ya ha pasado y en lugar de partidas rápidas prefiero encontrar momentos en los que pueda ponerme un buen rato a jugar y es que como ya lo mencionaba en mi primer diario la curva de aprendizaje es estupenda. He tardado una semana para cogerle el truco a las armas y más allá del color que indica el tipo de munición que disparan también saber alternar los modos de disparo y al ver a ese enemigo acercarme rápidamente para dar un impacto de escopeta y luego cambiar a otra arma y provocar una lluvia de balas. Sí, que todavía no me hago con los nombres así que lo dejo como tarea para la próxima vez.

Ya decía yo que mi objetivo para este segundo diario del yermo era el poder presumir de mi primer victoria, en efecto lo he conseguido, no demasiado glorioso la verdad y es que en el último momento tuve que sacrificarme por el equipo. Pero más allá de lo bien que se siente el ir por la calle presumiendo tu victoria en el Apex también puedo contar que entre más juego el llegar a los momentos más álgidos de la partida ya no es demasiado problema, llegando a sentir que cada día que juego no me iré con un trofeo a la cama pero si con alguna anécdota que contarY si el hacerse con los sistemas de juego e ir mejorando poco a poco en habilidad ya es gratificante se me hace obligatorio el volver a elogiar el sistema de comunicación y es que también he podido cogerle mejor el truco, ya sea que juegue con un yo de hace dos semanas o un jugador que presume de sus cuarenta bajas en la primer temporada, ese sentimiento de compañerismo simplemente fluye.

De momento sigo jugando con Bangalore y me ha tocado un par de partidas con otros personajes como Lifeline o Pathfinder, lo que me lleva a estar muy seguro de que seguiré enganchado a Apex Legends por un largo tiempo y es que junto a lo bien que se siente el mero hecho de jugar si le sumas cada una de las leyendas aquí hay juego para rato y muchas formas de seguir explotando la obra de Respawn. Mencionar además que estoy a pocos días de juego de poder hacerme con Octane, no digo que yo que las otras dos leyendas de pago estén malo pero es que faster, faster, faster!

Para ir cerrando este segundo episodio de diario del yermo y ante la pregunta de si Apex Legends podrá aguantar hasta el mes de junio con la llegada de su segunda temporada creo que por lo que he mencionado ya se hace evidente que así será pero comparto el comentario que la gente de Eurogamerspain ha dejado en el más reciente episodio del Like & Dislike. Respawn Entertainment se ha asegurado de que Apex no sea un pay to win y habiendo disfrutado tanto del videojuego como forma de agradecimiento se me hace obligatorio el pasar por caja. El problema reside en que no hay motivos para hacerlo, la experiencia base está tan refinada que sigo sin darle importancia al tema de skins o el tener que jugar inmediatamente con una nueva leyenda. Se como se oye, encontrando excusas para pagar en un free to play, pero si al igual que en mi caso has disfrutad de Apex espero que no me quites la razón en pensar que se siente como lo correcto.

Con la dinámica de Fortnite de constantemente ofrecer un caramelito para seguir regresando es cierto que aún es pronto para que Apex Legends pueda plantar cara a un título que ya tiene ocho temporadas de nuevo contenido a sus espaldas pero sí que empiezo a hacer en falta el que Apex Legends me genere más excusas para lanzarme al combate en su frontera salvaje. Tras mi segunda semana de juego y a menos de que gane dos partidas durante esta creo que el siguiente episodio de mis andanzas por el yermo se hará esperar hasta finales de mes para lo que espero sea escribir con igual entusiasmo acerca de mi primer mes en Apex Legends. Sin más que decir, a darle al Apex y un feliz resto de semana gente.

A 4.800 Legend Tokens de hacerme con Octane, ¿una semana más de juego?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.