La primera idea que tenían para Diablo IV era hacerlo como un juego de la saga Souls.

Blizzard Entertainment está en plena fase de desarrollo de Diablo IV, pero en un principio la idea original estaba destinada a ofrecer una experiencia de juego al estilo de Dark Souls, con perspectiva sobre el hombro incluida.

Según un extenso informe publicado por Kotaku, se revela que el primer nombre del proyecto era Hades. Blizzard comenzó a trabajar en esta versión de Diablo IV después del lanzamiento de Diablo III: Reaper of Souls, cancelando una segunda expansión planeada con anterioridad.

Esta versión estilo Souls de Diablo IV contó con varios miembros del equipo de Diablo III, que trabajaron en ella entre 2014 y 2016. Después de la cancelación de esta versión por desavenencias internas, Blizzard puso a los equipos a trabajar en dos nuevos proyectos: Otra versión de Diablo IV y El Despertar del Nigromante, el último DLC para Diablo III.

Según fuentes de Kotaku, la versión actual de Diablo IV lleva el nombre en clave de Fenris y estéticamente tiene más en común con los dos primeros juegos de la serie.

“Hay mucha gente que sintió que Diablo III poco tenía que ver con las dos entregas anteriores en términos de estilo de arte y modalidad de juego”, dijo una fuente de Blizzard. “Con este proyecto se quiere volver a los orígenes, pero adaptados a los tiempos modernos”.