Guillaume Boucher-Vidal, CEO de Nine Dots Studios, cree que las próximas consolas deben apostar por nuevas mecánicas de juego

Aunque aún no hayan sido anunciadas oficialmente ni tengamos fecha exacta para ello, las nuevas consolas (hablar de “próxima generación” con la retrocompatibilidad y el juego por streaming cada vez se hace más complicado) están a la vuelta de la esquina, como quien dice. Y todo el mundo empieza a elucubrar o a mostras sus deseos acerca de qué podremos esperar de ellas.

Como corresponde, la próxima Xbox y la siguiente PlayStation serán más potentes; más memoria RAM, más gigas y tal y tal… pero ¿cómo se traducirá eso en los nuevos juegos? ¿Mejores gráficos… y ya?

Guillaume Boucher-Vidal, CEO del estudio Nine Dots Studio, (autores de Brand o el inminente Outward) espera que estos hardwares más poderosos se traduzcan en nuevos avances jugables y no sólo otro peldaño en los gráfico. A la pregunta de un medio que le inquirió en qué espera, qué le gustaría de las próximas consolas, Boucher-Vidal ni lo dudó:

“Honestamente, solo quiero más potencia, ya que PlayStation 4 y Xbox One ya eran relativamente débiles cuando se lanzaron hace 5 años, y la X y la Pro aún están conectadas a esas consolas más débiles, ya que el comportamiento del juego debe ser el mismo. La resolución más alta y las tasas de cuadros más altas son una buena ventaja, pero hacen muy poco para la experiencia del juego para la mayoría de los jugadores. Si la consola base es más poderosa, entonces podemos usar esa potencia para el juego en lugar de solo ajustes visuales de poco impacto en la experiencia “.

No obstante la potencia de estas máquinas, añadió, podría ser irrelevante si se acaba normalizando el juego en streaming o ejecutados desde la nube, donde ya no importaría la potencia de hardware sino la calidad de las conexiones a la red (idea que no le acaba de seducir por lo que podemos leer):

“Sin embargo, esto podría ser irrelevante si nos movemos hacia los juegos en la nube y confiamos en una conexión rápida a Internet en lugar de un hardware potente”, dijo. “Esto podría ser mucho más disruptivo que cualquier otra cosa que la industria del juego haya enfrentado durante los últimos 5 años”.

 

Vamos a ir viendo qué nos depara el futuro, el inminente. Puede que el juego en streaming, sin necesidad de una máquina potente para ejecutar los juegos sea algo posible más adelante de forma generalizada, pero personalmente creo que aún falta un poco. Para que una comunidad pueda jugar a la par y en las mismas condiciones (pensad en los juegos competitivos online por ejemplo), necesitaríamos un nivel de estabilidad y calidad de conexiones a nivel global que aún le falta, creo yo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.