Análisis de Remnant from the Ashes para Xbox One

Una vez más la web me ha asignado un souls para darle unas vueltas y exprimir todo lo que pueda ofrecernos. En esta ocasión he disfrutado del segundo, y último, DLC de Remnant from the Ashes: Subject 2923. Una remate final a una obra de ciencia ficción que necesitaba un cierre narrativo. Porque, como recordaréis, el juego finalizaba un arco completo pero dejaba muchas preguntas en el aire y dudas por doquier. Quizás la idea era explorar todo esto en una segunda entrega, pero han decidido cerrar el ciclo con una expansión. Así que vamos a conocer la nueva experiencia souls shooter del mercado.

La fórmula jugable del título original se mantiene en Subject 2923. Disponemos de las mecánicas de un heredero de Miyazaki: desde la barra de energía que se consume al esquivar, hasta los jefes duros de pelar al final de cada camino. Sin embargo, el batido cambia de sabor en el momento en que las armas de fuego entran en juego. Con dos ranuras, para arma ligera y arma pesada, debemos construir a nuestro personaje según nuestras preferencias jugables. A todo esto se le suma una serie de rasgos que se van desbloqueando según como interactuamos con el juego y vencemos sus retos. Sin olvidar todo un repertorio de anillos y abalorios que añaden efectos varios.

Y es en este punto donde Remnant from the Ashes: Subject 2923 incide con más fuerza. La experiencia general del juego no es demasiado larga, y esta expansión se puede solucionar en unas horas. La gracia de todo esto es la semilla procedural que permite crear nuevos mundos aleatorios donde hasta los jefes finales pueden varias. Ahora bien, que gracia tiene repetir una y otra vez el juego aunque difiera el mapa? Pues en la cantidad de abalorios, anillos y nuevas armas y modificadores para estas que ofrece. La propia desarrolladora, Gunfire Games, ha hecho gala en vídeos y streams sobre la cantidad de nuevos contenidos para construir a nuestros personajes.

Un final para unirlos a todos

Remnant from the Ashes Subject 2923 nos lleva a la primera base. Un lugar perdido donde esperamos descubrir el origen de la raíz y, con suerte, una forma de acabar con ella. En estas instalaciones ya no queda rastro de vida(humana). El búnquer número uno es un lugar lleno de raíces y seres de otros planos de la realidad. Para poder explorar este laberinto enmarañando deberemos recuperar llaves, baterías y encontrar cuadros de mando. Sin embargo no es un paseo fácil, pues para cumplir esta titánica tarea será necesario viajar entre nuestro plano y “el otro” para poder eliminar las raíces que bloquean el camino.

Una vez liberada la piedra central de la base podremos conocer un nuevo mundo que aun no ha sido contaminado por la raíz. Asimismo ese lugar contendrá “el arma” necesaria y “la llave” al origen de la raíz. El nuevo mundo que exploraremos es una región de montañas boscosas cubiertas de nieve y con cuevas llenas de peligros. Este mundo lo pueblan una raza amigable y otra que no lo es tanto. Pues una especie de ¿hombres-topo? o ratas humanoide nos acecharán y harán la vida imposible mientras avanzamos. Cabe destacar que el diseño del mapeado y los nuevos enemigos es muy sugerente y enseguida nos podemos meter de pleno en el lore.

A todo esto le sumaremos nuevos efectos adversos: congelación, así como objetos útiles y rasgos que encontrar y dominar. Como es de esperar esta aventura está diseñada para vivirla tanto con el personaje con el que nos pasamos la campaña principal como con uno nuevo. Es más, os recomendaría probar con uno nuevo para poder disfrutar de las armas nuevas en vez de guardarlas porque no están tan mejoradas con las que ya teníamos.

Por desgracia, aun y todo el nuevo contenido y las posibilidad de rejugar con mapas que cambian cada vez, no deja de ser una historia de pocas horas. Si, como yo, buscabais cerrar la historia con este broche final, posiblemente os sabrá a poco. Remnant from the Ashes es un juego diseñado para los amantes del mazmorreo y el reto sin fin. Pues la gracia está en probar nuevas builds en desafíos cada vez más difíciles en una vorágine de mazmorras en solitario o con amigos en línea (también puede ser con desconocidos). Por otra parte, he sufrido ciertos problemas técnicos durante la partida, sobre todo en el jefe final.

En definitiva, Remnant from the Ashes Subject 2923 ofrece un cierre brillante para la historia de la raíz. Asimismo amplia sin fin la jugabilidad y añade toda una aventura nueva para revivir las veces que nos apetezca. Todo esto acompañado de un sin fin de nuevos objetos equipables y rasgos para crear a nuestros personajes ideales. No obstante, la aleatoriedad no compensa que solo hay un mapa nuevo. Sin olvidar que si solo buscamos conocer el final de la historia el DLC se queda en agua de borrajas en duración. Es un buen DLC que los fans disfrutarán sin duda.

Remnant from the Ashes Subject 2923

9.99
7

Nota

7.0/10

Pros

  • No hay dos partidas iguales
  • Una ingente cantidad de objetos equipables nuevos
  • Gran diseño de villanos

Cons

  • Una experiencia muy breve
  • Problemas de rendimiento
  • La dificultad es muy baja si optamos por el personaje de la campaña principal

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.