Bienvenido a Mágalan, Jack

Tras la caída de un meteorito portador de un extraño mineral, el pacifico planeta Mágalan se ve sumido en el caos y la desesperación. La fauna y flora han mutado a causa de este mineral al que han llamado Elex, el cual ha desencadenado una guerra entre las facciones creadas tras el cataclismo. Los Berserkers, poseedores de una nueva magia y obcecados en destruir todo rastro de tecnología, luchan por purgar el Elex del planeta y restaurar la naturaleza. Los Clérigos, científicos que descubrieron el valor energético del Elex y lo utilizan como combustible para sus armas y máquinas. Los Proscritos, despojos de la sociedad que solo buscan lucrarse con los fragmentos del meteorito mientras masacran a sus enemigos y disfrutan de su miserable vida en el Fuerte. Y los Albos, humanos despojados de todo sentimiento que consumen Elex para adquirir increíbles poderes; su ejército aterroriza todo Mágalan bajo las órdenes de El Híbrido.

Encarnaremos a Jax, comandante que pertenece a esta última y belicosa facción que siendo traicionado y dado por muerto deambula en busca de respuestas por este vasto y aterrador erial.

Cuando a principios de año se anunció ELEX nos llenamos de curiosidad saber lo que Piranha Bytes habían realizado esta vez, ya que los primeros tráiler mostrados eran espectaculares, y  la mezcla de fantasía y ciencia ficción resultaba de lo más atractiva. ELEX es un ambicioso proyecto que  arrastra los bueno y lo malo de sus dos grandes sagas anteriores, Ghotic y Rysen. Con tales predecesores ya nos hacíamos una idea de lo que nos podíamos encontrar, pero no es hasta que lo hemos podido jugar, cuando nos hemos dado cuenta de las buenas intenciones de la compañía.

Mágalan y sus bestias

Ya se nos aseguró que el mapa de ELEX estaría descubierto desde un principio y que se podría visitar cada punto del nada más empezar la aventura. El mapeado está divido en dos estéticas bien diferenciadas, y es uno de los puntos a favor de los que dispone el título, ya que habrá momentos en los que caminemos por tierras que recuerden a los parajes de fantasía sacadas de cualquier RPG del género o por otras, que nos recuerdan a títulos como Fallout, donde el metal se funde con la tierra. Y es que si una cosa esta bien recreada ese es su mundo, ya que todo tiene sentido en él, y Piranha Bytes ha sabido jugar con ambas temáticas, que como dijeron tendría influencias de los juegos de Bethesda.

Por otra parte, el mundo deja poco al factor sorpresa ya que, como menciono, estará todo descubierto desde un principio, y puntos que hubiese estado bien descubrir como un majestuoso volcán o los parajes desérticos, así como el resto de terrenos, ya estarán descubiertos desde un principio y no estará situado sobre el terreno no descubierto el característico telón negro de otros títulos.

El Elex no solo ha tenido influencia sobre los humanos, si no también ha provocado que la fauna y flora del planeta muten en todo tipo de aberrantes criaturas y que nos pondrán las cosas más que complicadas. De hecho no podremos enfrentarnos a la mayoría desde un principio, al menos hasta que dispongamos de algún compañero o una buena equipación.

Para hacer frente a estas bestias y resto de enemigos dispondremos de una buena variedad de armas, bastante más amplio a lo visto en otros JRPG. Desde mandobles o hachas, hasta rifles de plasma o escopetas, hasta ballestas, solo por mencionar algunas. Pero a pesar del extenso arsenal no pensemos que los tendremos nada fácil, ya que si algo es difícil en ELEX son sus combates.

Nos encontraremos con 4 tipos de enemigos diferentes, bien diferenciados, pequeños, medianos, grandes y gigantes. Y como he mencionado no será nada fácil hacerles frente, teniendo que huir la mayoría de ocasiones. El combate está bastante influenciado por los de la saga Souls, de modo que tenemos dos tipo de golpes, flojo y fuerte, otro botón para cubrirnos y otro para rodar y esquivar. Y si en algo está influenciado por la saga de FromSoftware es la fatiga a la hora de combatir, con lo que tendremos que tener muchísimo cuidado si no queremos quedarnos a merced del enemigo. Estos enemigos, además, no tendrán un nivel ascendente respecto al de nuestro personaje, sino que depende de la zona que visitemos serán más difíciles o más fáciles, y por norma general, lo primero.

Otro de los aspectos que tendrá vital importancia en todo esto será el movimiento y el control de nuestro personaje para salir airoso de estas situaciones, y quizás el control no esté todo lo pulido que debiese. Los movimientos son bastantes bruscos a simple vista, al igual que las físicas del protagonista, por ejemplo, al caer de una altura, no se aprecia una postura lógica del personaje ni flexionará sus rodillas, sino que se dejará simplemente caer. Y cuidado, cae de una mínima altura y estás muerto, o al menos casi. Para ello tendremos la ayuda de un cinturón que nos dará impulso a modo de Jet pack el que será, la mayoría de las veces, nuestro salvavidas, y a su vez nos ayudará a desplazarnos por las alturas, y una vez más, a huir de los enemigos.

Por desgracia no contamos con ningún tipo de montura para desplazarnos por el extenso mapa, si no que tendremos que ir corriendo por él, haciendo uso de una barra de estamína si mantenemos el Stick izquierdo pulsado, o usando los puntos de viaje rápido que vayamos descubriendo, por suerte.

Relaciónate, pero con mucho ojo

Pero que sería un mundo tan grande sin una población con la que comunicarte y relacionarte, y lo que es más importante, sin que te den misiones. Todas, absolutamente todas nuestras decisiones tendrán influencia en nuestra aventura. Desde el primer contacto con un personaje, en este caso los Berserkers, ya tendremos que tener mucho ojo a nuestras contestaciones. Cada una de las tres facciones querrá que nos unamos a su bando, pero nosotros como jugadores, intentaremos unirnos a la que más nos convenga, ya sea por el uso de armas que hagan, estética u ideales.  Por ello, tendremos que ser cautelosos y tener pies de plomo a la hora de dar las contestaciones con los distintos NPCs que nos encontremos, porque si bien la inteligencia artificial en sus movimientos no está muy pulida, sí que lo está en las conversaciones, todos los personajes de un modo u otro recordarán tus actuaciones y decisiones. Si juramos lealtad a uno de los clanes, no esperemos que seamos bien recibidos de un primer momento en otro.

Evolución del personaje y progreso

Como en todo buen JRPG podremos ir variando los parámetros de nuestro personaje entre los que podemos ir añadiendo los puntos de experiencia a fuerza, complexión, destreza, inteligencia, ingenio. Pero sin embargo, es algo más complejo de lo que puede parecer a simple vista, tendremos a nuestra disposición también distintas ramas de habilidades con las que otorgar a Jax y que nos las enseñarán distintos personajes denominados como maestros.

Por un lado tenemos las habilidades de combate, entre las que podemos elegir cosas como la habilidad de armas cuerpo a cuerpo, armas a distancia, etc. También podremos mejorar nuestros parámetros de supervivencia la cual nos dará más resistencia a la radiación o a los distintos daños elementales. La fabricación es otra de ellas, si añadimos puntos a esta habilidad nos costará menos abrir cerraduras o robaremos con más facilidad entre otras muchas más cosas. Y por último, la personalidad, que nos dará más posibilidad para convencer a algunos personajes o la posibilidad de aprender cuando leamos libros. No obstante también podemos otorgar puntos de habilidad a cada una de las facciones, con los que tener más afinidad en cada uno de ellos.

En cuanto a las misiones tendremos distintos tipos, las de misión principal, que nos harán avanzar en la historia. Las misiones de acompañante, que nos las darán los personajes que nos acompañen en algún momento determinado de la historia y U4 C.R.O.N.Y, el Dron que nos ayudará. Y por último las misiones de los personajes que nos encontremos distribuidos por el mapa.

Todas estas misiones nos darán para muchísimas horas de juego, ya que al cierre de este análisis llevaba más de 40 horas y no tenía la sensación de que llevara ni la mitad del juego. Además el juego presenta un aliciente altamente rejugable, ya que si os unimos a una facción no podremos dejarla en ningún momento, y cada una de ellas presenta una manera totalmente diferente de jugar. Pero también podemos optar por no unirnos a ninguna e ir totalmente por libre y unirnos a Origen, unos independientes que no creen en las facciones y que además nos otorgarán una vivienda que mejorar y ayudar al pueblo añadiendo cosas como un mercader, un banco de trabajo y más.

¿Y en lo técnico?

Donde realmente peca el título es en sus gráficos, si bien nos encontramos un vasto mundo y se tenga que recortar, a veces, en estos aspectos, nos encontramos con unas físicas poco cuidadas, con un movimiento poco fluido y con unos tiempo de carga en ocasiones largos. También pude experimentar algún cuelgue en el juego, obligándome a reiniciarlo. Y cosas como, meternos en un río y salir totalmente seco de él no tienen cabida en títulos de la presente generación, o por lo menos no deberían. Sin embargo hay efectos en el escenario que si están bastante logrados, como la niebla o las nubes de arena.

En cuanto al sonido nos encontramos con una banda sonora, aunque buena, pasa totalmente desapercibida, sin llegar a resaltar en ningún momento, más que en el menú principal del juego. En cuanto a los efectos de sonido se refiere, nos encontramos con unos sonidos genéricos y sin riesgo por parte de la compañía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here