Element Space apuesta por una ambientación de ciencia-ficción que acaba viéndose arrastrada a la penumbra por muchas características

Hoy vamos de nuevo con el género de la estrategia por turnos, de las coberturas totales y parciales y de las tramas de pura ciencia-ficción. Hoy pasamos a ver que ha hecho bien y que ha hecho mal Element Space, videojuego desarrollado por los argentinos Sixth Vowel que ha aterrizado hace muy poquito en Xbox One. Element Space se postula como uno de esos juegos que, aunque jugablemente más bien innove en muy poco, será capaz de atrapar por su trama elaborada de conspiraciones galácticas.

En Element Space el inicio ya nos pone a tono con una introducción digna de elogios donde podemos escuchar una conversación entre dos personajes en lo que parece ser un sabotaje en toda regla. Tras una gran guerra galáctica los gobiernos de los tres sistemas han llegado a un acuerdo para mantener la paz y la estabilidad a lo largo de las estrellas. Ahora se ha tomado la decisión de “jubilar” a la nave más temida de la flota; La Inspiración y convertirla en la nueva sede del Congreso Galáctico. Nosotros somos el capitán Christopher Pietham y estamos al mando de esta minuciosa operación diplomática para que nada falle… aunque algo está a punto de ocurrir y nos va a dar la vuelta a la tortilla. En cuestión de minutos el juego de mete de lleno en una intensa trama donde la traición y el sabotaje nos juegan una muy mala pasada. A partir de aquí nos tocará viajar por varios planetas para conseguir apoyos e información sobre quien ha osado generar tal disturbio en la paz galáctica.

La interfaz es sencilla de entender pero el control es un caos.

Visto esto podríamos esperar una trama muy elaborada ya que tiene todas las características idóneas para atraparnos desde el primer momento pero en realidad se desinfla, se desploma cual castillo de naipes y ya no es capaz de levantarse por las malas conexiones que tiene entre misiones. Lo que al principio parece ir bien encaminado se ve que ha quedado de lado por el motivo que sea. Aún así, se nos abrirán varios caminos donde podremos escoger cuál será la próxima misión.

La jugabilidad de un juego de estrategia como Element Space es una parte fundamental sobre todo en consola ya que con un mando como el de Xbox One (o de cualquier consola actual vaya) no se maneja igual que con un ratón. El juego opta por un sistema de movimiento con un puntero muy grande de color azul con el que tendremos que dar las órdenes tanto de desplazamiento como de ataque. Sinceramente, una jugabilidad basada en casillas como lo hizo el genial y muy recomendado Mutant Year Zero: Road To Eden, le habría venido como anillo al dedo ya que agiliza mucho los turnos debido a que la precisión es mucho mayor y estable. El puntero no ayuda, a veces no “pica” donde nosotros queremos y nos hace perder una acción algo que las primeras veces se puede perdonar pero las siguientes ya cansa. Lo malo es que no se queda la cosa ahí ya que la cámara, la cuál controlamos con el stick derecho, es muy rápida y caótica, acercándose y alejándose fuera de nuestra voluntad en algunos momentos y dificultando la partida muchísimo. Algo que añadir es que no se puede regular la velocidad de la cámara en las opciones del juego.

¿Mejorado para Xbox One X?. Lo siento pero no me lo puedo ni creer.

Pero no nos centremos en hablar de las cosas malas que presenta la jugabilidad de Element Space ya que en su sistema por turnos tiene varios aciertos que me han gustado especialmente. Uno de ellos es que los personajes tienen habilidades muy marcadas lo que ayuda siempre a planear muy bien nuestras estrategias de combate. Para los combates cuerpo a cuerpo tenemos dos opciones: atizar con nuestra arma o emprender un combate con nuestros puños lo que dará lugar a escenas de lucha bastante curiosas para un juego de estas características. Si uno de nuestros personajes está en un combate cuerpo a cuerpo el enemigo se verá obligado a participar en la pelea ya que, si intenta huir, recibirá otra somanta de palos como penalización en su turno. A veces hay que arriesgar para para ganar.

Un enemigo se va al inicio del nivel y no puedo llegar a el por una barrera invisible. Toca volver a empezar esta parte.

Al iniciar podremos elegir cuál será la dificultad de los combates y he de decir que no te puedes venir muy arriba ni un poquito puesto que yo, en una dificultad media, he tenido bastantes problemas. Element Space comienza de una manera suave e incluso fácil pero, una vez terminas las misiones iniciales, la dificultad aumenta muchísimo dándote muchos enemigos por turno en entornos bastante cerrados con las posibilidades de estrategia limitadas en muchos casos. Ya no solo está el problema en la cantidad de enemigos ya que también aumenta su dureza lo que, si el sistema de control no ayuda, puede ser el fin para la partida. Como reporte final respecto a los enemigos he de decir que la IA no es para nada acertada. Muchas veces salen corriendo y atacan donde no debe, lanzando granadas a otra parte del mapa donde no hay nadie por ejemplo. Uno de los peores casos que me ha pasado a mi personalmente ha sido que un enemigo huía de mi hacia el inicio del nivel porque solo quedaba el. Yo iba detrás para intentar abatirlo y de repente llegué al limite que me imponía el nivel sin poder llegar a el ni con disparos ni con habilidades especiales por lo que, tras veinte minutos, decidí abandonar el nivel y tuve que repetirlo desde el principio.

Las habilidades especiales son muy efectivas aunque algunas si te dejan más expuesto.

El apartado técnico de Element Space no es algo que llame la atención ya que, quitando la introducción del juego, todo lo demás está a una resolución muy pobre y parece ser un juego muy atrasado en estos aspectos lo que es una lástima porque, por ambientación, podría ofrecer entornos muy detallados. Los modelados son muy pobres y, cuando estamos viendo al equipo y las misiones, los personajes parecen de dos generaciones atrás. De verdad que no importaría tanto si el juego al menos no fuese tan caótico pero es que a perro flaco todo se le vuelven pulgas. También hay que hablar de fallos gráficos como muñecos que mueren y se quedan temblones, ralentizaciones en algunas situaciones. Se supone que en Xbox One X (donde se ha jugado) dispone de mejoras pero, sinceramente, no he sabido ver cuales eran.

Conclusiones

Como bien he dicho más arriba, a perro flaco todo se le vuelven pulgas. Element Space ha llegado a Xbox One de la peor manera posible con unas mejoras imposibles de apreciar, con un apartado técnico bastante desastroso. Pero esto no importaría sino fuese porque, para colmo, el control y la cámara son un absoluto caos en las partidas, la IA es también un desastre absoluto donde los enemigos a veces atacan a partes del mapa donde no hay nadie o se escapan y el juego nos impide llegar hasta ellos. Una serie de malas decisiones que bien podría haber sido por su lanzamiento sino fuera porque Element Space lleva en Pc desde febrero del año pasado y daba para haber corregido todo esto en su llegada a consolas. Si te gusta el género no pruebes Element Space porque, a pesar de tener una buena premisa en cuanto a la historia y a la ambientación, acaba derrumbándose todo a los pocos minutos de juego.

Element Space

22,49 €
4.3

Jugabilidad

4.0/10

Historia

5.5/10

Apartado técnico

4.0/10

Diversión

3.5/10

Pros

  • La trama de ciencia-ficción no está mal del todo
  • El sistema de combate cuerpo a cuerpo

Cons

  • Control y cámara desastroso
  • Apartado técnico muy pobre
  • La IA absurda y la curva de dificultad muy mal regulada
Anuncio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.