Analizamos YS Origin, un juego con más de 10 años que envejecido espectacularmente.

Hoy en dia algunos miran con recelo a juegos como el de este análisis, YS Origin. Se preguntan sobre todo por sus gráficos que tal habrá envejecido y si estará a la altura de los Action RPG de hoy en día. Si bien es cierto que el juego original tiene más de 10 años, ya que salió por allá en 2006 como juego exclusivo en ordenadores con Windows XP y exclusivamente en tierras niponas, lo cierto es que este en especial se ha conservado con frescura hasta hoy en día. Esto hay que hay que agradecérselo a DotEmu que mejoró hace ya 7 años el título de la veterana Falcom para Steam, más concretamente en 2012 saliendo de Japon por primera vez, añadiéndole frescura para que hoy en dia goce de una jugabilidad mucho más divertida en todos sus aspectos ante su versión original.

Ahora, una vez más, gracias a DotEmu, nos llega a Xbox One la versión con textos en español que llegó hace más o menos un año a las plataformas de Sony, PlayStation 4 y PS Vita, siendo la que podemos disfrutar en la consola de Microsoft un port directo de estas versiones pero, ¿es eso malo? En absoluto. Además esta versión viene acompañada de dos novedades. La primera de estas la posibilidad de elegir el nivel de sangre que podemos ver al matar a los enemigos, aunque tampoco llegue a ser nada escandaloso aremos que el titulo tenga un aire más adulto, y la segunda de ellas, un nuevo modo velocidad.

En YS Origin viajamos a un mundo a priori idílico pero el cual su paz se ve afectada cuando centenares de hordas de demonios lo atacan. Las diosas que protegen a YS y a su gente se ven obligadas a construir un templo en los cielos con el fin de que pueda servir de refugio mientras los enemigos campan a sus anchas por el suelo. Sin embargo la paz que ofrece se corrompe cundo los demonios construyen una torre para acabar con todo, también en el templo. La esperanza se pierde cuando las diosas desaparecen repentinamente, y es en ese justo momento en la que entra en juego nuestros protagonistas, Yunica y Hugo.

En un principio estos serán los dos personajes con los que podremos afrontar la historia, con uno o con otro (más tarde podremos desbloquear un tercer personaje), y depende de a quien elijamos, viviremos la historia de una manera diferente en cuanto a su trama mientras ascendemos por la torre en un RPG de Acción pero con unas mecánicas algo más simplificadas. Esto se debe a que su jugabilidad esté más centrada en la acción y no en los diálogos ni en tediosos menús que pausen en exceso la acción. Y es que tenga diálogos y en ocasiones abundantes, estos se harán bastante amenos e incluso tendrán algunos ápices de humos que le vienen genial a un título el cual podía avernos sermoneado con una historia triste. Pero como digo, YS Origin se centra mucho más en el combate y en la acción directa y rápida, sobre todo con Yunica, una aprendiz de Héroe que quiere ser tan respetada como lo fue su padre. Ella hará uso de su hacha para hacer frente a los enemigos con combos simples pero eficaces y fáciles de recordar que nos dará la sensación de encontrarnos ante un Hack’n slash de vista isométrica, pero que tan bien le sienta al título, de hecho este tipo de combate ya lo usaba Adol, otro de los personajes de la serie YS.

Por otra parte está Hugo, el cual se centra más en la magia. Esto quiere decir que al permitirle atacar a distancia su sistema de juego puede ser más pausado pero aunque no por eso menos frenético y menos arcade, pero nos da la opción de pensarnos más las acciones más que ir a destrozarlo todo lo que nos encontremos por delante como con Yunica. Ahora bien, ambos personajes progresarán de la misma manera aunque independientemente mediante un simple sistema de subida de nivel. A medida que avancemos y eliminemos enemigos conseguiremos unos cristales que podremos canjear por las llamadas bendiciones en unas estatuas que aparte para grabar o trasladarnos a otro nivel de la torre que hayamos visitado ya, nos ofrecerán mediante el canjeo de este cristal reforzar la armadura, aumentar el índice de curación, aumentar aturdimiento o reducir el uso de PM, así hasta una quincena de opciones más.

Además, a medida que derrotemos a enemigos y consiguiendo cadenas se nos activarán mejoras temporales como más fuerza o mayor defensa por tiempo limitado. El juego también nos ofrecerá multitud de objetos aparte de armas y armaduras. Por ejemplo se nos otorgará una mascará que cuando nos la pongamos no veremos a ningún enemigo o personaje, pero a cambio nos dará la posibilidad de encontrar puertas o pasadizos secretos. Y es que aunque YS Origin nos ofrezca una acción muy directa, la exploración también tiene cabida, ya que en ocasiones tendremos que visitar otro nivel de la torre que nos proporcionará un objeto con el que poder seguir avanzando en otro nivel ya sea un amuleto o una piedra.

Con todo lo mencionado no nos encontramos con un juego extremadamente largo para tratarse del género del que se trata, no obstante se puede completar en escasas 10 horas. Sin embargo desde Comunidad Xbox recomendamos aprovechar todo lo que nos ofrece el título y jugarlo con cada uno de los personajes, ya que nos ofrecerá diferentes puntos de vistas y ninguna de ellas aburrida, sino todo lo contrario, el juego incita a ello y ningún momento resultará aburrido a lo contrario de los que nos podría ocurrir con un título del mismo género con el tiempo.

Además el juego contiene otros modos de juego que nos supondrá todo un reto, si bien como he comentado, la versión de Xbox One ofrece un novedoso modo de juego rápido, más aun si cabe, también nos encontramos una vez nos pasamos el titulo con un modo contrarreloj el cual nos permite luchar contra los temibles jefes y marcarnos nuevos records, mientras que también nos encontraremos con el modo Arena, modo en el que nos tendremos que enfrentar a oleadas de numerosos enemigos, pudiendo hacer uso del tercer personaje que desbloquearemos, Adol.

Gráficamente el juego no destaca, de hecho no hay variaciones espectaculares respecto a su versión de 2006, y nos encontramos con unas texturas de 128 bits, pero con esto no quiere decir en absoluto que nos vayan a sangran los ojos, sino todo lo contrario, le sientan especialmente bien.  Además los enemigos, sobre todo los jefes finales resultan bastante espectaculares visualmente, aunque quizá no tanto los escenarios, que aunque haya variedad, estos no gozan de la calidad de los enemigos que nos encontremos o de los propios personajes.

En cuanto a los sonoro nos encontramos con composiciones fabulosas y que no nos cansaremos de escuchar aunque en ocasiones pueda sonar durante un largo periodo de tiempo, dándonos temas más melódicos para la exploración y otros más cañeros mientras nos encontremos en plena acción a la altura de cualquier otro juego más ambicioso del género.

Conclusión

Ys Origin ofrece un buen reto en sus modo de dificultad más alto pero también asequible en sus modo más fácil para que los jugadores con menos experiencia en el género. Acción directa que nos dejará siempre con ganas de más y con las justas complicaciones para los jugadores más exigentes. Además, esta versión se encuentra con textos en castellano, algo realmente interesante para ser un juego que en un principio no llegó a salir de tierras niponas, con lo que no hay excusa para no jugar a un título de un género que tanto demandamos en Xbox One.

YS Origin

8.5

Nota final

8.5/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

9.0/10

Duración/Diversión

8.5/10

Jugabilidad

9.5/10

Pros

  • Diversión directa sin complicaciones.
  • Altamente rejugable.
  • Las cinemáticas anime nos recorará a Wild Arms

Cons

  • Gráficamente puede echar para atrás a las nuevas generaciones.