Si bien toda la ambientación de Warparty está basado en la época prehistórica, su optimización a consolas también resulta ser algo…primitiva.

Los juegos de estrategia en tiempo real (los conocidos como RTS) nunca han tenido gran presencia en las consolas de sobremesa. Puede ser quizás a que el público general no quiera disfrutar de estos títulos con un mando entre las manos, o que simplemente las tendencias entre usuarios de PC y consolas difieran. Aun así, el pequeño núcleo de jugadores amantes de esta categoría de títulos han tenido su pequeña ración de RTS gracias al lanzamiento de joyas como Halo Wars 2, cuyo control, accesibilidad y rendimiento gráfico dejaron a todo el mundo satisfecho. Pues bien, todos estos puntos clave faltan en Warparty, el titulo creado por Warcave y Crazy Monkey Studios y que hoy puntualizaremos en este análisis.

Warparty nos invita a vivir unas batallas en tiempo real emplazadas en la prehistoria, aunque de manera muy particular. Como si se tratara de una dimensión paralela (y levantando la mano a todo lo que hemos estudiado en los libros de historia) habrá una convivencia entre tribus humanas y dinosaurios. Esa convivencia es algo hostil debido a las discrepancias entre cavernícolas y animales (lógico por una parte), pero todo cambia cuando aparecen una serie de artefactos con los cuales podremos controlar a las bestias a nuestro antojo. Ese factor supone una ventaja para cada tribu, la cual no duda un instante en sacar tajada de la situación y arramplar con el resto de personal que habita en esas tierras salvajes.

Lo primero que llama la atención es que, pese a que contamos con esta breve introducción que nos pone en situación de las disputas entre los bandos rivales, no hay una historia ni un hilo principal que nos guíe. Todo se resuelve a través de combates sueltos sin ningún tipo de narrativa ni objetivo mas allá de pasar un buen rato gestionando recursos y ejércitos. Existe un tutorial sencillo y fácil de entender, pero hubiese preferido una implementación del tutorial en pequeñas misiones de un supuesto modo campaña. De esta forma, choca mucha empezar a jugar porque no tenemos un incentivo marcado.

A nuestra disposición tendremos tres ejércitos claramente diferenciados para realizar las refriegas a nuestro antojo. Por un lado, tenemos los Salvajes, la raza base que destaca por el uso de construcciones y de contar con un ejercito donde la mayoría son cavernícolas de diversa índole. También tiene cavernícolas, pero hechos de “otra pasta”, son la segunda tribu denominada Necromas, quienes usarán sus poderes necrománticos y las magias arcanas para hacerse con el control del mapa. Por ultimo, la tribu “mas bestia” es la formada por los Vithara, quienes no dudaran en controlar a los dinosaurios para convertirse en los reyes de la prehistoria. Como suele pasar en los juegos RTS, cada unidad tiene sus fortalezas y debilidades, por lo que conviene saber muy bien a qué nos enfrentamos y con qué nos enfrentamos para no salir escaldados del combate.

La jugabilidad de Warparty no difiere mucho de lo visto en juegos del mismo género. Por haceros una idea, podríamos catalogar a la obra de Warcave como un Ages of Empires descafeinado. Todo funciona de manera similar: habrá campesinos que usaremos para recolectar comida, cristales y otros materiales con los que expandiremos nuestra base o crearemos un ejercito mayor. A medida que vayamos creando infraestructuras, iremos desbloqueando nuevas clases de unidades con mejores estadísticas. Como suele ocurrir en los RTS mas comunes, tendremos que sopesar si nos interesa mas invertir en unidades sencillas e ir a por la partida de forma rápida o si preferimos apostar por la tecnología mejorando nuestras instalaciones y creando un ejército mas potente. Tendremos como nota curiosa la participación de un héroe, el cual destacará por sus estadísticas y ademas tendrá una serie de talentos que iremos obteniendo según transcurre la partida. Un aporte curioso, si no fuera debido a que fue la gota que colmó el vaso de mi paciencia (y mis ojos).

La optimización es la delgada línea que hace que un juego sea divertido o todo un desastre, y Warparty por desgracia, pertenece al segundo grupo. Odio los juegos de consola que tienen elementos extraídos con tal descaro de la versión de PC (sin ir mas lejos, el anterior juego que analicé, Windscape, usaba un puntero para navegar sobre los menús), y el juego que hoy nos ocupa poco se ha molestado por ofrecer al jugador una experiencia agradable. El estudio ha olvidado que los usuarios de consolas jugamos en televisión, y que la letra minúscula que podíamos ver en un monitor resulta muy complicada de leer cuando estamos tumbados en el sofá. No exagero cuando digo que me tenía que levantar de mi asiento para acercarme a la pantalla y ver qué talentos podía desbloquear para mi héroe… eso que tengo una televisión de 55 pulgadas. Los propios menús, las conversaciones, recursos…todo tipo de letra es ridículamente pequeño y se te quitan las ganas de leer (aunque también de jugar).


Podemos continuar con muchos aspectos que hacen de Warparty una propuesta mediocre. Sin ir mas lejos su apartado técnico, con gráficos (si me permitís la broma) extraídos de la edad de piedra. Diseños pobres, decorados muy sencillos y una falta de elementos decorativos que hace que el juego no entre por los ojos. Tampoco esperéis contar con muchas unidades en pantalla, que podría ser la excusa perfecta con la que escudarse. Las batallas no son refriegas multitudinarias como hemos visto en otros RTS, ni especialmente dinámicas o fluidas como para que tengan un ritmo trepidante.

Conclusión
Pese a que sobre la mesa todos los elementos clave suenan interesantes, con esa guerra entre diferentes tribus prehistóricas y los bandos tan diferenciados entre sí, hay muchos factores que hacen de Warparty una mala experiencia. El gran problema reside en la mala optimización en consolas, con letras en los menús excesivamente pequeñas y con ese poso que sabe a dejadez a la hora de portear el juego. Sin duda, hay propuestas mucho mejores, aunque si logran arreglar los defectos comentados en el análisis puede llegar a ser una alternativa dentro del genero de los RTS.

Warparty

24.99€
3.3

Gráficos

3.5/10

Sonido

5.0/10

Jugabilidad

1.0/10

Duración/Diversión

3.5/10

Pros

  • Las distintas tribus que tenemos para escoger
  • Tener un héroe siempre es bienvenido
  • Uga Uga Shaka Uga

Cons

  • El tamaño de letra es minúsculo
  • No hay un modo historia
  • La portabilidad a consolas no está muy bien lograda

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.