Análisis de Vesta para Xbox One – Un plataformas marca España

Cada vez más la industria del vídeojuego se va asentando en España, y prueba de ello son los cada vez más comunes lanzamientos de títulos desarrollados por estudios españoles de una calidad y dedicación que nada tiene que envidiar a los grandes estudios internacionales. Ese es el caso de RIME o de la trilogía de Castlevania: Lords of Shadow. Pero no son de estos dos juegazos de los que vengo a hablar hoy; sino de Vesta, una original idea del estudio catalán FinalBoss Games.

La propuesta nos pone en la piel de Vesta, una niña de 6 años que irá acompañada de BOT, una inteligencia artificial, y DROID, un robot que es fundamental para avanzar satisfactoriamente a lo largo del juego. Una idea cooperativa que, sin embargo, solo está enfocada para un jugador. Algo negativo puesto que le hubiera dado algo más de diversión el poder jugarlo con un amigo. Así, de esta forma, pasar a ser un juego más lento teniendo que mover cada personaje por nuestra cuenta.

Jugabilidad

Su punto fuerte es, sin duda, sus omnipresentes y complejos puzzles; la dificultad de éstos no es que sea muy alto, sí bien alguno se nos puede hacer cuesta arriba. Esto hará que la duración del juego, que varían entre las 4 y las 6 horas, pueda incrementarse o disminuirse en función de cómo se nos dé el género, y cuántas veces muramos. Salvo en contadas excepciones, la muerte de la protagonista, y mucho menos de nuestro compañero, es difícil puesto que, sumado a la baja curva de dificultad que presenta el juego, la IA de los enemigos deja bastante que desear, y su recorrido es fácilmente detectable desde que comenzamos el nivel; lo más probable es que muramos al caer al vacío que de otra cosa. En cada nivel suele haber un punto de control, y sabiendo que cada nivel del capitulo suele ser una zona mediana, no son nada escasos. Claro está que sí nos quedamos atascados al final del puzzle, nos fastidiará; pero quién dijo que los vídeojuegos debían ser fáciles.

Sin embargo, Vesta peca de ser poco rejugable, más allá de los coleccionables que podremos recoger en cada nivel pero que no recompensarán de ningún modo al jugador, ni siquiera con lore. Precisamente, las pocas zonas opcionales que podremos explorar en el juego son aquellas que contienen estos secretos. Además de que tampoco cuenta con misiones secundarias o opcionales, una opción que hubiera quedado de lujo para aquellos que les sepa a poco las menos de 10 horas que dura la historia principal.

Apartado gráfico, técnico y sonoro

Su apartado gráfico es bastante notable, gracias a un preciosos modelados cartoon, y un efectos gráficos que, dentro de las posibilidades, están bastante bien logrados. Además la manera de contar la trama principal, como sí de un cómic se tratará, es muy original. Sin embargo, técnicamente tiene algunos fallos como que al caer desde cierta altura la protagonista se queda tumbada permanentemente hasta que reiniciemos el último punto de control; no afecta a la jugabilidad del juego pero que visualmente queda feo. Otro punto negativo es su apartado sonoro; tanto textos como voces están en español.

Conclusión

En definitiva, Vesta es un plataformas que os atrapará desde el primer minuto sí sois de esos jugadores a los que no os importa “romperos” un poco la cabeza con sus complejos puzzles, y os gustan las buenas tramas argumentales. Además la manera de presentarnos su argumento principal es muy original, pocas veces visto en un vídeojuego. Sin embargo, peca de poco rejugable, convirtiéndose las zonas de cada nivel en ‘pasilleras’ con escasos habítaculos opcionales por explorar, y la ausencia de cooperativo hace que pierda diversión. Así es una propuesta indie a tener en cuenta, por 14,99 euros, un precio más que recomendable.

Puntuación
Gráficos
80 %
Jugabilidad
75 %
Diversión/Duración
72 %
Sonido
68 %