¿Haremos caso a nuestro propio juicio o nos guiaremos por instinto? ¿Seremos lógicos o pasionales? En Twin Mirror hay diferentes prismas con los que ver el mismo hecho.

Que un estudio “deje poso” entre los jugadores indudablemente es bueno. Eso significa que su trabajo ha sido trascendental, ya sea por su parte jugable, narrativa o cualquier otra. Eso si, el éxito trae consigo una responsabilidad que esta latente en sus proximos trabajos. DONTNOD no se libra de la lupa de aquellos que disfrutamos de Life is Strange. Desde las aventuras de Sam, Chloe y compañía, hemos analizado minuciosamente cada juego lanzado por la compañía. Con Twin Mirror no iba a ser menos, y en este análisis veremos si el título sigue la estela de las anteriores propuestas o mantiene un nuevo rumbo en cuanto a aventuras graficas se refiere. Bienvenidos a Basswood, queridos lectores.

Perdido nada más llegar

En Twin Mirror controlaremos a Sam Higgs, un hombre que vuelve a su pueblo natal después de abandonarlo 2 años atrás. El motivo de su regreso es forzado, y es que su mejor amigo ha muerto y decide ir a su funeral a rendirle los honores correspondientes. Una vez allí, los horrores del pasado vuelven a atormentarle. Tiene que volver a ver a su ex, cuya ruptura fue muy dolorosa, aunque peor un es ver a algunos ciudadanos de este pequeño pueblo. Sam escribía en el periódico local y fue su artículo el que promovió el cierre de la mina que daba sustento a muchas familias. Él veía la mina como un peligro para los vecinos de la localidad, aunque los vecinos veían la mina como la única manera de ganarse la vida. Eso si, todo esto no tendrá sentido cuando vea que la muerte de su amigo no ha sido un accidente como dicen los informes oficiales…

Ataca con preguntas, defiende con respuestas

Twin Mirror sigue los patrones de las anteriores propuestas del estudio. Nuestro periodista investigador deberá ir recorriendo los escenarios, o bien en busca de pistas o bien en busca de conversaciones que le ofrezcan respuestas a los misterios que envuelven al asesinato de su amigo. DONTNOD suele aportar a sus obras de un toque de ficción, o de poderes sobrenaturales, y aquí no iba a ser diferente. Sam podrá hablar con su alter-ego, una especie de consciencia noob que aporta un poco mas de lógica, sentido común o miedos a las acciones que realizamos. No será lo único “especial” que posea Sam. Podrá entrar en lo que el denomina Palacio Mental, donde hará todo tipo de suposiciones, aplicará las consecuencias lógicas de las variables de cada escena y en resumidas cuentas, buscará la verdad racional de los hechos que acontecen.

La información es poder en Twin Mirror

Pese a contar con estas habilidades (que resultan muy interesantes, por cierto) el juego no abusa de ellas excesivamente. Solo en los momentos puntuales entraremos en este Palacio Mental, y bueno… pese a que la versión alternativa de nosotros mismos está con nosotros en casi toda la aventura, no nos da la “tabarra” constantemente. Al contrario de lo que sucede por ejemplo en Life is Strange, la aventura tiene un ritmo mas directo, al grano y sin muchos momentos de introspección mirando el horizonte con un fondo musical relajante. Eso es bueno y puede ser malo, dependerá de cada jugador y su manera de entender las obras de DOTNOD. Por mi parte, prefiero no pararme en cada objeto para ver lo que es, y optar por una pequeña descripción cuando fijamos la mirada en un punto de interés me parece todo un acierto.

¿En quién confiar si no puedes confiar ni en ti mismo?

Mientras que nuestra consciencia, doble moral o amigo imaginario no deja de ser otro personaje más que nos asesora en la aventura, donde encontramos una auténtica visión alternativa y cambios jugables es en el Palacio Mental. Cuando entramos dentro de nuestra psique el mundo cambia a nuestro alrededor, obviando los detalles que nos distraen y centrándonos solo en aquellos objetos importantes. Aplicaremos la lógica, veremos efectos de acción y reacción, y en definitiva, resolveremos acertijos para proseguir con la investigacion.

Sacaremos conclusiones de los hechos, aunque tampoco penséis que la historia nos permite desviarnos mucho del camino. De hecho, hay momentos absurdos donde si no realizas todas las acciones que el juego tiene estipulado, no te deja avanzar. Hay un caso muy sangrante que me sucedió en el cual estuve deambulando por una casa 5 minutos hasta que me di cuenta que lo único que me faltaba por hacer era subir una persiana de una ventana. No afectaba para nada al caso, pero te lo exigía el propio juego. Como henos recalcado, esta aventura es muy guiada, para bien y para mal, y eso implica que las decisiones son limitadas a excepción de algún momento más puntual.

Cuando el mundo es un huracán, te mantienes con calma en el centro

Tan directa es la propuesta del estudio, que apenas repetiremos escenarios. La obra de DONTNOD nos va emplazando en diferentes localizaciones, cada una de ellos muy diferentes entre si. Y lo mas importante, con una factura técnica (y fluidez, al menos en Series X) superior a lo visto en otras ocasiones. Eso también se aplica al protagonista. Volviendo a anteriores trabajos del estudio, me quiero centrar en Tell Me Why. Pese a la crudeza de los temas que ahí se tratan, los protagonistas parecían muy fríos, tanto en el habla como en sus expresiones. Eso se ha corregido con Sam, y aporta una mejor recreación facial que permite una mejor expresión y como consecuencia, que nos creamos la historia donde el es el partícipe absoluto. Donde hay mas “patinazo” es con el diseño del algún que otro personaje secundario, donde se nota que no han puesto tanto empeño como en los principales. Pero bueno, se perdona por el buen trabajo en líneas generales que encontramos.

Conclusión de Twin Mirror

DONTNOD vuelve a apostar por una aventura narrativa con el sello propio que las hace tan especiales. Eso si, en esta ocasión nos presenta un planteamiento algo distinto a lo acostumbrado. Twin Mirror prescinde de capítulos para presentar una historia con introducción, nudo y desenlace. Una historia que la vemos con los ojos de un adulto, Sam Higgins, en una lucha por averiguar qué yace tras la muerte de su amigo. Las dotes fantásticas y poderes sobrenaturales siguen estando vigentes, ya que Sam podrá hablar con su alter ego, y además entrar en un lugar donde la lógica lo es todo llamado Palacio Mental. A diferencia de otras apuestas del estudio, este título es mucho más directo, sin apenas exploración del entorno y sin una profundidad en los personajes como sí vemos en otros de sus proyectos. Esto permite que el ritmo no decaiga, aunque, bajo mi punto de vista,  se pierde parte del encanto que acompañaba a las otras propuestas.

Este análisis ha sido posible gracias a Bandai Namco, quienes nos han facilitado un código para poder realizar estas impresiones. Si estáis interesados en el juego, podéis adquirirlo en la Store oficial de Microsoft pinchando aquí.

Twin Mirror

29.99€
7.5

Nota Final

7.5/10

Pros

  • Gráficamente el mejor juego que el estudio ha hecho
  • Directo, fluido y al grano
  • Quitar los capítulos lo considero un acierto

Cons

  • Tan directo, que casi no empatizas con los personajes
  • La historia trasciendo a algo... genérico
  • Falta más narrativa sumergida "made in NORDOT"

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.