Conviértete en un cubo que tendrá que avanzar por escenarios repletos de puzles.

Se agradece de vez en cuando llegar a un juego que sabe exactamente lo que quiere hacer. O para ser más específicos, que no se dedique a disfrazar su escaso y quizá limitado contenido haciéndolo pasar por algo más profundo. Aunque esto pueda sonar a chino para aquellos que no son muy aficionados a los puzles (por aquí somos ya maestros gracias a los análisis realizados), hay que poner en relieve que un juego como este The Last Cube y a su desarrollador Improx Games han evitado totalmente caer en esta trampa. La trampa de asumir que su premisa necesita de una narrativa o más mecánicas para justificar lo que estamos viendo en pantalla.

Básicamente The Last Cube es un juego en el que controlamos un cubo aparentemente inteligente a través de escenarios de estilo cuadriculado. Durante estos escenarios deberemos estar pendientes a la aplicación de lo que el juego denomina “pegatinas” a cada una de las seis caras de tu cubo. A lo largo de cada nivel, unas fichas específicas albergan una habilidad determinada, indicada por un símbolo de color. Una de una cruz azul te permite girar en el acto sin tener que moverte de espacio. Otra que muestra cuatro cuadrados verdes más pequeños te otorga un clon que no sólo es controlable, sino que también puede tener pegatinas de colores aplicadas a sus propias caras. Hay algunas habilidades que, lamentablemente, no tienen la misma novedad ni el mismo potencial de uso independiente. Después de unos cuantos niveles llega una habilidad de color púrpura que simplemente te permite teletransportarte y que nos ayudará a cuando haya puzles con múltiples pegatinas para utilizar. Un proceso al que The Last Cube se ciñe durante gran parte de su tiempo de juego. Otra de las pegatinas por ejemplo es un círculo rojo que permite a tu cubo descender en diagonal desde una plataforma como si se bajara una escalera. Esto aporta gran diversidad a la hora de completar los niveles y se nos exhorta a intentar utilizar las pegatinas de manera correcta.

Aunque el orden natural de los niveles que hay que completar, con o sin la necesidad de encontrar todos los coleccionables opcionales, es un objetivo sencillo de completar si se le ponen las ganas necesarias, lo bueno de un juego como éste es en lo ingeniosos que son los niveles. Conseguir que la cara correcta se alinee con el espacio cuadriculado correcto suscita algunos de los momentos más satisfactorios y más frustrantes del juego. No sólo hay que pensar con suficiente antelación a largo plazo en cómo activar un panel determinado para habilitar dicho puente o puerta, sino que también hay que pensar con cierta antelación a corto plazo, en llegar a un punto en el que la cara deseada apunte correctamente hacia arriba, o hacia abajo, o incluso hacia un lado.

Los mejores momentos jugando a The Last Cube no giran necesariamente en torno a interruptores o dispositivos, ni siquiera en averiguar cómo conseguir una habilidad al otro lado de una fila de baldosas que borran todas las pegatinas si las pisas. Los momentos de mayor satisfacción están en conseguir la secuencia correcta de movimientos izquierda/derecha/arriba/abajo, justo para activar dicho interruptor o dispositivo. También está en los escenarios que requieren que se planifique específicamente a qué caras asignar ciertas habilidades para que el intento deseado llegue hasta el final.

Algunos echarán un vistazo a The Last Cube y nos les llamará absolutamente la atención. Y aunque los gráficos y el diseño artístico son elementos básicos y totalmente secundarios con respecto a la mecánica de su juego, es un juego que a los aficionados a los rompecabezas seguro que gustará. Sobre todo, es un juego que reconoce que no necesita la pretensión de temas más importantes o de una supuesta narrativa para involucrar a sus jugadores, emocionalmente o de otro modo. Quién iba a decir que dar la vuelta y girar un cubo para que quede orientado hacia el lado correcto podría ser tan divertido…

The Last Cube

19,99€
8

NOTA FINAL

8.0/10

Pros

  • Rompecabezas desafiantes y divertidos
  • El sistemas de las caras de los cubos
  • Perfecto para desconectar si estamos jugando a juegos más grandes y complejos

Cons

  • Algunos puzles nos pueden llegar a frustrar
  • Gráficamente puede pasar por un juego de móviles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.