Superepic The Entertainment War es la gran lucha de los jugadores contra las megacorporaciones como Regnantcorp

Undercoders se ha marcado un buen tanto tras el divertidisimo Conga Master y su muy recomendable juego de puzzles Slabwell que también tuvimos oportunidad de analizar en Comunidad Xbox. Pero el estudio catalán vuelve a la carga con una propuesta muy distinta a las anteriormente vistas, un metroidvania con una gran historia que contar y una jugabilidad exquisita que hará las delicias de todos los amantes del género plataformas y metroidvania. Hoy analizamos Superepic The Entertainment War, una aventura que toma el lore del mundo de los videojuegos y le da una vuelta muy interesante, mofándose de ello en cierto modo pero dejando las cosas muy claras.

¿Quienes son estas cerditas enmascaradas?

un metroidvania con una gran historia que contar

Superepic nos lleva a un mundo futuro donde todos los habitantes del planeta están enganchados a un montón de juegos “pay to win” de móvil. No pueden parar de jugar y Regnantcorp, la megacorporación creadora de tales juegos, lo sabe muy bien. Esta gran empresa ha conseguido crear un contenido nefasto para mantener a todos los seres vivos enganchados sin remedio a sus “cutre juegos”, pagando cada vez más por conseguir vidas extra o otra oportunidad diaria.

Los puntos de guardado está repartidos por todo el mapa.

Pero aún hay esperanza porque todavía quedan algunos en la resistencia que disfrutan día a día, sin que nadie los vea, de los juegos clásicos. Juegos donde la diversión y la jugabilidad lo eran todo. Tan Tan y su fiel compañera, la llama Ola, son los protagonistas de esta aventura en Superepic. Después de recibir un mensaje muy extraño de un enmascarado, deciden ponerse en marcha y entrar en la gran torre de Regnantcorp. Todo lo demás ya es historia de la buena.

Un cameo con un juego de 8 bits que es un completo alucine.

Undercorders ha conseguido crear en Superepic un símil perfecto sobre el mundo de los videojuegos y sobre como podría ser en un futuro si todo esto lo manejasen grandes empresas que quieren lucrarse a toda costa. Algo que me encanta de este metroidvania es su gran sentido de la justicia con humor, un humor lleno de detalles hacia “el lore” de los videojuegos en general muy bien usado. Sabe usar este humor para reírse de este noble arte y es algo que se agradece muchísimo. Ya os voy advirtiendo de que las risas durante vuestra partida están más que aseguradas.

superepic
Hay muchos tipos de enemigos bien diferenciados en Superepic

En Superepic disponemos de un gran arsenal para cada ataque

Pero vamos con la parte jugable de Superepic, donde gana muchos puntos por ser un apartado muy fino en el que destaca. Los combos aquí están a la orden del día ya que podremos combinar los tres ataques de nuestro protagonista como queramos. Al golpear a los enemigos hasta “reventarlos” ganamos más monedas que nos permitirán acceder a nuevas armas, objetos y mejoras para nuestros personajes. En Superepic disponemos de un gran arsenal para cada ataque que incluso podemos subir de nivel pero no queda ahí la cosa porque también tendremos a nuestra disposición movimientos y ataques especiales que nos desbloquearán incluso nuevas zonas, como lo hace el ya archiconocido doble salto.

Los jefazos son un punto y dicen verdades como puños como la que le corresponde a la zona de ocio para empleados.

Superepic tiene, como buen metroidvania, un gran mapa lleno de secretos por el que perdernos. Pero también hay que decir que no se hace pesado en la exploración. Esta muy bien conectado y las zonas se diferencian de maravilla. La zona de ocio para empleados es una gozada. Pero también es cierto que, para llegar a alguna zona nueva, las he pasado canutas porque he tenido que hacer uso de los movimientos especiales. Cogiendo bien el tiempo de estos movimientos se pueden realizar auténticas proezas así que, si te encuentras en un lugar que piensas que es inalcanzable, vuelvelo a intentar porque se puede llegar.

Los jefazos están muy currados aunque es verdad que no son muy dificiles.

La gran variedad de enemigos en Superepic es también un punto fuerte (y cual no!). Tenemos desde los cerdos que corren con su maletín, pasando por máquinas recreativas o drones que nos lanzan cajas, hasta ordenadores viejos, perros guardianes o caballos “forzudos” más difíciles de derrotar. La verdad es que va bien servido en cuanto a enemigos y también en cuanto a jefes finales donde lucen un diseño espectacular.

En el menú principal podemos cambiar tanto las armas como los objetos de Tan Tan y Ola.

Espera!, que aún no he terminado con la jugabilidad de Superepic y aún queda lo mejor. Ya que Regnantcorp es una malévola empresa de juegos para móvil, desde Undercoders han querido hacer incapie en este detalle para ofrecer un “cross-play” con los smartphones muy bien pensado. Los códigos QR son aquí el enlace con los juegos de Regnantcorp que, a menudo, nos soltarán claves de acceso para conseguir nuestros objetivos. Todo un acierto que le da un toque de originalidad extra a este metroidvania. También hay que mencionar, aunque sea por encima, que pasadas unas horas de juego desbloqueamos el “modo Rogue-like” que nos permite jugar a la aventura pero de otra manera. Es interesante y un gran acierto tener para elegir ambos modos ya que, si terminas la aventura principal, siempre puedes seguir jugando en este modo.

La zona de ocio para empleados está chulisima.

Vamos a hablar un poco de el excelente apartado técnico del que hace alarde Superepic. Un pixel-art muy detallado y mimado que crea animaciones geniales para todos y cada uno de los personajes que vemos en pantalla. Con los entornos tenemos también un trabajo soberbio que nos encandila en cada nueva zona que descubrimos pero claro, hay algo más y ese algo más es su apartado sonoro. Aquí Superepic luce también espectacular con una banda sonora original creada por el compositor Damian Sanchez. Unas composiciones pegadizas llenas de color y con un ritmo trepidante hacen que nuestra aventura por la torre de Regnantcorp sea la más épica de toda la historia.

Conclusiones

Superepic The entertainment War es, para mi, el metroidvania del año. Llega con una apuesta fresca que desprende carisma por los cuatro costados y haciendo uso del humor como pocos han conseguido en años. Sin duda alguna es un juego muy a tener en cuenta tanto si eres amante del genero como si nunca has entrado en el porque resulta accesible y muy divertido desde el principio. También es un gran juego para iniciar a los más pequeños en este género ya que, sin ser fácil, el sistema de combos y los personajes hacen que todo el mundo se sienta genial a los mandos. Con una duración de unas diez horas si lo quieres conseguir todo y al precio que sale es el regalo perfecto para estas navidad. ¡Que gran aventura habéis creado!

Superepic The Entertainment War

14,99 €
9.4

Diversión/Jugabilidad

9.5/10

Gráficos

9.5/10

Sonido

9.5/10

Historia/Duración

9.0/10

Pros

  • Divertido y accesible de principio a fin
  • Un mapa muy bien planteado y conectado.
  • Muchas zonas y mucha variedad de enemigos.

Cons

  • Alguna zona puede parecer imposible de alcanzar
  • Es una lástima que no sea más grande aún.
  • La accesibilidad está bien pero más dificultad en los jefazos tampoco estaría mal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.