La formación de Suicide Squad no es tan mala… aunque tampoco hacen un trabajo muy bueno. Un poco complicado, ¿no?

Si hay un juego que se ha cubierto hasta arriba de polémica es lo último de Rocksteady Studios. Después del gran sabor de boca que nos dejó el estudio gracias a la saga de Batman, las expectativas estaban muy altas por su nuevo trabajo. Pero toda esa ilusión se desinfló cuando vimos el primer tráiler jugable de Suicide Squad. A los jugadores no les gustó ciertas mecánicas jugables que transmitía el vídeo, y por suerte, la compañía recibió ese feedback para reconducir su obra. Gracias a eso, hoy tenemos un título diferente que, aunque posee esa esencia vista en los primeros tráilers, consigue aportar una serie de ideas muy bien implementadas como explicaremos en el siguiente análisis. ¿Listo para la acción?

¡Los malos al poder!

Como hemos visto en las últimas películas, el Escuadrón Suicida no es más que un grupo de villanos a los que se le encarga una misión imposible de completar. Y aunque en las filmografías hemos visto la participación de muchos malos de DC Cómics, en esta ocasión el protagonismo recaerá sobre cuatro personajes. Harley Queen, Capitán Boomerang, Deadshot y King Shark. Un compendio de caracteres muy diferentes con un único objetivo: parar la amenaza que Brainiac está expandiendo sobre Metrópolis. Una amenaza muy seria, ya que los principales héroes han caído o están siendo controlados para realizar el mal por las calles de la ciudad.

Batman, Superman, Linterna Verde y otro gran elenco de superhéroes han caído bajo el yugo de un mal mayor. Para cualquier fan de los cómics, ver a esta serie de personajes cometiendo crímenes puede ser muy tentador. Resulta extremadamente curioso contemplar al Caballero Oscuro matando civiles sin discreción. Tampoco está nada mal ver el apoyo que otros villanos nos ofrecen para combatir el mal, y es que aparecen nombres tan relevantes como el propio Pingüino o incluso Hiedra Venenosa. Vamos, que tenemos un fan-service en toda regla.

Gatillo fácil

Todo este compendio de celebridades de DC Comics hacen que las primeras horas de Suicide Squad sean realmente interesantes. Es una gozada recorrer la ciudad de Metrópolis en una guerra a priori, imposible de vencer. Aparte de las misiones principales que giran en torno a la Liga de la Justicia, tampoco faltarán las opciones secundarias, con nuevos y viejos conocidos que nos pedirán un ratito de nuestro preciado tiempo para cumplir una serie de favores. A grandes rasgos y como ya he dicho, la experiencia al principio puede resultar bastante satisfactoria… aunque después vienen las curvas.

Hay un momento en la aventura donde se le empiezan a ver las orejas al lobo. Y no es malo, si sabemos las expectativas. Pasadas unas horas las misiones secundarias abundan más que las principales, y ambas empiezan a ser muy parecidas. Proteger una zona de los enemigos, soportar oleada tras oleada, buscar civiles escondidos por los edificios y variaciones similares. El principal problema es que hagas lo que hagas, todo se resuelve de la misma manera, y eso puede quemar si le dedicamos mucho tiempo seguido. Eso salvo que disfrutes la aventura en su vertiente cooperativa con otros tres amigos, donde toda la experiencia coge un tono completamente más alocado y divertido.

Todos para uno y uno para todos

Por suerte, el gunplay me resulta muy satisfactorio. Es una pasada controlar a cada miembro del Escuadrón Suicida. Cada integrante tiene su set de movimientos, se controlan de manera diferente y sus armas cambian dependiendo a quién controles. Es una maravilla moverse con Harley Queen con su gancho, alternar con los saltos titánicos de King Shark o hacer el uso del teletransporte de Capitán Boomerang. Y eso permite que cada usuario busque la manera de jugar que mas cómoda le resulte dependiendo del protagonista en cuestión. Aunque hay riesgos si hacemos eso…

Suicide Squad sabe que nos podemos acomodar con el control de un malote, así que ha puesto cartas en el asunto. Habrá misiones donde ciertos protagonistas estarán más “mentalizados” que otros, y de esa forma tendrán un bonus de experiencia y sus habilidades se verán potenciadas hasta que acabe la misión. Además, el nivel de experiencia es diferente en cada héroe (o villano, ya me entendéis), y si queremos tener un equipo igualado, más vale que nos desempeñemos medianamente bien con los cuatro.

Otra baliza con suministros

Hay otro tema que puede generar un poco de disconformidad, y es la esencia shooter-looter que tiene el juego. No hay misión donde no recibamos recompensas de armas, aumentos y otro tipo de artefactos. Es la naturaleza del juego y hay que aprender a disociar esta propuesta de cualquier título de Batman hecho por Rocksteady. Que encontremos más o menos fusiles y escopetas no interfiere significativamente en el devenir de la trama, pero es cierto que se puede hacer algo molesto. En mi caso personal, me rompía mucho el ritmo entre misión y misión. Demasiada customización cuando lo único que el jugador quiere es liare a tiros por toda la ciudad.

No da tiempo a preparar palomitas

En su apartado audiovisual, estamos ante un juego muy notable. El modelado de personajes me parece muy acertado, y aunque no tienen la cara de los actores reales, a mi no me ha chocado en exceso. La manera que tienen de actuar, la expresividad de sus caras (especialmente Capitán Boomerang y Harley Queen) y ese humor que llevan entre ellos que me recuerdan a los chascarrillos que se soltaban los integrantes de Guardianes de la Galaxia. El sonido está muy bien, con temas pegadizos, unos efectos contundentes y lo mejor: voces en nuestro idioma con muy buenos niveles de producción. Hay secuencias donde pareces estar viendo una película en vez de un videojuego.

Conclusión de Suicide Squad: Kill the Justice League

Puede que la sombra de Batman sea más larga de la que Rocksteady pensaba, y aunque han realizado un trabajo diferente, el Caballero Oscuro ha perjudicado a este lanzamiento. Si os gustan los juegos de disparos con cierta naturaleza shooter-looter, estás ante un buen candidato. La gran diferenciación entre personajes, su aspecto técnico y su jugabilidad está muy bien realizado. Resulta igual de divertido seleccionar a cualquiera de los cuatro locos que componen el equipo y resulta muy entretenido luchar contra los héroes que han protagonizado los cómics que todos conocemos.

Eso sí, hay fallos. Especialmente se hace pesada la esencia de las misiones, ya sean principales a secundarias. Aunque haya que cumplir tareas diferentes, al final todo se solucionará de la misma manera: llenando de plomo todo aquellos que veamos en pantalla. A ver…es un juego enfocado a eso, pero podían haber dado una vuelta de tuerca a cada personaje. Todavía hay tiempo para redimirse, y es que habrá que ver qué sorpresas nos depara el estudio con la lanzamiento de la primera temporada, con el reclamo de El Joker como personaje controlable.

Suicide Squad: Kill the Justice League

79.99€
7.5

Nota Final

7.5/10

Pros

  • Cada villano tiene su propia jugabilidad
  • Buenos diálogos, y además doblados al español
  • Opción cooperativa muy entretenida

Cons

  • Las mecánicas shooter-looter se notan algo forzadas
  • Misiones un tanto repetitivas
  • No hay suficiente profundidad en los personajes: ni los buenos ni los malos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.