En Speed Limit más nos vale saber manejar todos los vehículos si queremos ver un nuevo amanecer

Un viaje rutinario en el metro puede convertirse en toda una aventura. De estar mirando al infinito dejando la mente en blanco, a ser protagonista de una persecución que ni en la mejor película de acción. Hay que luchar por sobrevivir, y en Speed Limit tendremos que poner toda la carne en el asador si queremos ver un nuevo amanecer. Una propuesta de Chorus Worldwide Games y Gamechuck que, más que un juego en sí, podríamos considerarlo toda una experiencia a los mandos. Amantes de los desafíos y de los speed-runs, seguid leyendo porque puede que este análisis os interese.

Adictivo, rápido, letal

Speed Limit, como su nombre indica, basa sus mecánicas en los reflejos, en la velocidad y en conocer los controles y mecánicas que envuelven a cada fase. Nosotros controlaremos a un buen hombre que, sin quererlo ni beberlo, recibe una pistola en el vagón de un tren. A partir de ese momento, su viaje anodino da un giro de 360 grados, ya que todo un ejercito de mafiosos irá tras nuestra cabeza. Empezaremos a escapar por los vagones, pero pantalla tras pantalla todo se irá magnificando de una manera tan absurdamente fantástica que no podrás dejar de jugar hasta ver el final de esta persecución.

¿De verdad puedo manejar este caza?

Uno de las características que más me gustan en esta propuesta indie es la gran variedad de situaciones y cómo sus mecánicas jugables cambian completamente de una fase a otra. Todo, cómo no, tomando por testigo la jugabilidad y esencia gráfica que poseían los juegos de 8 bits. De estar en un run´n gun por los vagones del tren, pasaremos a conducir un coche con una vista aérea que nos recordará a clásicos como Spy Hunter. De ahí saltaremos a una fase de motos con una cámara que nos recordará al mítico Out Run, y así iremos enlazando pantallas hasta llegar al culmen donde manejaremos un caza, recogiendo el testigo de Afterburner.

El tiempo: nuestro amigo y enemigo

Pensaréis que he destripado el juego contando cómo es la fase final del juego, pero os aseguro que el objetivo de Speed Limit no es ver los créditos una vez superes todos los desafíos. Parte de la gracia del título reside en su dificultad, bastante elevada y hará que muramos en mil y una ocasiones. Hay que ser rápido de reflejos y entender bien los controles para salir airosos de las situaciones. Pero eso no es todo, sino que el juego se presta a que juguemos “en bucle”, una partida tras otra con la única finalidad de batir nuestro propio tiempo. Y os aseguro que dan ganas de rejugarlo.

Como un juego de NES, pero con vidas infinitas

Puede que la estética pixel-art que presenta el título ya sea algo manida en muchos de los juegos que engrosan el catálogo de juegos independientes, pero en Speed Limit funciona a la perfección. Encaja principalmente por la naturaleza de la propia propuesta, pero es que además consiguen gracias a este recurso crear multitud de situaciones, cambios de cámara. Diferentes ambientaciones que serían mucho más engorrosas de realizar si hubiesen optado por otro recurso artístico. Además, el estudio Gamechuck se lo “ha currado” en este ámbito, con diseños de personaje y escenario hechos a mano, sin tirar de plantillas o recursos genéricos.

Conclusión de Speed Limit

Locura total. Speed Limit se postula como uno de esos juegos desafiantes que “pican” al jugador de muchas maneras. La sucesión de fases hará que no dejemos de jugar hasta que no demos una “vuelta completa” a su aventura principal. Con esa estética pixelada, es raro no acordarse de clásicos de la época. Eso sí, todos con un toque más de dificultad para que saquemos lo mejor de nosotros mismos, dejando la piel en cada fase e interiorizando las mecánicas para salir airosos de cada situación. Si eres un fanático de los tiempos y te molan los speed-runs, echa un vistazo a Speed Limit. Una experiencia muy gratificante de principio a fin, pese a la corta duración que posee.

Si estáis interesados en el juego, podéis obtener más información en su página oficial pinchando aquí. Speed Limit saldrá a la venta el próximo 19 de Febrero en la familia Xbox, con otras fechas para el resto de plataformas.

Speed Limit

6.5

Nota Final

6.5/10

Pros

  • Variedad de ambientaciones y mecánicas
  • Una vez que interiorizas los controles, es una pasada
  • Los tiempos se marcan por fases, y ayudan en tu objetivo de superarlos

Cons

  • Muy corto, demasiado
  • El aprendizaje de los niveles juega en contra
  • Un competitivo online le hubiese sentado de maravilla para hacer competiciones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.