Análisis de Sifu para Xbox Series X.

Seguro que alguna vez has visto una película de Jackie Chan o Bruce Lee. Patadas voladoras, barridos, metralletas de puñetazos, cualquier tipo de objeto usado como arma defensiva. Son todo un espectáculo. El año pasado, la desarrolladora Sloclap consiguió con creces recrear estas vistosas peleas con Sifu. El título salió inicialmente en PlayStation, PC y Nintendo Switch, pero este año finalmente ha conseguido ver la luz en Xbox, tanto en físico como en digital.

Sifu es un juego que lleva el género beat’em up a otro nivel gracias a una puesta en escena en 3 dimensiones y un combate muy pulido que es fácil de aprender, pero difícil de dominar. Si estáis listos para seguir el meticuloso camino de las artes marciales, es el momento de comenzar nuestro análisis.

Una vida dedicada a la venganza

Estamos en China. Durante una tormentosa noche, cinco figuras vestidas de negro irrumpen en un templo de artes marciales. Su objetivo es acabar con el maestro de dicho santuario y hacerse con un misterioso cofre que custodia. Al final lo acaban consiguiendo.

Nuestro protagonista de esta historia es el hijo (o la hija) del maestro, que ve con sus propios ojos cómo su padre es asesinado. Tras esto, los ejecutores deciden no dejar cabos sueltos y acabar también con él. Pero por algún motivo, no acaba muriendo. Es entonces cuando empezará un camino de venganza y descubrimiento para este aprendiz. Entrenará y luchará sin cesar hasta completar su objetivo.

Sifu historia

Después de esta secuencia y un tutorial que servirá también como créditos iniciales, el juego nos sitúa en nuestro wuguan. Una humilde casa será nuestro refugio y hará la función de lobby o eje central de toda la aventura. Desde aquí accederemos a las cinco zonas que regentan cada líder de la banda. Además, en este lugar podremos ir recopilando información que revelará partes de la trama.

Dar cera, pulir cera

Como decíamos al principio, Sifu es un título que pertenece al género beat’em up. Sus controles principales están basados en el ABC de este tipo de juegos: un botón para golpes normales, otro para golpes fuertes y otro para bloquear. Por supuesto, también podremos usar armas u objetos del escenario. Bien como herramientas ofensivas o para lanzárselas a los enemigos para desestabilizarles. Pero lo que hace especial a la obra de Sloclap es su apartado en tres dimensiones y la mecánica del “equilibrio”.

Como si fuera la postura de Sekiro, tanto nuestro personaje como los enemigos tendrán una barra debajo de la vida. Dicha barra se irá llenando conforme bloqueemos ataques y, si se llena, acabaremos estando vulnerables un tiempo ante nuestros rivales. Para evitar esto, habrá que dominar otros métodos de defensa que nos ofrece el juego: el desvío y la esquiva. El primero no es otra cosa que un parry, si bloqueamos a tiempo tendremos una buena ventana para contraatacar. En cuanto a la esquiva, servirá también para evitar ataques fuertes que no se pueden bloquear ni desviar y, de paso, mejorará nuestra postura.

Sifu gameplay

Por otra parte, si conseguimos llenar la barra de postura de nuestro rival, podremos ejecutar un combo de golpes que le dejará completamente KO hará que recuperemos algo de vida. ¿Significa esto que el juego nos premia por ser agresivos en combate? Pues sí y no. No está garantizado que estas ejecuciones sean siempre efectivas. Algunos enemigos serán capaces de parar este movimiento mortal, lo que les hará recuperar toda su barra de salud y volver a la lucha como combatientes más confiados y feroces.

La experiencia hace al maestro

Otra mecánica muy interesante de Sifu es la edad. Nuestro protagonista comenzará su cruzada con 20 años. Gracias a un mágico talismán que portamos, la muerte no nos afecta. O al menos en parte, pues cada vez que nos derroten iremos sumando años. Si caemos 1 vez, se nos sumará 1 año a nuestra edad. Pero si mordemos el polvo 2, 3, 4 o más veces, se nos añadirá esta cifra de forma exponencial. Con lo cual, cuanto más nos derroten, más rápido envejeceremos.

Sifu edad

Además, cuando cambiemos de década, nuestra barra de vida disminuirá, pero nuestra fuerza aumenta. Un reflejo de que la experiencia se gana con la edad, pero el cuerpo se va debilitando. Al sobrepasar los setenta años, la muerte será inevitable y tendremos que repetir el nivel desde el principio. No obstante, también podremos disminuir la acumulación de años derrotando a determinados enemigos fuertes.

Dominar las artes marciales requiere años de entrenamiento

Cabe destacar que cada nivel dependerá de nuestros resultados del anterior. Es decir, si superamos la primera zona con 40 años, esta será la edad que tengamos al comienzo de la segunda. Si queremos completar la historia (sobre todo desde el nivel de dificultad medio en adelante), tocará repetir algún que otro nivel para reducir la edad y llegar cada vez más jóvenes hasta ese jefe que nos ha dado una buena paliza en anteriores runs. Esto hace que el título goce cierta esencia de roguelite.

Sifu habilidades

Hay que dejar claro que Sifu no es un juego fácil, pero tampoco es frustrante. Dominar las artes marciales es, literalmente, una tarea que nos costará toda una vida, como al protagonista del título. Pero el diseño de los escenarios y las mecánicas de combate están pensadas para que lo volvamos a intentar una y otra vez. De esta manera, poco a poco sentiremos que nos vamos convirtiendo en maestros del kung-fu. Hasta que llegue el punto en el que limpiemos salas enteras de matones sin darnos cuenta. También ayudará mucho que, con la experiencia adquirida en combate, podamos desbloquear técnicas nuevas para nuestro personaje cuando “muramos” o que podamos mejorar nuestras características en varios tótems repartidos por los escenarios.

Bienvenido al club de la lucha

Si bien la campaña de Sifu puede hacerse algo corta, aún habiendo superado todos sus retos, la obra ha añadido las Arenas para paliar este problema. Este modo de juego nos retará a completar varios desafíos de habilidad a los mandos. Entre estas pruebas encontraremos retos como sobrevivir a un número determinado de oleadas de enemigos manteniendo cierta edad, usando solo parrys para defendernos o acabar con determinados objetivos dentro de un límite de tiempo.

Además, algunos desafíos añadirán modificadores que hacen las partidas mucho más interesantes e incluso recrean escenas míticas de películas.

Sifu Arenas

Sifu es puro cine de acción

Como guinda del pastel, la obra de Sloclap muestra un apartado artístico bastante peculiar, con sombras muy marcadas en los personajes que dan la sensación de estar viendo una novela gráfica. Es un estilo sencillo pero efectivo. Esto suma más puntos con un diseño de escenarios detallado y variado inspirados en muchas películas.

Lo mismo estamos peleando en un club nocturno, con luces de neón que parpadean al ritmo de música synthwave,que en un museo de arte moderno muy parecido al de la segunda entrega de John Wick o en un jardín zen nevado sacado directamente de Kill Bill. Todos ellos juegan con las luces y las sombras para ofrecernos un espectáculo visual brutal. Además, las tres dimensiones hacen que podamos explorar un poco estos lugares y nos deleitemos aún más.

Sifu apartado técnico

Por si fuera poco, los movimientos de lucha de los personajes están muy logrados, gracias a que se han recreado a través de tecnología motion capture. Golpear, esquivar, desviar o bloquear se siente tan real que creeremos que somos el mismísimo Bruce Lee.

En definitiva

Sifu revoluciona la longeva fórmula de los “yo contra el barrio” con un apartado en tres dimensiones, un estilo de combate muy meticuloso y una original mecánica de tiempo que llega a convertirlo casi en un roguelite. Sloclap nos ofrece un título desafiante pero justo, no apto para débiles de reflejos, que nos obligará más de una vez a repetir niveles para superarnos a nosotros mismos. Pero nadie ha dicho que dominar el auténtico kung-fu Pak Mei sea una tarea fácil. Con una trama de venganza como hilo conductor, iremos recorriendo diferentes escenarios que derrochan color y personalidad. Si a esto le añadimos las espectaculares coreografías de pelea, nos encontramos ante todo un sueño de artes marciales.

Sifu

39,99 €
9

9.0/10

Pros

  • Combate muy pulido y meticuloso
  • La original mecánica de la edad
  • Escenarios muy rejugables
  • Jefes variados con estrategias diferentes
  • Sobresaliente apartado visual y sonoro

Cons

  • La cámara a veces se coloca demasiado cerca y crea puntos ciegos
  • Al principio puede hacerse cuesta arriba si no eres muy hábil con el mando

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.