Un RTS muy modesto pero con una propuesta muy interesante y más profundidad de la que parece a simple vista

Hay videojuegos que más allá de su propuesta jugable tienen un trasfondo y origen muy interesantes que ya casi merecen la pena sólo por ello. Es el caso de RIOT: Civil Unrest que nos trae el pequeño estudio italiano IV Productions y es distribuído por Merge Games Ltd.

La idea original del juego es obra de Leonard Menchiari, quien vivió en primera persona los disturbios por las protestas italianas del No TAV (unos grandes disturbios que hubo en Italia en los 90 por las protestas de los ecologistas al impacto que iba a tener la construcción de un nuevo tren de Alta Velocidad entre Turín y Lyon).

A partir de ahí han creado el juego para contar las historias y expresar los sentimientos experimentados en estos enfrentamientos. ¿Qué hace que la multitud se comporte de forma tan violenta? A menudo superados en número, ¿cómo se sienten los policías durante el conflicto? RIOT: Civil Unrest  le da al jugador la oportunidad de experimentar ambos lados de la pelea, una pelea sin ganadores. ¿Quién tiene razón y quién no?

Planteado como un juego de estrategia por turnos, con un acabado gráfico y técnico muy humilde y casi encantador (nos recuerda a los juegos de Spectrum de los 90) aunque a decir verdad, algo escaso para todo lo que quiere el juego hacer (luego profund¡zaremos), RIOT: Civil Unrest nos llevará por grandes conflictos reales donde, batalla campal a batalla campal, escenario tras escenario (una de las virtudes del juego es que pese a su píxel art reconoceremos perfectamente algunos de ellos) viviremos estos disturbios desde el lado que queramos: como las fuerzas de seguridad o como los manifestantes.

Hay cuatro campañas principales, cuatro historias (reales, volvemos a insistir) que podremos recrear, desde el bando que elijamos: La primera es No Tav, y describe cuatro momentos de la lucha de la que os hablaba antes (en la que participó realmente el creador del juego). La segunda, Indignados, nos toca muy de cerca ya que describe algunos momentos del movimiento español 15 M; así que lo mismo hasta algunos estuvísteis en aquella movida… La tercera es Keratea, en la que los habitantes del pueblo griego del mismo nombre se unen para parar la construcción de un vertedero ilegal que se está levantando cerca de sus casas y la cuarta se ambienta en las revueltas de la Primavera Árabe del Egipto de hace unos años. Pero iremos desbloqueando nuevos escenarios a medida que avancemos.

Comenzando con lo puramente jugable, tras elegir bando y escenario, dispondremos de unas sencillas acciones para nuestro grupo donde hay dos grandes parámetros a definir: posición y actitud. Cada una de nuestras escuadras habrá que colocarla convenientemente por el escenario y habrá que definir su actitud frente al rival: defensiva, amenazante, hostil… Ambas cosas influirán en el oponente (sean manifestantes o policías) que tenemos delante y provocarán una reacción.

Podremos configurar cada “manifa” antes de empezar decidiendo parámetros como las armas que llevarán los protestantes o cúanta gente participará.

No hay trucos ni seguridad nunca. Ser demasiado hostil puede provocar una reacción de furia desmedida que nos sobrepase, pero ser demasiado espectante o pasivo puede tomarse por debilidad y nos pasarán por encima. El factor de la Moral de nuestras escuadras es fundamental: un pequeño grupo de manifestantes henchidos de orgullo puede echar a un gran grupo de antidisturbios poco motivados, y viceversa.

Poco a poco iremos tomándole la medida y con sencillas acciones por turnos (pero que se ven en tiempo real) conseguiremos nuestro objetivo: echar a los policías o disolver a los manifestantes, según con quién estemos jugando.

Gráficamente ya lo estáis viendo, es un pixel art muy simple pero que funciona bien, auque en ciertos momentos hay demasiado follón de píxeles en pantalla. Toque nostálgico para los veteranos que jugábamos en Spectrum y similares, pero que puede no gustar a los jugadores más jóvenes. Además puede jugarse a dos jugadores en pantalla partida, lo que no ayuda mucho a la claridad de imagen pero aumenta la diversión.

Técnicamente va todo bien y fluído, los controles reponden muy bien y aunque nos hubiesen gustado más acciones disponibles y aunque a veces hay cierta desincronización de nuestras escuadras a nuestras órdenes, en general se deja jugar bien si os va la estrategia.

La música es sencillota pero acompaña bien sin molestar y los textos y menús (no hay voces) están en varios idiomas, incluído el español.

Conclusiones:

RIOT :Civil Unrest es una propuesta muy diferente a otros juegos de estrategia. Propone situaciones reales (que incluso a lo mejor has vivido) y la moral tiene un peso en el juego. Delante no tienes extraterrestres o robots; tienes personas que luchan por sus derechos o cumplen con su obligación. No es un gran juego en lo técnico y gráfico, pero es un buen RTS y apuesta por algo nuevo que podría tener continuidad.

Hemos realizado este análisis en Xbox One S con un código de descarga proporcionado por Merge Games, a los que damos las gracias.

RIOT: Civil Unrest

19,99 €
6

Gráficos

4.0/10

Sonido

5.5/10

Jugabilidad

7.5/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • Una temática nunca vista: conflictos reales
  • Estrategia bien balanceada
  • Muchos escenarios bien recreados y reconocibles
  • Modo a dos a pantalla partida

Cons

  • Graficamente no destaca en nada
  • Necesita alguna opción más entre las acciones a elegir
  • A veces hay mucha confusión en pantalla