Double Fine vuelve a firmar un trabajo “marca de la casa” gracias a Psychonauts 2

Quien me conozca un poco sabrá que tengo especial predilección por Psychonauts. Sus mecánicas basadas en las plataformas, la originalidad que irradian sus protagonistas y las mil situaciones que vivimos a los mandos lo hacen un título divertido y ameno de principio a fin. No son pocas las veces que he dicho que ha sido la obra magna de Double Fine; el trabajo que define la personalidad del estudio… hasta ahora. Con más tiempo (y dinero) ha sido el momento de que la locura invada nuestra consola. Prepárate para vivir momentos psicodélicos, psicotrópicos y “psicoalucinantes” con las aventuras de Raz en Psychonauts 2, ganando por méritos propios la excelencia dentro de los juegos de plataformas.

El poder de la mente

La historia en esta segunda iteración prosigue después de los hechos acontecidos en la primera entrega. No pasa nada si no has jugado al primer Psychonauts. Aparte de profundizar en algún personaje secundario, son juegos independientes el uno del otro. Aun así, al comienzo de la aventura tendremos un resumen sobre los eventos más importantes de la primera parte.

Si queréis conocer más a fondo la entrega original, no te pierdas nuestro retro-análisis pinchando aquí.

Nosotros seguiremos tomando el control de Raz, un niño con grandes dotes psíquicas que, después de pasar un verano “movidito” en el campamento para entrenamiento mental, es reclutado por los Psychonauts. Comenzaremos nuestra etapa “profesional” siendo el becario de turno en la gran base de operaciones, pero pasará poco tiempo para que nos involucremos en una misión importante: parar a Malígula y a sus acólitos.

Un viaje astral donde no habrá límites

Las diferencias con la primera parte son apabullantes. Psychonauts 2 es mucho más amplio, en todos los sentidos. Conoceremos a nuevos y viejos amigos, cada uno de ellos con su propia personalidad y estilo. Incluso llegaremos a involucrarnos con nuestra familia cirquense que vendrá a visitarnos. Ya no sólo se amplía el elenco de personajes secundarios que acabo de comentar, sino que las zonas de exploración también se abren de una manera brutal.

Sinceramente, me quedé loco (nunca mejor dicho) cuando contemplé el mundo de posibilidades ante mí. Es cierto que los primeros compases del juego son más guiados, pero llega un momento donde nos dan libertad de exploración…y vaya exploración. Ya no solo saldremos de nuestra base y habrá grandes zonas abiertas, sino que las propias fases en la mente de nuestras “victimas” son enormes.

Cada mente es un mundo

Por poner un ejemplo rápido, en el último tráiler que Double Fine lanzó, pudimos ver cómo nos desplazábamos con una furgoneta hippie por espacios abiertos. Pues bien, eso pertenece a un pensamiento intrínseco de otro pensamiento más generalizado. Vamos, que no no son mecánicas de la aventura principal, sino algo esporádico y puntual para un momento concreto. Por cierto, esa localización en particular es una pasada a nivel audiovisual, con claras referencias a los momentos más “flower-power” de Los Beatles, y con un Black Jack que hace un trabajo enorme.

¿No se te olvida nada?

La exploración y recolección de objetos de diversa índole, aparte de alargar el juego, tiene un motivo más importante como es subir el rango de Raz. Cuantos más niveles subamos, más puntos de habilidad tendremos para gastar en nuestros poderes. Se hacen especialmente importantes, básicamente porque algunas de estas habilidades cuando las desarrollamos nos darán acceso a otras zonas que de otra forma serían inaccesibles.

Según vayamos progresando en Psychonauts 2 iremos recibiendo estos poderes. Comenzaremos por viejas conocidas, como la esfera gravitacional o la piroquinesis, pero iremos consiguiendo otras dotes como la cronopompa o la conexión mental. Por suerte, la progresión y presentación de los poderes es de manera suave, y no nos costará hacernos con el control.

¡Puños fuera!

Muchas veces nuestros poderes mentales habrá que ponerlos en juego para los momentos de plataformas, pero no siempre es así. Habrá situaciones muy particulares donde a través de la conexión mental tendremos que juntar pensamientos y de esa forma hacer cambiar la forma de pensar del individuo. Además, existe el factor combate, donde podremos arrasar a los enemigos con multitud de ataques.

Precisamente el combate es lo que peor resuelto está dentro del juego. No se siente fluido, y aunque tenemos un ataque para esquivar, no acaba de funcionar de manera correcta. Podemos golpear con nuestros puños, pero al menos en mi caso, casi siempre he preferido antes el combate a distancia que el cuerpo a cuerpo debido a la mala respuesta cuando estamos cerca del rival. Creo que Double Fine lo sabe, ya que no habrá muchos combates y todo se basa más en la exploración.

Pon un Psychonauts en tu vida

Volviendo a la exploración, puedo entender que haya usuarios que no estén convencidos con estos grandes espacios abiertos de los que consta Psychonauts 2. Venimos de una primera entrega más lineal, con una historia más directa. Aquí todo se expande, y aparte de misiones principales, hay también algunas con cierto “tufillo” a recadero. Pero da igual, porque van completándose solas a poco que escudriñemos el escenario por pura curiosidad. Es una entrega para vivirla de manera tranquila, sin prisas por llegar al final. Si tenemos que estar 2 horas en la mente de una persona, pues estamos dos horas. Aquí se disfruta más el camino que el propio final del título.

Que nuestras capacidades sensoriales se alteren con el juego

No podía dejar de lado su apartado visual. Es un cambio radical lo que los chicos de Double Fine han hecho en su obra. Todo va fluido como la seda, las animaciones son geniales y los escenarios… ya me he cansado de alabar la cantidad de detalles. Todo es único. Todo es marca de la casa. Todo es color. La cara de los personajes, la diferencia contrastada de ambientes que hay entre un plano mental y otro, los cambios de cámara, etc. Hay tantos cambios visuales que son imposible describirlos. Ya digo, puede que al principio nos parezca una aventura convencional, pero cuando se abren las puertas de la base, todo cambia.

De hecho, cuando se abren las puertas de la citada base, hasta la música pega un subidón enorme. Las composiciones casan perfectamente con el tono distendido de la aventura, y a veces hasta evocan situaciones familiares que todos hemos visto en alguna serie/película. Tendremos subtítulos en español, y aunque la voces sean en inglés, son muy divertidas. En ocasiones, por su tono y expresiones, parece que estamos ante Los Muppets (o teleñecos, como queráis decirlo). En definitiva, mucho se ha dicho sobre el aspecto audiovisual de Psychonauts 2, pero mejor hecho no puede estar. Es fiel a sus principios, a sus locuras, y de nada vale parecer más “realista” cuando el juego quiere evocar otro tipo de sensaciones.

Conclusión de Psychonauts 2

Tengo la sensación de que he escrito mucho, pero no he dicho nada. El nuevo trabajo de Double Fine sube el listón que marcó el primer Psychonauts, con una mayor profundidad de personajes, de localizaciones, de mecánicas, de narrativa…de todo. Habrá gente que no sea tan amiga de la exploración, y lo puedo llegar a entender. Este juego es mucho más contemplativo, más largo y requiere tomarlo con calma, sin prisa.

El único aspecto donde el juego patina un poco es en el combate, donde Raz no responde con soltura. Por suerte, serán pocos estos momentos de enfrentamientos directos con los enemigos, ya que todo se centrará más en los saltos. Visualmente es una maravilla, con un estilo artístico que irradia personalidad y que se aleja de todo lo visto hasta el momento. No tiene un realismo increíble, pero tampoco lo necesita.

Lo único que debemos pedir al juego es sorpresa tras sorpresa. Pasar de una situación esperpéntica a otra que nos vuele la cabeza. Saltar de un mundo hippie a otro donde el suelo son encías con dientes. Y de ahí, saltar al circo familiar o a un casino de lo más particular. Y así progresivamente para no perder ni un ápice de interés en ningún momento. Y os aseguro que no se pierde. Gracias Double Fine y gracias Tim Schafer por permitirnos saltar de sueño en sueño.

Agradecemos a Microsoft la copia de Psychonauts 2 recibida con antelación para la realización de este análisis. Os recordamos que podéis adquirir el juego en la Store oficial de Xbox, y si sois suscriptores de Xbox Game Pass, descargarlo desde el mismo día de su lanzamiento.

Psychonauts 2

59.99€
9.5

Nota Final

9.5/10

Pros

  • La originalidad rebosa por todos los lados
  • Los saltos y momentos de "plataformeo" funcionan de manera impecable
  • Buen espectáculo audiovisual

Cons

  • El combate patina un poco
  • Si no te gusta la exploración... lo pasarás algo mal
  • Puedes sentirte perdido en alguna misión principal/secundaria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.