Puede que recuerdes Myst con nostalgia… o con auténtico pavor

Cuando anunciaron hace pocos días que el clásico Myst volvía a consolas de actual generación, no pude sino alegrarme. Pocos juegos me embelesaron tanto como esta propuesta y me tuvieron dándole vueltas al coco hasta sacar sus puzles. Un título sin igual, que gracias al buen hacer del estudio Cyan Worlds, podemos volver a revivir. Eso sí, hay que prepararse mentalmente, pues la contemplación, interpretación de sus rompecabezas e intuición (que a veces hace falta) puede sacar de quicio a más de un jugador. Una aventura contemplativa que te invito a descubrir, en primera instancia, con nuestro análisis.

Esencia clásica en un envoltorio nuevo

No es la primera vez que esta aclamada saga aterriza en consolas de Microsoft. Un servidor pudo probar en la Xbox original Myst III: Exile y bueno… digamos que no era el tiempo ni lugar para esa propuesta. Según avanzan los años hay mecánicas que se quedan obsoletas. Pese a que la calidad gráfica que destilaba el título era soberbia para esa época, su manera de moverse por el escenario, a base de secuencias estáticas, y la ejecución de sus puzles no era la apropiada. Por eso mismo, el estudio desarrollador no ha dudado en cambiar algo más que los gráficos en este reboot de Myst. Una reinvención que ofrece frescura, aunque manteniendo la esencia en todos los puzles que encontraremos a nuestro paso.

¿Apoyas a Sirrus o a Achenar?

Aunque la historia no es lo más importante en este juego, sí que puede ponernos en situación y entender mejor las acciones de nuestro protagonista. Nuestro héroe anónimo viajará a la isla mágica de Myst, donde se topará con un montón de misterios sin resolver. Parte de las sorpresas de ese lugar residen en una serie de libros que nos teletransportarán a diferentes Eras (o mundos) donde habrá que enfrentarse a un desafío. Aparte de los puzles, poco a poco iremos desenmarañando una disputa familiar entre dos personas que dicen ser hijos de Atrus, señor de la isla encantada que estamos visitando. Según vayamos dando hojas azules o rojas (dependiendo de cada persona escogida), la trama seguirá un curso u otro, por lo que será importante saber en qué bando del conflicto queremos posicionarnos.

¿Es que nadie puede ayudarme?

Existe un primer reto que consiste en encontrar el libro que nos conduce a otras eras. Esto ya de por sí es un desafío, y habrá que escudriñar bien a fondo la isla de Myst. Lo vuelvo a decir, es un juego muy contemplativo. Mucho más que propuestas parecidas como The Witness. Aparte de una pequeña biblioteca en la parte central, no habrá pistas de ningún tipo. Nada ni nadie nos ayudará, y seremos nosotros quien deberemos deducir la solución a base de pequeñas notas, documentos o pinturas que se encuentran esparcidas por el escenario.

Una vez tengamos el libro en nuestras manos, podremos teletransportarnos al resto de Eras. En total, habrá cuatro Eras distintas, cada una con su particular escenografía y retos. Pueden parecer pocos escenarios…y lo son si nos sabemos los puzles, pero el estudio ha sido muy listo en ese aspecto. Para aquellos “sabiondos” que ya se sepan las respuestas, habrá un modo aleatorio donde los rompecabezas cambian, ofreciendo un desafío nuevo. Sinceramente, es un modo algo banal, porque aunque cambien los signos, números o fechas, el “modus operandi” sigue siendo el mismo. Y conociendo eso, ya tienes casi todo resuelto.

¡Ahora nos movemos!

La principal diferencia de este Myst comparado con el lanzado en 1993 es su control (más allá de los gráficos, apartado que tocaremos más adelante). Le sienta de maravilla no moverse “por escenas prefijadas” y tener el control total del protagonista. Ahora todo se sienta más real y ayuda a meterte en la piel de nuestro héroe.

Y aunque el movimiento lo han resuelto de manera satisfactoria, sigue habiendo problemas con el mando en la ejecución de sus puzles. Cuando son dos palancas las que hay que tocar, no hay ningún contratiempo. Pero cuando ante nuestros ojos hay mogollón de pequeños interruptores o botones que están muy cerca unos de otros, todo se complica. Se hace difícil moverse con el puntero, y puede llegar a ponernos nervioso si estamos probando opciones para la resolución de un desafío. Es complicado cambiar eso cuando el título proviene de PC, con todo pensado para movernos con teclado y ratón.

Puzles con efectos de luz

Dejamos para el final el cambio más llamativo a primera vista, y es su apartado visual. Myst se ha rehecho de cero, y a las pruebas me remito. Todo se ve diferente, y además hace uso del Ray Tracing para aportar un plus de calidad gráfica a los escenarios. Puede que aún con ese lavado de cara no esté entre los títulos más ambiciosos de esta generación, pero la puesta a punto se agradece mucho. La calidad visual nos invita a explorar cada rincón y a escudriñar cada entorno. No serán pocas las veces que queremos salirnos del camino estipulado por ver qué hay detrás de unas rocas, o asomarnos por un precipicio para saber qué secretos pueden albergar sus muros de piedra. Para estos momentos de contemplación y como forma muy aconsejable de apuntar las pistas, habrá una cámara de fotos que tomará las instantáneas que nosotros queramos. Usadla, os hará bien.

Conclusión de Myst

Con un lavado gráfico y jugable total, tenemos la reinvención de un juego que abrió en 1993 una nueva manera de afrontar los puzles. De una manera muy contemplativa, habrá que explorar Myst en busca de pistas que nos permitan resolver los entresijos que la isla esconde. Una propuesta que requiere paciencia, empaparnos con sus puzles y parar en seco hasta entender la propuesta que quiere ofrecernos. No es fácil, ni mucho menos. Pero cuando uno resuelve algún rompecabezas, la alegría e ilusión por seguir adelante puede ser igual de mágica que las Eras que visitaremos.

Agradecemos a Cyan World el código facilitado para la realización de este análisis. Os recordamos que podéis adquirir el juego en la Store de Xbox, o también adquirirlo desde el día de lanzamiento gracias al servicio Xbox Game Pass.

Myst

7.5

Nota Final

7.5/10

Pros

  • Libertad total de movimientos
  • Puzles desafiantes "old-school"
  • Cambio visual significativo

Cons

  • El modo aleatorio no acaba de convencer
  • El control con mando no termina de encajar con al propuesta
  • Podían haber incluido alguna Era más

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.