Milán no sólo es famosa por su catedral, la moda y los helados, sino que también tiene mafiosos como los que nos quiere mostrar Milanoir.

La mafia siempre ha sido un elemento muy concurrido en cualquier tipo de medio, ya sea escrito mediante novelas o dentro del ámbito audiovisual tanto en películas como videojuegos. El drama entre diferentes familias italianas, las disputas entre capos, y sus historias de ascenso y declive de un imperio han dado para multitud de historias, algunas de ellas grabadas a fuego en nuestra memoria. Recogiendo el testigo y legado de esta típica ambientación, nos llega Milanoir, un juego desarrollado por Good Shepherd Entertainment y que bajo un velo cómico encontramos un producto lleno de situaciones de lo mas variopintas y grotescas.

Nosotros manejaremos a Piero, un mafioso de medio pelo, ex-presidiario lleno de deudas y problemas que decide hacer trabajos para una de las familias italianas que residen en Milán. Bajo las ordenes del padrino Mr. Lanzetta, iremos profundizando en la trama que envuelve tanto a nuestra “familia”, como la de los rivales, así como en las traiciones que sufre el propio Piero dentro de su equipo. Aun con esta puesta en escena, no esperéis un argumento intenso, ya que como matón que somos deberemos afrontar cada una de las misiones asignadas sin rechistar y acatando las ordenes proporcionadas. Es cierto que, como su nombre indica, pretende recoger esa esencia de cine noir italiano que hemos podido ver en películas clásicas de los años ’70 y ’80 , como por ejemplo Milán, Calibre 9 , aunque dista bastante de conseguirlo. Siete serán los capítulos en los que se divide esta historia, llena de momentos variados, así como localizaciones distintas dentro de un marco completamente pixelado y que pueden proporcionarnos 6 horas aproximadamente de puro drama italiano.

Milanoir se presenta como un juego de disparos en tercera persona, donde deberemos hacer uso de coberturas y afinar bien la puntería mientras vamos pasando escenario tras escenario. Como particularidad en sus mecánicas jugables, el sistema de apuntado será completamente manual, teniendo que manejar la mirilla con el stick derecho mientras nos movemos e interactuamos con el resto de botones del pad. Muchos se pueden plantear ya el problema que presenta Milanoir: su propuesta de apuntado. Se hace muy difícil apuntar a un enemigo teniendo que desplazar la mirilla , sobre todo cuando el objetivo está en movimiento, o hay más de un rival en la pantalla. Entendemos que este curioso sistema pueda venir muy bien a los usuarios de PC, incluso a aquellos poseedores de una Switch, pero la adaptación al mando puede jugarnos alguna que otra mala pasada, especialmente en los momentos decisivos contra jefes finales o cuando tenemos un intercambio de balas susurrándonos la cabeza.

Piero no tendrá mucha cabeza, pero al menos tiene una agilidad endiablada que le permite tener una oportunidad frente a las oleadas de tiros que vienen a su encuentro. Podremos rodar por el escenario y hacer uso de coberturas, siendo muy práctico para controlar desde una “zona segura” la posición y patrón de ataque de la familia rival encabezada por Gianni Beretta. Además, contará con el apoyo de varios personajes en misiones concretas, que le echarán un cable tanto en secuencias en terreno firme como aquellas donde manejaremos una moto o una lancha, con un sistema de apuntado que poco difiere en problemas con la visto en el resto de misiones y que podría haberse planteado mucho mejor.

Para rizar el rizo y aportar un toque de humor, el escenario cuanta con objetos que nos ayudarán ( o todo lo contrario) en esta serie de misiones que plantea Milanoir. Lo más curioso a resaltar serán las señales de tráfico: si disparamos una bala a estas piezas metálicas, el proyectil rebotará matando instantáneamente a un enemigo. También habrá trenes que atropellarán a todo aquello que se interponga en su camino, coches con malas intenciones, etc. que aportan un toque extra a la jugabilidad, haciendo cada fase diferente y presentando cada una de ella distintos desafíos.

Este aporte ocasionado por el escenario deja a relucir otro tipo de carencias que hemos echado de menos, como es la variedad de armas. Aparte de nuestra pistola y otro revólver con una contundencia bárbara, encontramos algún que otro subfusil, cócteles molotov…y nada más. Es una pena que el estudio no haya profundizado en la armamentística del título (o al menos la de Piero, porque los enemigos cuentan con mayor variedad de armas de fuego) que le hubiesen aportado hasta un puntito estratégico a la hora de encarar los combates. Pese a este fallo, la pistola genérica que tendremos funciona a las mil maravillas, y aunque algunas veces nos sintamos “vendidos” con tanto enemigo rodeándonos y nosotros sin ningún tipo de ayuda, al final nos haremos con el control de la situación.

Dentro del manido ámbito del píxel-art, uno puede pensar que la carta de presentación en cuanto a gráficos se refiere ya lo hemos visto con anterioridad en otros títulos. En parte es cierto, y pese a que Milanoir no revoluciona en nada en cuanto a mejoras visuales si lo comparamos con otros juegos pixelados actuales, las animaciones, colorido y fluidez son de un acabado muy sólido. Contaremos hasta con cambios de plano, acercándose y alejándose de Piero según la ocasión lo requiera en escenarios lineales pero con varias rutas predispuestas a nuestra elección.

Por desgracia el apartado sonoro tiene claros y oscuros. Empezando por lo bueno, Milanoir cuenta con la reminiscencia de canciones clásicas de aquella época dorada del cine mafioso italiano. Pese a que no todas las pistas están al mismo nivel, en cómputo general todo está muy bien cuidado y trabajado para aportar una experiencia sonora a la altura de lo que nos propone el juego. Eso sí, si cambiamos al otro lado de la moneda, nos encontramos un título completamente en inglés, incluyendo las traducciones. No vamos a mentir, el juego se puede jugar perfectamente con las frases de diálogo en inglés, pero es un detalle que le hubiese sentado de maravilla especialmente para aquellos que no son muy duchos con el idioma de Shakespeare.

No todo acaba con la vida  obra de Piero en su faceta single-player, ya que Milanoir nos ofrece dos interesantes modalidades que me gustaría remarcar para endulzar la parte final del análisis. Por un lado, tenemos un modo cooperativo para dos jugadores, con la única pega que solamente está disponible para disfrutarlo en local, es decir, en una misma consola. Aun así, liarse a tiros con toda una horda de mafiosos bajo el amparo y cobertura de un amigo siempre es un aliciente positivo, aunque tengamos que invitarle a casa. Por otro lado, tendremos un modo arena donde, como os podéis imaginar, irán apareciendo oleadas y oleadas de mafiosos y nosotros tendremos que sobrevivir el mayor número de rondas. No hacía falta esta implementación tanto como la otra, pero seguramente alguien disfrutará de esta manera alternativa de jugar a Milanoir.

 

Conclusión

Milanoir es un juego de acción con toques pixelados donde el mayor aliciente es tener que posicionar la mirilla en el objetivo deseado. Esto con mando supone un verdadero quebradero de cabeza, especialmente en fases más avanzadas o contra jefes finales, debido a que la precisión que deberíamos tener brilla por su ausencia. A cambio, y si nos hacemos con el especial control que cubre el título, disfrutaremos de una historia bien hilada, con escenarios bien recreados y momentos curiosos en la cárcel, montando en moto o pilotando una lancha.

Milanoir

12.99€
6.3

Graficos

6.5/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

5.0/10

Duración/Diversión

6.5/10

Pros

  • Momentos de acción variados
  • La personalidad de Piero
  • El cooperativo para dos jugadores...

Cons

  • ... aunque sólo sea en local
  • Apuntado con la mirilla muy malo
  • Completamente en inglés.