Los disparos de Metal Hellsinger se accionan con el ritmo de cada canción

La música es importante en la mayoría de los videojuegos, pero hay otros donde su aparición es imprescindible. En Metal Hellsinger ya no sólo es que las piezas musicales casan con la temática infernal que posee el título, sino que va más allá. A una sinergia donde nuestra conducta, movimientos y disparos va en consonancia con el ritmo pesado de los tonos graves de cada canción. Un ritmo complicado de captar al principio, pero que con paciencia y tesón, pillaremos para volar por cada escenario arrasando a los demonios que se pongan en nuestra camino ¿Preparado para cruzar los ocho infiernos?

Encerrada en el averno

The Outsiders y Funcom son los encargados de traernos este FPS rítmico tan original. Aunque el infierno siempre ha tenido como banda sonora el death metal, trash metal y toda la gama de metal que se nos pueda venir a la mente, ahora cobra más sentido que nunca. Nosotros controlaremos a La Extraña, una criatura mitad humana, mitad demonio que busca recuperar su voz y su propia libertad. Para ello, tendrá que enfrentarse a La Inquisidora, reina del Infierno que no dudará en mandar a todas sus huestes para frenar nuestro avance y nuestros objetivos. Por suerte, nos estaremos solos en esta odisea, ya que contaremos con una calavera con un gran poder, nuestra espada… y plomo, mucho plomo.

Quienes vengan de las últimas entregas de Doom pueden que encuentren Metal Hellsinger bastante familiar. Ya no por el contexto “satánico” que comparten ambos títulos, sino por la coreografía que debemos trazar para derrotar a todos los enemigos. Sí amigos, en el infierno se baila, y deberemos danzar por cada plataforma, túnel, recoveco o atajo esperando el momento de atacar. Todos los niveles estarán conformados por pequeñas arenas de combate donde se centrará el intercambio de disparos, y tendremos que manejarnos con soltura si queremos salir bien parados de cada batalla.

Tu arma, tu batuta

La elección del arma también será importante. Siempre tendremos disponible la espada para los ataques a corta distancia y la calavera para los ataques más alejados, aunque podremos equiparnos con otra arma principal y una cuarta que encontraremos en cada pantalla. Sin bien la calavera no hace mucho daño, sí que nos permitirá rellenar nuestra barra de combos, fundamental para ganar poder de ataque. Además, también valdrá para debilitar a los enemigos, y cuando éstos parpadeen, podremos ejecutarlos para rellenar nuestra vida. Tendremos el típico elenco de armamento típico del averno. Pistolas, escopetas, ballestas… todas con su propio “tempo” que deberemos dominar para recargar nuestra habilidad especial, con la que ejecutaremos un golpe demoledor.

La perfección del ritmo

Creo que no hace falta decir que llevar el ritmo es indispensable en Metal Hellsinger. Ya no sólo para recargar ese ataque especial del que antes he hablado, sino para poder hacer más daño. A medida que vayamos golpeando a los demonios, nuestro multiplicador de golpes irá subiendo, haciéndonos más fuertes y agresivos. Y os aseguro que entre golpear a los enemigos con un multiplicador de x2 a hacerlo con un multiplicador de x16 se nota mogollón, especialmente cuando vienen hordas y hordas de bégimos a nuestro acecho.

Ocurre una particularidad muy bien pensada con el tema del multiplicador. Cuanto más bajo sea, “más vacía” oiremos de la canción. Y a medida que vayamos subiendo el múltiplo, se irán incorporando a la sintonía el resto de elementos como guitarras, teclados, bajos, hasta llegar al culmen que es la voz. Ya no sólo queda bonito como concepto, sino que también nos dará una pista auditiva importante para conocer nuestro estado de poder de La Extraña sin tener que mirar el propio multiplicador.

No dudes en visitar la web oficial del juego para estar a la última con las novedades que irán apareciendo

Aparte de estos ocho infiernos que visitaremos, cada fase tendrá tres desafíos, que aquí reciben el nombre de sigilos. Su compleción es opcional, aunque será interesante acabarlos ya que recibiremos bonificaciones que podremos equipar en la siguiente pantalla. No suelen durar mucho, y aparte de poner a prueba todas nuestras habilidades, nos servirán para mejorar nuestra técnica antes de enfrentarnos a La Inquisidora.

Déjate la voz en cada desafío

En el aspecto jugable, tenía mis miedo al agarrar el mando de mi consola. A principios de verano pude jugar a una demo en PC, y me pareció una gozada mover a La Extraña a golpe de teclado y ratón. Pocas veces había sentido tan necesario el uso de un ratón para apuntar, ya que Metal Hellsinger buscar un dinamismo y agilidad que pocos otros shooters buscan. Ni tan siquiera Doom requiere un ritmo tan alto. Y aunque he de decir que mi respuesta con el mando ha sido satisfactoria, no ha sido tan buena como cuando jugué en PC. Creo que el ritmo se lleva mejor con clicks que apretando un gatillo, aunque como todo en esta vida, es cuestión de adaptarse a la forma de jugar.

No obstante, si veis que no pilláis el ritmo adecuadamente, siempre tendréis la opción de calibrar el compás en las opciones del juego. En algunos televisores siempre se produce un pequeño retraso que por lo general no tiene por qué afectar a la acción, pero en esta ocasión si que es fundamental. Además, en el caso de Xbox Series X, podremos escoger entre modo rendimiento y modo gráfico. Personalmente, pese a verse ligeramente peor, creo que esta propuesta es para acogerla a 60 fps que sólo su modo rendimiento es capaz de conseguir.

Que empiece el show

Ains la música, la gran protagonista de Metal Hellsinger. Aunque cada fase tiene una única canción (bueno… dos si contamos el enfrentamiento contra el final boss de turno), nunca termina siendo repetitiva gracias a esas variaciones de instrumentos dependiendo de nuestra multiplicador. De alguna manera, llega un momento donde te quedas con el ritmo de la pieza musical, y os aseguro que aunque no seáis muy fanáticos del trash metal, deah metal y derivados, os impregnaréis con sus estribillos y voces guturales.

El elenco que protagoniza la BSO es una maravilla. Desde artistas como Randy Blythe de Lamb of God, Alissa White-Gluz de Arch Enemy hasta ídolos atemporales como Serj Tankian de System of a Down. Cada uno con su estilo propio, sumando una variedad muy enriquecedora al compendio de piezas que forman Metall Hellsinger. Sí, yo he movido la cabeza mientras jugaba siguiendo el ritmo. Creo que forma parte de las mecánicas del juego, o eso me lo pareció a mi…

Conclusión de Metal Hellsinger

Aunque hemos visto muchos juegos donde el apartado musical es importante para el devenir de la aventura, pocos alcanzan las cotas que contemplamos en Metal Hellsinger. La última obra de The Outsiders y Funcom quiere que ondeemos nuestra melena al viento siguiendo el ritmo contundente de sus canciones mientras cazamos demonios y criaturas del averno. Seguir el ritmo será fundamental, y aunque al principio puede resultar algo complicado (especialmente con mando), poco a poco iremos pillando el “tempo” de cada arma, para convertir cada refriega en un auténtico concierto de balas y heavy metal. Una experiencia muy gratificante que cuenta con artistas de renombre y que podréis disfrutar desde su lanzamiento de salida si sois miembros de Xbox Game Pass.

Metal Hellsinger

39.99€
8.5

Nota Final

8.5/10

Pros

  • Música de calidad, variada y pegadiza
  • Desafiante y frenético
  • Varias maneras de encarar cada fase dependiendo de las armas seleccionadas

Cons

  • Controlar el apuntado con mando resta puntos
  • Algunas renas de combate resultan algo repetitivas
  • Pese a la coreografía de balas, le falta contundencia a los disparos y ejecuciones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.