Análisis de Meg’s Monster para Xbox One.

Cuando somos pequeños tememos lo extraño, lo que no conocemos. Muchos de los cuentos que nos leían nuestros padres o hermanos mayores estaban llenos de monstruos malos que asustaban a los niños. Y precisamente esto mismo es Meg’s Monster, aunque aquí los monstruos no son lo que parecen. Estamos hablando del último título de Odencat, un pequeño estudio indie conocido por el alto nivel de su pixel art.

Meg’s Monster es una aventura RPG con toques de estrategia que nos transporta a un mundo desconocido, habitado por criaturas extrañas y que encierra un enorme secreto. ¿Estáis listos para adentraros en el Submundo?

Mi mejor amigo es un monstruo

Tras un misterioso prólogo, Meg’s Monster comienza cuando una niña pequeña llamada Meg se despierta desorientada en un extraño lugar. Mientras la pobre busca a su madre, se topa de bruces con Roy y Golan, dos monstruos que andan buscando algo que llevarse a la boca. Cuando el segundo amenaza con comérsela, Meg comienza a llorar desconsolada, lo cual provoca que el mundo en el que nos encontramos entre en un estado crítico. Todo empieza a temblar y rápidamente ambos monstruos reculan en su idea.

Meg's Monster historia

A partir de este momento, para evitar la destrucción total de su mundo, las criaturas harán un pacto con la niña. Roy, un descomunal ogro azul que solo come un potingue mágico, se convertirá en el protector de Meg hasta encontrar a su madre.

Por favor, no llores

La principal curiosidad que encontramos en este juego de Odencat está en su sistema de combate. Aquí tomaremos el papel de Roy, el monstruo azul que os decíamos antes. Su valor de puntos de salud es de 99.999, algo que lo hace prácticamente invencible. Entonces, ¿dónde está realmente el desafío? Pues en que Meg estará detrás de él y se estresará cada vez que Roy sufra daño. Si el medidor de estrés de Meg llega al límite, la niña romperá a llorar y se acabará la partida.

Meg's Monster combate

A medida que avanza el juego, los combates pasarán a formar parte de la narrativa, con nuevas mecánicas que hacen que se sientan más como puzles que como enfrentamientos.

Explorando el Submundo

Por lo general, Meg’s Monster es un título bastante lineal, aunque en cierta medida nos permite algo de exploración. El juego cuenta con ciertas misiones secundarias que nos añadirán algo más de tiempo de juego (la duración media del título son 6-7 horas), nos presentarán nuevos personajes y aportan más información sobre el lore del Submundo. No obstante, si quieres ir directo a la historia principal, también podrás hacerlo. Pero puede que luego no puedas realizar estas misiones extra, las cuales valen la pena hacer.

Meg's Monster pixel art

Durante nuestra aventura para encontrar a la madre de Meg, pasaremos por distintas localizaciones como la ciudad de los monstruos, la casa de Roy o el vertedero. Lugares que rezuman belleza gracias a un pixel art muy trabajado.

Meg’s Monster está lleno de determinación

Precisamente, este estilo artístico es una de las características por las que Meg’s Monster nos recuerda inevitablemente a Undertale. Aunque con un toque más colorido a lo Mother o Earthbound, este juego nos presenta personajes muy carismáticos con los que es un gusto pararse a hablar. La parte narrativa es sin duda lo mejor y se nota que se inspira en el genial título de Toby Fox.

La obra cuenta con textos traducidos en español latino, algo que es más un impedimento que aliciente para disfrutar de este aspecto narrativo. Dicha traducción convierte a todos los personajes en poco más que un texto plano y les arrebata su personalidad. Por el contrario, el texto en inglés muestra matices de cada personaje. Aunque el juego no está doblado, podemos deducir cómo es su manera de pensar y actuar. Incluso podemos imaginar cómo ha sido su vida hasta el momento que estamos viendo en pantalla. Por tanto, si lo domináis, personalmente os recomiendo que juguéis en este idioma.

Meg's Monster traducción

Al tratarse de un juego que se centra en la historia, la mayor parte del gameplay es conversacional. Esto acaba dejando en segundo plano la parte del combate, la cual no está tan bien llevada como en otros juegos similares. Al final incluso acaba haciéndose pesada porque corta el ritmo. Meg’s Monster podría funcionar perfectamente como una novela visual sin el componente de RPG.

Para acabar, me gustaría destacar la banda sonora. El encargado de poner música al juego de Odencat es Reo Uratani. Un nombre que, de primeras no os sonará, pero sí que reconoceréis su trabajo en grandes sagas como Monster Hunter o Atelier. Escucharemos melodías perfectas para cada situación, de esas que se te quedan en la cabeza y tarareas sin darte cuenta. Un aspecto que, sin duda, hace que Meg’s Monster gane enteros.

En definitiva

La gente de Odencat ha sido valiente al ofrecernos una propuesta muy similar al fantástico Undertale. Meg’s Monster toma como base algunas de las características que hicieron famosa a la obra de Toby Fox, como su brillante narrativa, para ofrecernos una emotiva (y corta) aventura de cuento. Aunque también ha querido darle un toque de identidad añadiendo combates, estos no llegan a funcionar del todo bien con el conjunto. A la larga, acaban haciéndose tediosos. Su traducción en español latino tampoco está a la altura. En varias ocasiones acaba por despojar de su personalidad a unos carismáticos personajes que, sin duda, son la salsa del título junto con el precioso pixel art y la banda sonora.

Meg’s Monster

14,99 €
7.5

7.5/10

Pros

  • Historia muy bien llevada
  • La narrativa es impecable
  • Pixel art y banda sonora geniales
  • Cuenta con traducción al español latino pero...

Cons

  • no es de muy buena calidad
  • La aventura es corta, bastante lineal y no es rejugable
  • Combate simple que, a la larga, se hace tedioso

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.