No hay nada mejor que ayudar a una niña a aniquilar a la especie humana, y es por ello que Mango Protocol nos lo pone en bandeja con MechaNika.

Pese a que las aventuras gráficas no están pasando su mejor momento, existen estudios que apuestan por ellas como es el caso de Mango Protocol. La originalidad debe ser el estandarte en este género, y es por ello que el estudio ubicado en Barcelona quiere otorgar a su obra de unos elementos que hacen de MechaNika único, como su apartado visual o su joven protagonista: una niña soñadora, a la vez que curiosa y algo inestable mentalmente que anhela conseguir sus propósitos cueste lo que cueste. Todo esto y mucho más lo desgranamos en el análisis que os brindamos a continuación.

Los deseos de una niña de 7 años

Arrasar con el mundo entero y que gran parte de la humanidad muera. Es el “bonito” deseo de Nika, una niña de 7 años que bajo su manto de inocencia esconde unas intenciones oscuras. Sus dotes en la tecnología y mecánica hacen que para llevar a cabo su maléfico plan piense en construir un robot juntando varias piezas que se encuentran disponibles por el barrio donde vive. Ese robot, por supuesto, es MechaNika, y aparte de dar el nombre al título, es el eje principal del mismo y la razón por la que deambularemos cumpliendo objetivos y explorando cada rincón. Un barrio por explorar bastante “movidito” y que salpica con ironía y referencias “frikis” en cada instante, siendo uno de los mayores atractivos del propio juego.

Pros y contras del sabor “añejo”

Jugablemente nos encontramos con unas bases clásicas dentro de las aventuras gráficas convencionales. De hecho, puede que sean demasiado clásicas y mal optimizadas para el uso con mando. Nosotros seremos libres de mover a Nika por el escenario, pero acceder a los puntos de interés se hace demasiado tedioso, al menos con mando. Para seleccionar los objetos de cada escenario, tendremos que mover un puntero a la zona deseada, haciendo muy incómoda la búsqueda. Ojalá pudiésemos disfrutar de MechaNika con teclado y ratón, o algo más sencillo: implementar un sistema de búsqueda más adecuada con el mando, resaltando solamente aquellos objetos de interés sin necesidad de mover una flechita, como hemos visto en juegos actuales que tocan el género de la aventura gráfica.

Si obviamos este tipo de control, podremos disfrutar de MechaNika y su nivel de dificultad tan afinado. No es un juego fácil (aunque es muy cortito), y tendremos que recurrir al ingenio para hacernos con esas partes del robot deseadas. Por ejemplo, para construir reflectores solamente nos bastarán cristales rotos que encontramos en el suelo, pero existen otras piezas del robot que precisan más esfuerzo por parte del jugador (introducir códigos, hablar con los habitantes del barrio, usar accesorios que llevamos en la mochila, disfrazarnos, etc.). El desafío que supone la resolución de problemas y la búsqueda de accesorios es uno de los puntos fuertes del juego, ya que nos retrotrae a aquella época donde nada era fácil y solamente contábamos con la ayuda de nuestro ingenio y perspicacia para afrontar los retos que los juegos te proponían. Aun así, si nos vemos encallados y sin saber muy bien qué hacer, Nika contará con una petaca cargada de coñac con cacao (sí, la niña se las gasta bien) que nos despejará la mente y proporcionará pistas para poder proseguir en la aventura.

Gráficamente sencillo pero efectivo

Pese a que los objetivos que nos propone MechaNika son curiosos y sirven perfectamente como hilo conductor de la aventura, el resto de mecánicas no innovan en absoluto, ni sorprenden. Por suerte, sí lo hace el apartado gráfico que destila el juego de Mango Protocol, con un estilo sencillo, simplista y que en muchas ocasiones puede recordarnos a nuestra infancia cuando dibujábamos con el “Paint”. Tendremos a nuestra disposición todo un barrio colorido, con NPC´s de lo más curiosos, y localizaciones bien diferenciadas para que nunca caigamos en la monotonía. Puede que haya echado en falta mayor nivel de detalle en cada mapeado, más carga de objetos y utensilios con los que interactuar. Eso sí, aunque haya pocos, hay algunos desternillantes como los póster, cómics y películas que hacen clara referencia al mundo “freak” en el que nos movemos. No os digo nada, simplemente mirad la siguiente ilustración.

South Park a la española

Aunque para desternillante, nos tenemos que quedar con las situaciones y conversaciones que Nika tendrá con las transeúntes y personajes secundarios que hacen acto de aparición en el juego. Habrá de todo: obreros, punkies, prostitutas, los propios desarrolladores del juego, niños que realizan ritos satánicos…Un compendio de vecinos de lo más particulares, con un humor y tono adulto que nos recuerda irremediablemente a la serie por excelencia que maneja a la perfección este ámbito: South Park. Eso sí, en esta ocasión una versión española con chistes y bromas muy cercanos a la situación que vivimos aquí y no al otro lado del charco. Por supuesto, el título viene completamente traducido al español.

Conclusión

MechaNika se postula como una aventura gráfica convencional “point´n click” que destaca principalmente por dos aspectos. El primero de ellos es la propia protagonista de la aventura y sus deseos de arrasar con la humanidad, lo que conducirá al jugador a crear un robot, el MechaNika, buscando las partes necesarias por todo el escenario. El segundo aspecto destacable es el sentido del humor, bastante adulto y adentrándose en todo tipo de temas y tópicos. Además, que el estudio sea español refleja un humor que nos llega y complace. Eso sí, los controles con mando no están bien implementados, siendo un poco desesperante tener que mover el puntero por todo el escenario. Una propuesta cortita (me ha durado menos de 3 horas tomándolo con calma) pero interesante para los amantes del género.

 

MechaNika

5.99€
6

Gráficos

7.0/10

Sonido

6.0/10

Jugabilidad

5.0/10

Duración/Diversión

6.0/10

Pros

  • Gran sentido del humor
  • La propia Nika y sus deseos macabros
  • Muchas referencias al mundillo "freak"

Cons

  • Mal control que lastra la experiencia en consolas
  • Falta mayor contenido de detalles y objetos
  • Su duración