Análisis de Little Nightmares II para Xbox Series X

Una vez más vamos a hablar de videojuegos. En esta ocasión toca revisar la secuela del terror más diminuto: Little Nightmares II. Lo nuevo de Tarsier Studios sabe llevar un paso más allá la propuesta original creando por el camino una pequeña obra maestra del terror simpático. Si, simpático, porque no se puede decir que genere miedo este juego, es más esa sensación de incomodidad que te invita a estar incómodo. Algo así como una película de Tim Burton con toques de Guillermo del Toro. Pero basta de cháchara previa, vamos a adentrarnos en el análisis.

Ambientación terroríficamente atractiva

Little Nightmares II trae unas cuentas novedades para dar un giro de tuerca extra a la saga. La nueva aventura que nos atañe integra escenarios más variados y transiciones muy bien hiladas entre ellos. Desde unos comienzos al lado de un televisor en un bosque, podremos acabar dando vueltas por edificios varios de una perturbadora ciudad atestada de seres del averno. Realmente me parece de agradecer que haya más variedad de seres y lugares al recorrer esta segunda parte.

Asimismo, el apartado artístico destaca por su calidad. No estamos hablando de fotorrealismo ni de efectos especiales de Hollywood. No obstante, la forma de usar los elementos y combinarlos genera un clímax fabuloso. Cada habitación, recoveco y espacio abierto ofrece detalles y elementos llamativos. Caminar por el pantano mientras escapamos de un señor con poca paciencia se ambienta con unas texturas de lodo y barro que parece que puedas olerlas. Recorrer una calle de la ciudad con la lluvia arreciando entre las luces de las farolas y el reflejo del suelo mojado también te hace sentir que estás allí.

A todo esto hay que sumarle una banda sonora silenciosamente alentadora. A veces la falta de notas es la que genera la música ideal. Los diferentes lugares que recorremos tienden al silencio, pero aportan sonidos, melodías esporádicas y nuestro propio caminar. Ante el peligro de cruzarse con cualquier enemigo, generar ruidos al abrir puertas o tirar cosas al suelo puede llegar a poner nervioso. Lo cual es curioso porque no es que se un survival horror, sino una vivencia de terror más íntima.

El no tan indefenso niño

Nuestro nuevo protagonista debe huir y esconderse igual que en el juego anterior. Sin embargo, ahora podemos defendernos de vez en cuando. Podríamos decir que hay incluso combates contra jefes, o algo similar. En algunos momento todo se reduce en ellos o nosotros. En el suelo podremos encontrar tubos de plomo de alguna cañería, hachas y otras posibles armas de impacto. Con ellas tendremos que acabar con algunos enemigos ineludible, y muy violentos, que se cruzarán en nuestro camino. Solo hay una oportunidad y nuestro personaje no es un maestro de armas, por lo que tendremos que prever bien la trayectoria del enemigo antes de lanzar un ataque.

Asimismo, en algunas situaciones nos veremos atrapados con algún ente más poderoso y tendremos que hacerle frente. A veces será en combate directo con las herramientas ya comentadas, y en otros se tratará de combates puzzle en los que el escenario será la herramienta para sobrevivir. No haré spoiler porque perdería la gracia, pero resulta originales estos combates. Es de agradecer que no hayan puesto armas permanentes ni un combate profundo ni denso. Tan solo son situaciones de vida o muerte en las que reaccionar rápido y no perder la calma.

No es para luchar al uso, pero algunas herramientas útiles nos acompañarán el secciones del juego. Dispositivos útiles para interactuar con escenarios, como la mítica linterna entre otros enseres. Además, está muy bien hilado como damos con estas herramientas y como dejan de estar disponibles cuando ya no son necesarias. Aquí no hace falta descartar cachivaches que ya no sirven como en Resident Evil.

Quien sólo tiene un hijo, sólo tiene un ojo

Little Nightmares II duplica los protagonistas. No, no es un juego multijugador ni cooperativo. Esta segunda parte una IA nos acompaña en múltiples secciones para superar los puzzles. Además, para no generar tedio, por circunstancias que no rebelaré, los protagonistas se unen y separan por momentos. Esto genera variedad en los puzzles. Puesto que ser dos ayuda a llegar a lugares más altos o a empujar objetos más pesados. Sin olvidar la capacidad de generar distracciones en situaciones difíciles.

Lo más destacable de esta IA ayudante es la calidad de la IA en si. Este personaje acude al momento cuando es necesario, no se atasca en estructuras y siempre sabe lo que tiene que hacer. Sorprendentemente, cuando hay que recoger objetos y moverlos de un lugar a otro, la IA recoge uno por si misma y lo lleva al lugar sin esperarnos. Llevamos años reclamando los inútiles que tienden a ser las IA, y por fin nos llega una de calidad de mano de Tarsier Studios. No teníamos una alegría así desde el perro de Fable.

En pocas palabras

A nivel narrativo, la historia sigue los patrones del primer juego. Sin mediar palabra, los hechos se suceden y nuestros personajes interactúan con el mundo. Usar tan solo la escenografía y las acciones convierte a una obra en algo internacional que cualquier puede comprender hable el idioma que hable. Siempre aprecio los trabajos como este donde se explota la narrativa ambiental e indirecta. Como la historia se desentraña de forma activa y como el lore lo podemos interpretar y compartir entre nosotros según lo que nos evoca la aventura.

Entre los recovecos fuera del camino a seguir podemos encontrar a aquellos pequeños seres del primer juego que nos guiarán a sombreros diferentes para el protagonista. Por otra parte, hay restos inestables de espíritus con los que interactuar a modo de coleccionable. Podríamos intentar extraer algo más de lore de esta serie de coleccionables y secretos repartidos por los escenarios.

No existe la perfección

Obviamente la perfección no existe. Sin embargo Little Nightmares II goza de buena salud en este aspecto. No obstante podríamos sacarle algunas puntillas al combate un tanto impreciso dado el tipo de cámara y las profundidades 3D del escenario. He repetido secciones varias veces por no coordinar bien las distancias al atacar. Por otra parte, la historia dura unas pocas horas, unas 3 aproximadamente. Siempre podemos rejugar el título en busca de los coleccionables y secretos, pero no creo que sea excusa suficiente para jugar dos veces seguidas.

Conclusiones

En definitiva, Little Nightmares II es una fantástica segunda parte del juego de Tarsier Studios. Una oda al terror simpático y a las pesadillas más imaginativas de la mente infantil. No dudo que hará las delicias de los que disfrutaron de la primera parte. Sin embargo, una vez más, el título dura unas poquitas horas. Aunque tampoco es algo tan grave dado el estilo de juego y la propuesta. Como dicen “lo bueno si es breve, dos veces bueno”.

Little Nightmares II

29.99
9.5

Nota

9.5/10

Pros

  • Nuevas mecánicas
  • Variedad de escenarios
  • Una IA sobresaliente que nos acompaña

Cons

  • Escasa duración

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.