Acción arcade clásica en un rogue-lite frenético y divertido sin más pretensiones

Vuelve a caer en nuestras manos y todas las Xbox One un nuevo rogue-lite, un arcade de acción desenfrenada y muy loco desarrollado por el estudio Troglobytes Games y distribuído por Hound Picked Games. HyperParasite es un juego directo que va a lo que va, sin dar rodeos ni intentar engatusar con lo que no tiene (ni seguramente necesita). Vista cenital, armas y poderes y a destrozar oleadas y oleadas de enemigos para poder pasar al siguiente nivel. Esto es lo que hay y así se lo hemos contado… venga, va. Os contaré un poco más.

La premisa argumental de HyperParasite es muy divertida y nos remite al cine de Serie B de los 80, con pelis como “Hidden(Oculto)”: nosotros somos un ente alienígena, un parásito (de ahí el título) al estilo Venom que puede poseer y controlar cualquier cuerpo y que buscamos el sometimiento total de la humanidad. Para ello tenemos la capacidad de “poseer”a cualquier enemigo (pobres humanos que intentan defenderse) y usar sus armas y habilidades.

Así si nos adueñamos de un policía dispararemos con su pistola, si poseemos a un científico sus armas de rayos y si poseemos a una señora que iba a la compra embestiremos con su carrito de supermercado (no es coña). Y es que todo está contado con mucho humor y desparpajo.

Esta es la principal herramienta diferencial del juego respecto a otros rogue-lite arcades y gran parte de su atractivo: llegar a poseer a todos los tipos de personajes enemigos e ir excalando en la pirámide del juego para llegar a poseer al Presidente y destara el holocausto nuclear en la Tierra. Y de paso coleccionar a todos los personajes y llevarnos nuestro correspondiente Logro, claro.

Para ello el juego nos presenta unas opciones iniciales sobre el tipo de parásito que seremos, hay tres para elegir. Uno más rápido, el otro resiste más dentro de un cuerpo (el tiempo de ser Huésped es limitado) o con más barra de salud. En cualquier caso nos soltarán en el primer escenario y a partir de ahí será derrotar a ingentes oleadas de enemigos con los cuales deberemos acabar para que las puertas se abran y podamoz acceder a otra zona.

Los nuevos cuerpos que poseamos nos darán nuevas habiliaddes y armas y nuestro parásito en sí irá ganando en poder, salud y demás.

El manejo y los controles del juego son sencillos de aprender, dentro de el estilo clásico de estos juegos, pero tardaremos en dominarlo totalmente y además no es un título que de mnucha opción al fallo, teniendo que estar muy concentrado pues los enemigos son muy numerosos desde el principio y hacen “pupa”. Pero la verdad es que la curva de aprendizaje está muy bien ajustada y cadavez que sintamos que ya lo tenermos dominado y que “ahora es cuando voy a arrasar”, los enemigos crecerán en número y poder y nos lo volverán a poner igual de difícil.

Gráficamente el juego es muy discreto, dentro de que busca intencionadamente parecerse a aquellas máquinas recreativas de los 80-90 o a los primeros juegos de consola. Los efectos y explosiones, dentro de este estilo, están muy bien conseguidos (más que los personajes, que a veces si no es por el nombre no sabemos bien qué son) y los escenarios, aunque en estructura son muy parecidos, las skins van cambiando para que nos nos resulte tedioso luchar siempre en los mismos sitios.

Tiene una virtud en cuanto a aspecto visual y es que pese a que siempre hay mucho caos en pantalla, con tantos enemigos, disparos, rayos y explosiones, todo se ve y se distingue bien, lo cual no es fácil.

Y otra de sus grandes virtudes (sé que soy muy pesado con esto y lo menciono en todos los análisis en que puedo) es el cooperativo local, en la misma consola, que aumenta la diversión y el caos al poder lcuhar junto a un parásito amigo (que puede cogerlo de otro tipo) aumentando la diversión. Además nos podemos “picar” con nuestras puntuaciones al final de cada nivel.

La música electrónica estilo synthwave (¿os acordáis de “Far Cry: Blood Dragon”?) acompaña bien, es “machacona” pero tampoco le prestaremos mucha atención (es que aquí ya digo, si te distraes un momento, si pestañeas… ¡estás muerto!).

Voces y textos (al menos en la versión preview que se nos ha facilitado) están en inglés, pero vamos, es que no hay mucho que leer ni que escuchar….¡solo poseer y matar!

Técnicamente no hay ni un “pero”; el juego se mueve muy fluído y los tiempos de carga, salvo el inicial, son muy rápidos.

Conclusiones:

HyperParasite es lo que se ve viendo el tráiler y las imágenes; un juego arcade desenfrenado, con mucha acción, humor, divertido (sobre todo si jugamos con un compañero de invasión alienígena) y que no destaca en nada, ni inventa nada. Pero está bien hecho y nos dará unas cuantas horas de no poder despegar los ojos de la pantalla y de machacar botones. Not bad

Hemos jugado a este título para su análisis en una Xbox One S gracias a un código de descarga digital facilitado por Troglobytes Games, a los que damos las gracias.

HyperParasite

14,99 €
6.3

Gráficos

6.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Duración/contenido

6.0/10

Sonido/Música

6.0/10

Pros

  • Frenético, no da un respiro
  • Buena curva de aprendizaje. Fácil de jugar, difícil de dominar
  • Pese al caos en pantalla, todo se ve y se entiende
  • El cooperativo en la misma consola

Cons

  • No sorprende en nada
  • Los niveles son estructuralmente muy parecidos
  • No tiene nada que destaque frente a otros títulos parecidos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.