Análisis de Habroxia 2 para Xbox Series X

Una semana más os traigo análisis fresco de un juego aun más fresco si cabe. Estos últimos días me he sacado el carné de piloto y me he enfudando mi viejo disfraz de Buzz Lightyear (dramatización) para afrontar Habroxia 2. Frustración, alegrías, acción retro y mucho arcade nos brinda la nueva propuesta de Lillymo Games y EastAsiaSoft. Sin más dilación, os voy a contar mi experiencia mientras la lavadora se encarga del disfraz de Buzz (nota mental, no llevar una semana seguida el mismo traje).

Habroxia 2 nos cuenta la andanzas de una joven piloto que se quita los ruedines. Narrativamente todo se reduce a una introducción, con algunas instrucciones de la campaña. Y una cinemática de cierre de estilo retro. Sin embargo, el meollo de este tipo de juegos está más en su jugabilidad que en contarnos densas historias. Y en este punto la nota es sobresaliente. Pues la acción está en aceleración constante. Porque no solo los enemigos incrementan en cantidad y dureza a cada pantalla, sino que nuestra nave también mejora.

Dispara primero, pregunta después

El sistema de combate al uso se basa en los clásicos arcade de naves en 2D. En pantallas de scroll lateral o vertical debemos avanzar (sin morir) hasta llegar al jefe de la zona. No obstante, el camino está repleto de naves, tanques y otros vehículos que disparan sin dar los buenos días. Pero no temáis, nuestra nave está equipada con armas. Como disparo básico tenemos el típico disparo rápido, y continuo, que además podemos dirigir en la dirección que queramos con el joystick. El apuntado es de 360º. Además, disponemos de un disparo especial hacia adelante, y otro hacia atrás. Aunque estos comparten un cargador que entra en cooldown tras cada disparo.

Este cooldown es de unos segundos, pero afecta a ambas armas, por lo que es importante escoger cual usamos. Estas armas especiales se van desbloqueando según vencemos jefes finales, e incluso mejoran cuando avanzamos más en la historia. Por otra parte, si eliminamos enemigos, o destruimos partes del entorno, pueden aparecer armas de un solo uso o escudos. Estas, por mi experiencia, parece que salen con más asiduidad si mantenemos un multiplicador de combo alto y somos agresivos con los enemigos. De ahí que la sensación de arcade y velocidad brillen tanto. Dispara primero, pregunta después.

Las hordas que nos acosan en cada nivel tampoco son moco de pavo. Hay una buena variedad de enemigos con diferentes formas de hacernos la vida imposible. Desde kamikazes que se lanzan nada más vernos, hasta torretas fijas que disparan sin compasión, hay un poco de todo. Lo interesante es que también los disparos son variados. Balas que persiguen, láseres, minas y cañonazos lentos pero fatales; a veces parece un bullet hell el escenario. Aunque si jugamos bien nuestras cartas nada es imposible.

Mecánicos espaciales

A medida que recorremos niveles vamos acumulando créditos. Estos dan pie a comprar mejoras para nuestra nave. Este punto es importante y va muy ligado a la dificultad. Los primeros niveles me supusieron frustración y muchos reintentos, pero cuando comencé a mejorar la nave la cosa cambió bastante. Disponer de más salud, mayor cadencia o daño en el arma básica o mejoras generales en armas especiales y secundarias reduce la dificultad pero también incrementa la diversión. Y no solo mejoras en llano, además escogemos una build que influye en el gameplay general.

Ciertos disparos se anulan al impactar con otros. Por ende es clave escoger bien nuestras armas secundarias para compensar nuestras carencias como pilotos. Asimismo, hay armas rápidas, lentas, de largo alcance o de mucha área pero poco alcance. Habroxia 2 da bastantes opciones de personalización para buscar nuestro estilo. Nos permite incluso llevar la misma arma secundaria como frontal y trasera si queremos. Parece baladí, pero la comodidad es clave cuando uno pilota. Más aun cuando hay que hacer frente a jefazos a cada nivel.

Demonios de cruce de caminos

Si, os acabo de colar una referencia a Supernatural, pero me explico. La campaña de Habroxia 2 ofrece bifurcaciones en algunos mapas. Lo cual abre varias rutas por explorar, con dificultad variable, de cara a llegar al jefe final. Es obligatorio ver todas las rutas y vencer a todos los jefes para desbloquear el final. Pero no hay ningún orden fijo en como seguimos dichas rutas. Todo depende de nuestra agallas y habilidad a los mandos. Los jefes en si suponen un buen y divertido reto. Son incluso variados entre ellos haciendo honor a los nombres que reciben (no haré spoiler).

Una vez superada la campaña principal tenemos acceso a un modo boss rush, la nueva partida+ y otras sorpresas. La rejugabilidad es tangible siempre y cuando seáis fans del género. Aunque si solo queréis superar el juego, podéis hacerlo en unas 5 a 7 horas. No obstante puede ser divertido recorrer de nuevos los niveles y jefes con combinaciones diferentes de armas. Asimismo, como coleccionables, tenemos astronautas perdidos por los escenarios.

Arte retro, sonido acorde

Para terminar me gustaría incidir en el apartado audiovisual del título. Como habréis notado, estamos ante un juego de corte retro con gráfico de estilo pixelart. Artísticamente cumple dentro del género en el que se encuentra. Huele a recreativa o consola de antaño. A nivel sonoro, tenemos sonidos personalizados para las armas, enemigos y música de los escenarios. No obstante, puede llegar a saturar tanto pitido y estridencia de la época. Al menos a mí me ha parecido un tanto molesto y he tenido que recalibrar el audio para no estresarme.

En definitiva, Habroxia 2 es un fantástico juego arcade de naves de la vieja escuela. Un título lleno de acción y muchos jefes contra los que batirse. Si bien no es demasiado largo, ofrece bastante rejugabilidad y un modo boss rush para los que acaben la campaña. Si a todo esto le sumamos el bajo precio de venta al público, tenemos jinete ganador para pasar unas buenas horas de entretenimiento espacial.

Habroxia 2

7.99
8.5

Nota

8.5/10

Pros

  • Diversión arcade
  • Personalización de la nave
  • Muchos jefes finales
  • Muy rejugable

Cons

  • La campaña es breve
  • La música puede ser irritante

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.