Gunfire Reborn es la primera incursión en consolas del estudio chino Duoyi Games y parece que no lo han hecho tan mal.

Gunfire Reborn se lanzó al mercado en noviembre de 2018. El juego llegó a PC a través de Steam. Ahora casi un año después el juego se lanzara para consolas, y hemos tenido la oportunidad de jugarlo y analizarlo en profundidad. Además, el título llegará directamente a Gamepass el 27 de octubre el día de lanzamiento, así que es una oportunidad perfecta para probarlo.

Roguelite y FPS a partes iguales.

Gunfire Reborn es en esencia un roguelite. Es decir, tendremos una serie de niveles por los que ir avanzando, pero al momento que morimos perdemos todo. Desde el progreso, al dinero o materiales hasta las armas. Como buen roguelite solo nos quedará como bagaje todo lo aprendido y en este caso conservaremos los talentos que asignemos a nuestro árbol de habilidades justo después de morir.

La historia del título es bastante floja, cuando arrancamos el título nos arroja directamente a un tutorial poco claro sobre el contexto de nuestra aventura en Gunfire Reborn. A día de hoy aún no lo tengo claro, básicamente somos una serie de personajes, todos con caracterización animal y con dos habilidades propias que se afanan en acabar con el mal que habita en unas mazmorras.

En total contamos con 6 personaje, pero al comienzo solo podremos elegir uno. El resto deben ser desbloqueados a medida que juntamos monedas de cobre o subimos de nivel al personaje principal. Cada protagonista posee dos habilidades propias y únicas que varían mucho y todas ellas son bastante poderosas.  Estás servirán de complemente para avanzar en el juego ya que poseen un uso limitado.

Dispara y Recarga

El principal camino para avanzar es pegar tiros y para eso Gunfire Reborn ha puesto a nuestra disposición una gran cantidad de armamento. Tenemos pistolas, cañones de mano, ballestas, francotiradores, escopetas, fusiles, subfusiles, etc.… En este punto Gunfire Reborn ha realizado un gran trabajo. Cada arma es única en sonido, disparos, efectos y movimiento. Como se suele decir el gunplay, movimiento, adquisición de blancos y disparo, esta muy bien logrado y es uno de los puntos fuertes del juego.

En total contamos con 48 armas distintas, con diferentes tipos de daño, algunas son de veneno, otras de dano elemental, otras electricidad o fuego. Además, algo característico del título es que no podemos apuntar con las armas con el botón LB, el que sirve para hacer zoom. El botón de apuntar, salvo en los francotiradores, arcos o ballestas, esta anulado o tiene una función especial de disparo. Algo que hace que muchas armas tenga dos modos de disparo distintos.

Básico pero funciona

En cuanto a calidad gráfica el juego es bastante básico, utiliza un modelado cartoon para los escenarios, que está falto de detalles y calidad. El modelado de los personajes sin embargo esta mucho mas trabajado y detallado. También el de las armas que como hemos dicho poseen mucha personalidad. Estos modelados, de armas y personajes, no están hechos en cartoon, sino que usan la técnica Cell-Shading.

En cuanto a los escenarios cada mazmorra del juego cuenta con 4 niveles, el último dedicado al jefe final. Algo interesante es que a medida que avanzamos en el juego, los jefes finales de las mazmorras van cambiando. Al ser un roguelite el primer jefe será ajusticiado infinidad de veces, pero llegará un momento que cambie y se nos presente otro reto, algo de agradecer.

Mazmorras o laberintos

Para el diseño de niveles o mazmorras de Gunfire Reborn han utilizado un “falso generador de mapas aleatorios”.  Lo que tenemos son mazmorras prediseñadas de gran tamaño con múltiples caminos y puertas. Cada vez que entremos en una de las zonas tendremos diferentes caminos por los que discurrir y puertas por las que avanzar.  Esta pequeña trampa funciona muy bien ya que los niveles siempre parecen distintos. Salvo el primero, que como es el que más jugaremos, al final es algo repetitivo.  Además, en cada mazmorra tendremos zonas extras para explorar, se denominan cámaras y podremos “limpiarlas” para obtener mejoras.

En Gunfire Reborn tendremos varias formas de mejorar al personaje. Por un lado, tenemos una rama de talentos que iremos mejorando cada vez que muramos en una mazmorra. Estos talentos una vez aprendidos se quedan fijos. Por otro lado, de manera temporal las recompensas de cada mazmorra son pergaminos que mejoran nuestras habilidades, existen 148 diferentes. Estos pergaminos son temporales y los perderemos al morir. Pueden mejorar nuestra arma, nuestras habilidades, vida o escudo.

En Conclusión

Gunfire Reborn es un típico roguelite que no aporta nada nuevo al género, ni a nivel de jugabilidad ni a nivel gráfico. Es bastante simple en su desarrollo, y genera, de entrada, poco enganche al carecer de una historia. La motivación para avanzar será el desbloquear armas y personajes. Sin embargo, de una forma extraña, el juego consigue ser muy adictivo y divertido. El gunplay tan bien ejecutado, la sencillez de la evolución y la versatilidad de las armas hace que tras cada muerte quieras volver a intentarlo. Cada mazmorra es igual y distinta por como mejoras las habilidades del personaje. Las armas y su desempeño son una delicia. Gunfire Reborn cuenta con tanta variedad tan bien ensamblada que hará que algo tan simple y sencillo sea muy divertido y entretenido.

Gunfire Reborn

19,99€
7.9

Jugabilidad

8.5/10

Musica

7.6/10

Graficos

7.6/10

Pros

  • Tremendamente adictivo
  • Divertido y sencillo
  • Muy dinamico
  • Armas con mucha personalidad
  • Cuenta con QuickResume

Cons

  • A nivel gráfico algo pobre
  • A nivel de Sonido poco elaborado
  • Ausencia de una historia potente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.