“Eslomarse” en el campo mientras el sol pega en las costillas no lo experimentarás en Farming Simulator 19, pero otras tareas más gratificantes seguro que sí.

Como si de una entrega consagrada anual se tratara, ya tenemos disponible Farming Simulator 19, una nueva iteración de la conocida saga donde podemos crear nuestro imperio agrícola. Si bien en nuestro país no goza de un gran numero de jugadores aficionados a este laborioso arte (tiene más aceptación en Estados Unidos y en tierras germanas), estamos seguros de que aquel interesado en el cultivo y el cuidado de animales de granja encontrará en Farming Simulator 19 un juego de lo más completo y que llenará  tus necesidades campestres. Si eres de este grupo de usuarios que le pica el gusanillo de la agricultura, no lo dudes ni un momento y lee nuestro análisis para saber que nos deparará el juego desarrollado por Focus Home Interactive y Giants Software.

No me gusta en los análisis hablar sobre los tutoriales, pero en Farming Simulator 19 se hace casi indispensable pasar por ellos para entender todas las mecánicas que encierra, especialmente si es la primera vez que tocas un juego de esta franquicia como es mi caso. Dividida en varias secciones, nos veremos casi obligados a pasar por todas y cada una de estas instrucciones para conocer los fundamentos básicos de la agricultura y cuidado de la tierra con maquinaria especializada. Conceptos como “aflojar el suelo”, la protección de cultivos con el escardador y con el pulverizador, cuándo es el momento idóneo para depositar el abono (con sus tres correspondientes tipos) y muchas otras características más son las que nos ayudarán a salir adelante en nuestra granja particular. Eso sí, esta guía simplemente te ofrece los conceptos básicos para no estar completamente perdido desde un primer momento, pero advertidos estáis de que Farming Simulator 19 no te coge de la mano y te guía por sus campos, sino que es el propio jugador quien tiene que darle al coco y no sentirse abrumado con todas las posibilidades que el título puede ofrecer.

Una vez escojamos el nivel de dificultad que más se adapte a nuestras habilidades como capataz de granja, toca escoger el emplazamiento que más nos guste, ya sea Ravenport o Felsbrun. No existe mucha diferencia entre ellos salvo cambios en el paisaje, por lo que cualquier elección es buena. Cada uno de ellos tendrá las mismas ubicaciones y puntos de interés, como puede ser la tienda, el pueblo de turno, la estación de ferrocarriles y evidentemente, hectáreas de campos a la espera de ser tratados y cultivados. Empezaremos con un terrenito pequeño donde comenzar a realizar “nuestros pinitos” dentro de la agricultura, y una vez que vayamos adquiriendo dinero, podremos invertirlo en más y mejor maquinaria, o por otro lado, en comprar más terreno para nuestros cultivos y de esa manera expandir nuestro imperio. Todo esto no se hace de la noche a la mañana. Farming Simulator 19 requerirá una paciencia infinita, ser constantes con nuestro trabajo y saber manejar nuestra economía para que todo prospere acorde a lo deseado.

Como viene siendo habitual, contaremos con una gran multitud de elementos para el trabajo agrícola, más concretamente maquinaria especializada. Desde tractores a camiones, pasando por segadoras, cosechadoras, grúas, taladoras, montacargas y un sinfín de otros vehículos más específicos para el cultivo de patatas o para los campos de algodón (esto último, por cierto, novedad en Farming Simulator 2019). El listado no se para aquí, ya que las herramientas se cuentan por decenas, con útiles tan importantes como arados, escardadoras, empacadoras, esparcidoras de abono, etc. Además, cada uno de estos elementos tiene su propia marca oficial, convirtiendo la experiencia de Giants Software en un producto redondo en cuanto a productos oficiales se refiere. Más aún incluso este año, con la inclusión de los vehículos de John Deere entre sus filas, una de las grandes cadenas en la construcción de maquinaria agrícola.

Aparte de la inclusión de vehículos de John Deere y la posibilidad de cultivar algodón o avena en los campos, encontramos otra serie de novedades en el juego que, sin rizar el rizo de manera espectacular si lo comparamos con la entrega del año pasado, consigue aportar otro enfoque distinto. Los caballos, como hemos visto en algún que otro tráiler del juego, serán uno de los mayores reclamos y protagonistas de esta edición. Ya no sólo a la hora de criarlos, sino porque podremos cabalgar con ellos y de esa manera supervisar todo el trabajo que se está realizando. Junto con nuestros amigos ecuestres, seguiremos contando con vacas, cerdos, gallinas y ovejas. Un compendio de criaturillas de granja que aportará otro enfoque distinto y mucho más entretenimiento por los cuidados que requieren.

 

Algunos pueden pensar que el título es un “sota, caballo y rey” dentro de sus mecánicas. En parte puede que sí, pero en líneas generales Farming Simulator 19 ofrece un amplio abanico de posibilidades. Hay que mantenerse firmes a unas rutinas diarias con nuestras cosechas, y como es lógico, requieren unas pautas a seguir y que no podemos saltarnos si queremos obtener beneficios (por suerte, podemos contratar trabajadores para que realicen esas tareas de manera automática). Una vez cojamos el ritmo de la partida, y nuestra granja comience a prosperar, podremos dedicarnos a comprar nuevos vehículos, maquinaria, y ver cómo todo mejora con el paso de los días. Además, en el pueblo encontraremos encargos de los ciudadanos que nos recompensarán con un valioso dinero. Ayudas con el transporte, con el cultivo de terrenos y recados de ese estilo nos llenarán un poquito más los bolsillos para que nuestra granja siga creciendo.

No esperéis giros de guión, ni catástrofes que alteren el rumbo de la partida. Farming Simulator 19 no quiere que nos desviemos de su camino en ningún momento. De hecho, no podremos hacer mucho el “chorra” por sus mapeados. No podemos morir ni aunque seamos arrollados por un camión, nos caigamos montaña abajo o nos hundamos en las profundidades de un lago. El estudio quiere evitar que la gente cometa maldades y se desvíe del propósito tan marcado que existe, y eso también se refleja en su modo multijugador, donde podemos colaborar con otros cinco usuarios más para dejar una granja “niquelada”. La disciplina está muy presente entre los fans de la franquicia, y no serán pocas las partidas privadas que hay donde los usuarios se conocen perfectamente y saben el rol que desempeña cada uno. Es más, en las dos veces que me aventuré en una partida pública me exigieron entrar en la party que tenían montada y de esa forma asignar las tareas de manera más concisa. No es un juego para todo el mundo, y las personas que de verdad están interesadas, se lo toman muy en serio.

Donde Farming Simulator 19 falla estrepitosamente es en su apartado gráfico. Es cierto que hay multitud de vehículos y de herramientas, intentando recrearlos de la manera más fiel posible a la realidad…pero no se consigue. Encontramos texturas muy pobres, con poca definición y detalle, y si nos aventuramos con la cámara en el interior de la cabina todos se acentúa más. A una distancia intermedia todo parece verse de manera correcta y los paisajes no están ni tan mal conseguidos, pero como nos alejemos un poco pronto empezaremos a notar la falta de desarrollo en cuanto a músculo técnico y visual se refiere. Tampoco son muy buenas las animaciones de los animales, y bueno…las de nuestro personaje no se salvan de la quema. Los mejores momentos en cuanto a calidad gráfica se refieren son aquellos donde nuestra máquina está encendida, ya sea para recolectar algodón, cosechar los campos de trigo o arar el terreno, y aun así el estudio tiene mucho margen de mejora para futuras entregas.

El apartado sonoro sí que tiene un mejor acabado, básicamente debido a que tenemos muchas emisoras de radio con las que entretenernos mientras realizamos las duras tareas de campo. Pasando por el típico Country, Rock, Pop, etc. tendremos sintonías para todos los gustos. Si no eres amigo de las canciones mientras “trabajas”, no pasa nada, ya que el ruido de los motores y efectos de sonido implicados en la labranza brillan a un buen nivel, siendo igual de disfrutables. El juego no cuenta con diálogos concretos, siendo todo a base de textos. Por suerte, tenemos todo traducido al español, indispensable para saber moverte por los menús del juego y enterarte de todo lo que puede ofrecer el simulador de campo por excelencia.

 
 

Conclusión

Farming Simulator 19 sigue con la misma propuesta que el estudio lleva arrastrando año tras año, para bien y para mal. Hay novedades como la cría de caballos y poder cabalgar en ellos, nuevas marcas como John Deere y cultivos como el algodón, pero sus mecánicas difieren poco a lo visto en anteriores entregas. Sigue siendo un título completísimo, muy serio y duro en su propuesta, sólo apto para aquellos verdaderamente interesados en el cuidado de una granja y de sus productos. Esperemos que para el próximo año veamos mejoras en otros aspectos como puede ser el ámbito visual, muy por debajo de lo esperado.

Farming Simulator 19

49.99€
6.9

Gráficos

6.0/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

7.5/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • El mejor simulador de maquinaria agrícola
  • Muchas marcas y variedad de vehículos
  • El multijugador cooperativo siempre agrada

Cons

  • Graficamente se queda desfasado
  • Muy difícil, sobre todo a los iniciados en la saga
  • No estaría mal un modo de juego más "desenfrenado"