Los cristales de Dolmen nos pondrán en más de un aprieto y nos costará algo más que sudor conseguirlos…

El espacio oculta secretos que el ser humano es incapaz de vislumbrar. Planetas indómitos con vida extraterrestre, artefactos con poderes incapaces de comprender y motivaciones que se escapan de nuestro entendimiento. Un horror cósmico al cual no estamos preparados. Pues precisamente todo esto descrito sucede en Revion Prime, un planeta que se ha visto transformado, aniquilado y arrasado completamente a raíz de un cristal con poderes únicos: el Dolmen.

Massive Work Studio junto con Prime Matter son los encargados de desarrollar Dolmen, una aventura de acción en tercera persona que no se esconde en mostrar sus mecánicas de souls-like. Eso sí con variaciones que iremos describiendo en este análisis. Si eres amante del terror espacial, y te gustan los desafíos, entonces puede que este juego esté pensado para ti.

Hoy toca clase de mineralogía

La historia, como he citado anteriormente, nos trasladará a Revion Prime, un planeta minero que ha sido arrasado por un misterioso enemigo. Nosotros seremos los encargados de visitar las instalaciones en busca de evidencias y los motivos de esta escabechina. Eso sí, en vez de lápiz y papel para apuntar las evidencias que encontremos, iremos equipados con una pistola y un hacha. Por lo que pueda pasar ahí dentro.

Toda la narativa sirve como un nexo de unión para lo verdaderamente importante en Dolmen: los combates. Antes de empezar a jugar, podremos personalizar a nuestro personaje de la manera que mejor nos convenga. Que sea más certero con las armas a larga distancia, una mole en el cuerpo a cuerpo, o un híbrido que se comporte de una manera equilibrada en todas sus factas. Elijamos lo que elijamos, habrá que estar siempre pendientes de los ataques enemigos, medir las distancias y saber esquivar bien para no ser pasto de los gusanos en este planeta hostil.

Binevenidos a la visita guiada por Revion Prime

Como en las obras que ha popularizado From Software, tendremos nuestro ataque débil, ataque fuerte, defensa con escudo, esquiva, estamina… Creo que no hace falta deciros cómo se juega a Dolmen. Su linealidad favorece a que sea más accesible, y es que en pocas ocasiones nos encontraremos con pantallas enrevesadas y llenas de caminos secundarios. Y cuidado con lo que acabo de decir, ya que sea más accesible no quiere decir que sea fácil.

Pese a estas mecánicas ya conocidas por todos, Dolmen tiene sus virtudes propias que lo hacen ligeramente distinto al resto de títulos del mismo género. Para empezar, la pistola cobra una mayor relevancia. No se trata de un título como Remnant from the Ashes donde todo se resolvía a balazos, ni tiene tanto trasfondo como en Dead Space, por mucho que pueda recordarnos a a la obra de Visceral Games. Pero sin duda la usaremos para mantener a raya a los enemigos y darnos un respiro del combate cuerpo a cuerpo.

Un ser que irradia luz

El motivo por el cual el juego no se convierta en una fiesta de balas y disparos radica en la propia energía. Si bien hay que estar con un ojo puesto al indicador rojo (vida) y al verde (estamina), más vale que prestemos especial atención al indicador azul (energía). La energía será nuestra munición, y aunque si gastamos pocas balas la barra se va rellenando, no sucede lo mismo si nos dedicamos a reventar con plomo a todos los monstruos. Además, nuestra única vía para recargar la vida también pasa por la barra de energía, asi que más vale que estemos atentos si no queremos un buen susto en el momento más inoportuno.

Buscando en el vertedero

El crafteo también será vital en Dolmen. A medida que vayamos explorando ls escenarios, iremos encontrando distintos materiales y piezas que luego podremos usar para fabricar nuevas armas y armaduras. No acaba ahí la cosa, ya que todo trasciende un poco más allá. Dependiendo que artefactos queramos imbuir a las armas y armaduras, cambiarán sus atributos, por lo que habrá que sopesar muy bien el tipo de mejora que queremos propiciar a cierta parte de nuestra armadura.

¿Y tu a qué grupo perteneces?

Habrá tres tipos de fabricación (o tecnología) diferentes: el desarrollo humano, reviano o taladrador. Cada una de ellas nos exigirá un mínimo de atributos de nivel para nuestro personaje (por ejemplo, las armaduras de taladrador suelen pedir más nivel de constitución, mientras que las revianas por norma general requieren mayor energía y ciencia). Es importante saber qué tipo de rol queremos abordar, y no subir los puntos de nivel otorgados “a la ligera”. Los materiales en Dolmen no abundan, y usarlos sin cabeza puede que nos cueste más de un disgusto, especialmente en los enfrentamientos con los jefes finales de zona, donde la dificultad se intensifica.

A prepararnos bien para el siguiente bicho

Puede que los comienzos en el juego sean duros. Empezamos con poca salud, poca energía para la pistola, mala estamina, sin tener ni idea de cómo se crean nuevas armas… pero una vez que nos vayamos adentrando en sus mecánicas y empapándonos de su historia, todo empieza a cobrar otro cáliz distinto. Sabiendo jugar bien tus cartas, explorando cada habitación y subiendo correctamente de nivel no debería costarnos mucho avanzar (siempre que estés ya familiarizado con las mecánicas souls-like, claro).

Incluso el estudio ha levantado la mano en los enfrentamientos con los jefes finales, pudiendo solicitar ayuda de manera online para que sea más accesible derrotar al monstruo de turno. Por cierto, cabe destacar el buen trabajo que hay detrás de su diseño y mecánicas. Cada uno de estas bestias nos exigirá derrotarlo de una manera distinta y particular, aspecto muy de gradecer y que hacen de cada batalla un desafío nuevo.

Conclusión de Dolmen

Los amantes de los juegos souls-like están de enhorabuena con el nuevo trabajo de Massive Work Studio y Prime Matter. Pese a una estructura jugable conocida y una linealidad evidente, nos tendrá atrapados en busca del nuevo desafíos que nos ponga entre las cuerdas. No todo es un calco a las obras de From Software. Dolmen posee su personalidad propia que viene a través de la personalización y crafteo de nuestro personaje, así como las armas que tendremos a nuestra disposición (especialmente aquellas de largo alcance).

Puede que los comienzos sean duros y extraños. Que incluso el mundo no nos termine de atrapar. Pero a medida que vayamos jugando, superando zonas, y entendiendo el funcionamiento de la fabricación de armas, sus atributos y funciones, todo coge otro aire distinto. Sin ser yo un gran fan de este tipo de juegos, reconozco que he estado muy enchanchado a esta propuesta. No sé si será por su historia sobre los cristales y sus poderes sobrenaturales, la originalidad de sus jefes finales o la atmósfera futurista que nos recuerda a veces a Dead Space en cuanto a ambientación se refiere. Pero sea una cosa concreta o el conjunto de todas, Revion Prime tiene algo que atrapa.

Dolmen

39.99€
7.5

Nota Final

7.5/10

Pros

  • Buen uso de arma cuerpo a cuerpo y de largo alcance
  • Enemigos finales con planteamientos y rutinas diferentes
  • Desafiante, pero accesible

Cons

  • Tiene coop online... pero solo contra jefes finales
  • Algunos escenarios lucen más bien poco
  • La accesibilidad del crafteo al principio es dura

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.