Después de reunir las piezas para su mecha, es momento de que Nika destruya todo a su paso en Colossus Down

¡Nika quiere ver el mundo arder! Si en la anterior entrega de Mango Protocol fuimos testigos de la creación de este gran mecha destructor, ahora en Colossus Down presenciaremos su gran poder. ¡Que tiemblen aquellas cosas que a esta curiosa niña no le gustan, porque va a arrasar con ellas cueste lo que cueste!

Depósito de queroseno…¡Listo!

Resulta interesante el cambio radical de mecánicas jugables que encontramos en Colossus Down. Pasamos de una aventura gráfica tranquila y pausada a un beat’em up frenético donde los disparos y los guantazos son el pan de cada fase. Un cambio que resulta lógico por la naturaleza del mecha que manejamos, aunque no por ello perderemos un ápice del humor y esencia que ha conseguido el estudio con su franquicia. El estilo de dibujado, las referencias a antiguos juegos y ese humor “acidillo” siguen plasmados en cada nivel.

Un mecha para erradicarlos a todos

Todos los componentes que recogimos en Mechanika tienen su papel en esta nueva entrega. El robot que diseñamos está llenito de funciones, así como tipos de ataque. Con la sierra podremos atacar en cortas distancias, con el cañón disparacabezas podremos quemar a los enemigos desde lejos y con el ataque eléctrico paralizarlos para luego propiciarles una cascada de mamporros. Aunque eso no es todo. Cada botón de ataque (e incluso el salto) tienen una habilidad especial que desbloquearemos a medida que vayamos jugando. Como en los beat’em up clásicos, habrá que tener especial cuidado, ya que activar estos poderes nos quitarán una porción de vida, por lo que su uso está limitado a ocasiones muy especiales.

Old-School Nika

Unas mecánicas jugables clásicas que acompañan a una propuesta también clásica. Colossus Down no innova mucho en el género, aunque no por ello se queda atrás y de vez en cuando sorprende con alguna “perlita” innovadora. Se ve que Mango Protocol no quiere olvidar en un rincón todo el ámbito de los puzles, y por esa misma razón a lo largo de la aventura resolveremos algún que otro rompecabezas para que exprimamos las neuronas. Sin duda un cambio de registro que se agradece al igual que hacen las pantallas donde emulamos a una navecita y vamos disparando en fases con scroll vertical. Pequeños gestos que aportan variedad y hacen que el jugador nunca caiga en una monotonía.

¿Donde está la versión 2.0 de MechaNika?

Posiblemente lo que eché más en falta es una progresión latente de nuestro robot asesino. Los movimientos son los mismos según empiezas el juego y según lo acabas. No hay mejoras, ni mayores combos ni nada a excepción de los ataques especiales ya mencionados. Si al menos hubiese una serie de ataques combinados curiosos (como pasa por ejemplo con Street of Rage 4 o Battletoads, por mencionar dos ejemplos recientes) todo cambiaría. Por suerte, esa carencia de ataques se suple en parte por una diversidad de escenarios muy diferentes entre sí y llenos de referencias a otras marcas o juegos anteriores.

La acidez, marca de la casa

Los diálogos son una parte fundamental de la franquicia, y pese a que Colossus Down no es una aventura gráfica como sí pasaba con las anteriores entregas, no por ello pierde esas conversaciones. Todo tiene un humor muy particular, e incluso en momentos concretos de la aventura podremos decidir el curso de la historia. Sin duda los textos son “marca de la casa”, y quien haya jugado a Mechanika o Agatha Knife verán las similitudes al momento. Por cierto, hablando de Agatha, podremos controlar a este personaje (o más bien, al Gran Cerdo Sangrante) siempre y cuando juguemos con su modalidad de cooperativo local con la que cuenta el juego. Mejor compartir desmembramientos con un amigo, eso siempre ocurre.

Conclusión de Colossus Down

Colossus Down ha salido en un año donde el nivel de los beat’em up ha subido mucho por las propuestas que han salido al mercado. Pese a que su ambición y presupuesto es menor, la propuesta de Protocol Games esconde ases bajo la manga para que el fan de los mamporros encuentre diversidad y diversión a partes iguales. Esta tercera parte de la serie sigue manteniendo el humor ácido, las referencias e ironías tan particulares que siempre ha tenido la saga, y ha sabido readaptar el estilo de juego cuando la ocasión lo merecía. Además, su variedad de escenarios, y las pequeñas trazas de puzles que encontramos por el camino hacen que el juego no caiga en la monotonía y siempre nos preguntemos qué otras sorpresas habrá guardado el estudio más adelante. Si además, podéis disfrutar de los mamporros con otro amigo gracias a su cooperativo local, la diversión se multiplicará exponencialmente.

Si estás interesado en el juego, puedes adquirirlo en la Store oficial de Xbox pinchando aquí.

Colossus Down

17.99€
7

Nota Final

7.0/10

Pros

  • Conserva el humor característico de la saga
  • Variedad de escenarios, algunos con reminiscencias de títulos pasados
  • Cooperativo local...

Cons

  • ... aunque nos falta cooperativo online
  • Los combos de MechaNika no son muy complejos
  • La progresión de personaje es casi nula

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.