Tras su paso por Pc la notable obra de The Farm 51 llega a consolas para sumergir a sus jugadores en el pavoroso ambiente de Chernóbil

La tragedia de la central nuclear de Chernóbil de 1986 sigue suscitando fascinación y pavor a partes iguales. Una catástrofe que cambió el mundo para siempre, con sus misterios y entresijos, es lógico que se haya convertido en fuente de inspiración para libros, películas y por supuesto, videojuegos.

En el mundo de la televisión, una de sus mejores representaciónes vino dada con la reciente miniserie de HBO. Pero en el ámbito del videojuego también hay iteraciónes interesantes, como la del título S.T.A.L.K.E.R., aunque en este caso, con un trasfondo fantástico, aprovechando muy bien su misterioso contexto.

En esta línea nos llega Chernobylite, un título nacido de una campaña de Kickstarter y que ya ha pasado por el Pc llegando a su fase final. Ahora, Chernobylite desembarca en consolas, para mostrar su potencial a base de un compendio de mecánicas con un efectivo resultado. La obra de los chicos de The Farm 51 toca varios palos, como el terror, sigilo, supervivencia, el enfoque RPG, la exploración y el crafteo e incluso la gestión de bases.

Abarca mucho y, en líneas generales, aprieta mas o menos bien, consiguiendo una fórmula que divierte y entretiene, todo aderezado de un puzzle narrativo muy interesante. Acompáñame a conocer la aventura de Igor y Tatyana en busca de la Chernobylita.

Una nueva fuente de energía surgida del desastre

En Chernobylite encarnamos a Igor, un científico que está a punto de adentrarse en la central nuclear del desastre, junto a dos mercenarios. Su objetivo es conseguir una muestra de Chernobilita, un nuevo material surgido del desastre que resulta ser una increíble fuente de energía. Uno de los usos que tendrá esta materia, es la de poder crear brechas interdimensionales, cosa que a la postre se tornará muy útil en la aventura que estamos a punto de empezar.

Pero en la cabeza de Igor hay algo más, localizar a su amada Tatyana. Está ha desaparecido en el desastre de la central, pero se manifiesta constantemente en su cabeza, con una voz inquietante, presagiando que las fauces del lobo están abiertas y vamos derechos a ellas. Como resultado, Igor intentara investigar que le ha sucedido, lo que dará lugar a que nos involucremos en desentrañar los curiosos misterios y circunstancias que rodean a su desaparición.

La trama de Chernobilyte es interesante y cuenta con elementos suficientes para mantener la atención del jugador y no resultar difusa. Además habrá notas y ciertos elementos que arrojarán más información sobre lo sucedido y que contribuyen a su lograda ambientación.

Junto a esta interesante narrativa, estará la parte con la que contribuye el jugador a través de sus decisiones, muchas de ellas con implicaciones morales, cada vez más complicadas. Estás elecciones tendrán peso en el desarrollo argumental y en las circunstancias finales.

Diversidad jugable

El objetivo básico y primordial en Chernobylite será infiltrarnos en la centrar nuclear y conseguir el preciado materia que allí se esconde, y de paso investigar lo sucedido con Tatyana. Pero pese a la simplificación de de la acción, no está una tarea sencilla, sino todo lo contrario. No podemos tomarnoslo a la ligera y entrar como Peter por Petoria.

Chernobylite también tiene un componente de terror….

Necesitamos trazar un plan de asalto, literalmente. Para ello nos instalaremos en una base, que deberemos personalizar y gestionar, y además reclutar personal. Así comienza a desplegarse una de las principales mecánicas jugables de Chernobylite, la gestión de base.

Gestiona tu base

Jugablemente nos encontramos con un sistema de construcción que recuerda mucho al de la saga Fallout. En nuestras misiones recogeremos materiales que utilizaremos para construir diversas estructuras en nuestra base, para distintos fines.

Por ejemplo tendremos que hacer una mesa de trabajo que nos permita mejorar nuestro equipo, o construir camas para los miembros que reclutemos. Estamos ante un sistema eficaz y divertido, y que nos dará unas buenas horas de experimentación.

Contamos con una pizarra donde ir preparando nuestro asalto en base a toda esta gestión. Desde ahí también decidiremos que misiones emprender y a cuáles enviar a nuestros aliados, y las realizaremos por días. Por momentos echamos de menos algo más de profundidad en este sistema, aunque bien es cierto que tal como es, resulta efectivo y divertido.

Soldado feliz, soldado efectivo.

Reclutaremos personajes en nuestras misiones. Estos personajes podremos mandarlos a hacer misiones por su cuenta y conseguirnos materiales, medicinas, munición o alimentos. Pero para que sean efectivos, y no enfermen, deberemos cuidar de que coman buenas raciones de comida y de que tengan descanso, amén de otras necesidades que se nos irán planteando.

Nuestras decisiones a lo largo del juego también influirán en las relaciones con nuestros compañeros. Podremos provocar que no se unan a nuestro grupo o que incluso se marchen.

Sigilo, combate y desarrollo

En Chernobylite iremos mejorando y subiendo de nivel. Podremos canjear puntos de desarrollo por entrenamientos con nuestros compañeros. Esto nos permitirá mejor nuestra puntería o habilidades de sigilo. En este sentido, esta es una mecánica necesaria en título, puesto que el sigilo nos permitirá ahorrar municiones y medicinas. Es ágil, y está bien resulto, con la posibilidad de camuflarnos en la maleza o ver hasta que punto los guardias que custodian las diversas áreas sospechan.

La exploración también será importante. Recoger materiales y elementos es fundamental para nuestra supervivencia. Como resultado, explorar el mapeado y sus diversos rincones será muy importante, además de entretenido gracias a su lograda ambientación y recreación de ciertas partes de la zona muerta.

La parte de combate, o shooter, es divertida, y aunque no es el pilar más destacable del juego, es entretenida. No obstante, no conviene ir a lo loco. La munición no sobra, y los guardias son bastante letales. Tampoco hay que olvidar que nosotros no somos soldados de elite. Las dos facciones enemigas, humanos y criaturas, que conoceremos en la aventura, se desenvuelven bien, aunque no siempre la IA está al mejor nivel. Los soldados tendrán sus rondas, pero no te confíes demasiado en sus patrones.

Para sobrevivir vigila tu salud y tú cordura. El estrés, o matar indiscriminadamente pueden mermar nuestra cordura, por lo que comer bien y dormir no solo mejorará nuestra salud física, sino también mental. Cocinar y preparar medicamentos a base de hierbas ayuda mucho en este sentido. Si la cordura llega a sus límites, las visiones comenzarán a aparecer, haciendo los coqueteos de Chernobylite con el terror más intensos. En cuando a la salud, no descuides la radiación. Sera importante usar nuestro escáner para medirla y no perder nuestra salud, y llevar en nuestro equipo medicina para combatirla.

Recreación de la zona de exclusión de Chernóbil

El estudio se desplazó hasta Chernóbil para representar con el máximo detalle una amplia zona del área de exclusión. Está recreación contribuye a su sobresaliente ambientación, que conjugada con los efectos sonoros y su vista en primera persona transmite efectivas sensaciones de soledad, por momentos sobrecogedora. La respiración de nuestro personaje, el movimiento de los árboles con el viendo, la sensación de vacío humano y la soledad, son sensaciones recurrentes mientras avanzamos por el mapeado.

Quizás a lo largo de las ,más o menos, 20 horas de duración de juego se nos hagan un poco monótonos estos paisajes, pero su representación es tan convincente que seguro que lo perdonaís ¡Habéis viajado sin moveros del sofá!

Gráficamente el juego cumple muy bien, pero con algunas irregularidades. En exteriores presenta su mejor faceta gráfica, con bosques frondosos e imperiales que incitan a la captura. Sin embargo, los interiores no lucen texturas de tanta calidad, y en ocasiones dejan entrever a las claras las costuras del título.

La parcela técnica es donde se presentan los mayores problemas, al menos en Xbox One X. Aquí hay importantes variaciones de framerate y tirones muy molestos. Sin olvidar algún bug importante, que incluso llega a influir en la partida. He llegado a sufrir crasheos al echar capturas. Parece que en sus hermanas de nueva generación todo funciona mejor, con una tasa de frames más estable, alcanzando el 4K en Series X.

En la parcela sonora no hay peros. Las voces en su idioma original, con subtítulos en español contribuyen a la inmersión. Las melodías que suenan en ocasiones están perfectamente contextualizadas, y los efectos sonoros van a la zaga. The Farm 51 ha hecho los deberes en este apartado, y con nota, y sino, esperad a escuchar la voz de Tatyana mientras paséis por el lugubre bosque radioactivo.

Conclusión

Si sois de aquellos a los que os fascina el mundo post apocalíptico que se ha generado en la ciudad de Pripiat y sus alrededores, incluida la central y su desastre, debéis probar Chernobilyte. Y los que no, al menos os llevaréis un shooter que propone una experiencia de juego con una historia interesante y una amplia gama de mecánicas de juego, donde en su mayoría, cumple con cierta maestría. Divertido, largo, entretenido y bonito gráficamente, aunque con altibajos técnicos en las consolas ya de vieja generación, el título de The Farm 51 se convierte por sus fueros en un título altamente recomendable. Libre de radiación.

Chernobylite

29.99 euros
8

Valoración

8.0/10

Pros

  • Una logradísima ambientación que contribuye a la inmersión
  • Una narrativa interesante
  • Su toma de deciones impacta realmente en el devenir de la aventura
  • Una gran recreación de algunas de zona de exclusión
  • Diversas e interesantes mecánicas de juego...

Cons

  • ...pero les falta profundidad
  • problemas técnicos de framerate y bugs
  • hay zonas graficamente muy conseguidas y otras se muestran mas pobres

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.