Los dibujos animados nunca han dado tanto miedo como hasta ahora.

Como bien rezaba la traducción al castellano de aquella joyita de terror ochentero como era “The Blob”: el terror no tiene forma. Pues bien, Bendy and the Ink Machine quiere seguir ese precepto y sin duda lo consigue. Nos encontramos ante un nuevo y original juego de terror y puzzles en primera persona donde el mal podrá manifestarse de muchas formas distintas.

Nos pondremos en la piel de Henry Stein, un animador de dibujos, el cual ha recibido una misteriosa carta invitándolo a volver a su antiguo lugar de trabajo, los Estudios Joey Drew. En las numerosas estancias de esta “original” ambientación, descubriremos que los estudios han sido tomados por una fuerza malvada que se manifiesta debido a un extraño invento del presidente.

Rápidamente lo primero que nos llamará la atención es el estilo artístico muy marcado del título, que saca a relucir la sensación de estar en una obra realizada por un estudio de animación de los años 30. Todo tiene un contorno dibujado con trazos gruesos en negro, lo que hace que la ambientación realmente esté muy conseguida. El estilo cartoon del juego variará según vayamos conociendo poco a poco el horror que nos espera entre las paredes del estudio e irá volviéndose cada vez más siniestro.

El juego comienza con un tono muy pausado que podrá desesperar a más de uno, dado que el personaje no podrá correr hasta más adelante, y donde principalmente nuestra misión será encontrar este o aquel objeto y llevarlo a un lugar específico. La mayoría de los puzzles del juego son así o del tipo activar una serie de interruptores. Esto puede parecer fácil en la teoría, pero algunos de los objetos que debemos encontrar serán difíciles de ubicar debido a la limitada paleta de colores. A esto hay que añadirle el factor de que la tipología de muchas estancias es prácticamente igual y no recordaremos si la habíamos visitado antes o no. Junto a esto, el principal problema recae en la ausencia de un mapa que consultar para evitar perdernos, algo que será casi imposible no hacer.

Según vayamos avanzando y resolviendo puzzles, el juego nos obligará a hacer back-tracking, ya que puertas de estancias que antes estaban cerradas se abrirán por arte de magia. También podremos explorar a fondo todos los escenarios para encontrar grabadoras que reproducen un registro de audio, al estilo Bioshock, y que nos darán más detalles argumentales.

Pasada la primera parte del juego, nos encontraremos con un añadido que no suelen tener muchos de los juegos de terror actuales y este es el combate. En un momento determinado encontraremos un hacha que podremos usar para cortar tablones que bloquean las puertas y acabar con los monstruos de tinta que nos saldrán al paso, aunque más adelante también podremos usar armas de fuego. El combate es sumamente torpe en el mejor de los casos, puesto que sólo tenemos la opción de atacar y no podremos ni defendernos ni echarnos hacia atrás cuando nos ataquen. Por si esto fuera poco, la sincronía al pulsar el botón de ataque y el acto mismo en pantalla no está muy afinada, por lo que encontrarnos con enemigos de este tipo es simplemente un suplicio y algo muy frustrante.

En el aspecto de “terror” del juego, nos encontraremos con momentos bastante espeluznantes, así como monstruos que serán más complicados de derrotar o algunos de los que solo podremos huir y escondernos, como ya hemos visto en otros juegos como Outlast. Los diseños de algunos de nuestros enemigos dan un giro de tuerca bastante retorcido a personajes bastante conocidos como Goofy o Winnie the Pooh, lo que hará que se nos erice el vello en más de una ocasión. El apartado sonoro de Bendy and the Ink Machine va muy en la línea de lo visto en otros juegos del género, con golpes aleatorios para sobresaltarnos, lamentos que vienen de otras habitaciones, etc. El juego está doblado al inglés y subtitulado al castellano.

Si elimináramos el estilo artístico y la atmósfera que Bendy and the Ink Machine crea, nos encontraríamos con un juego de puzzles en primera persona bastante regular y con un combate que deja bastante que desear. Sin embargo, es mérito de los desarrolladores el haber alcanzado un nivel más estable, gracias al original estilo y la espeluznante atmósfera que genera. Sin embargo, los fallos ya comentados lastran la experiencia y acaban dejando a este Bendy and the Ink Machine como una propuesta generada para jugadores que quieran experimentar con algo diferente.

Bendy and the Ink Machine

28,99€
6.6

Gráficos

8.5/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

5.0/10

Duración/Diversión

6.0/10

Pros

  • Magnífica ambientación
  • Apartado artístico muy llamativo
  • A nivel argumental es interesante

Cons

  • La sincronía en los controles está mal implementada
  • Combate desastroso
  • La estructura de las estancias es muy limitada