Evan Redgrave es un valiente: arriesga su plaza de funcionario todos los días

Que las entidades administrativas del Gobierno son un galimatías solo aptas para el entendimiento de unos pocos mortales es algo que llevamos padeciendo desde hace décadas. Su burocracia, jerarquías y diferentes ministerios por donde circulan nuestras solicitudes hacen que los funcionarios que hacen girar la maquinaria las veamos casi como deidades cada vez que requerimos de sus servicios. Este concepto, aun mas extrapolado, es el que recoge Beholder 2, una continuación también desarrollada por Warm Lamp Games, que salvo algunas mecánicas y estilo visual similares, difiere mucho de la primera entrega. Para empezar ya no seremos el vigilante de un edificio vecinal, sino que trabajaremos directamente en el Ministerio, con nuevos problemas que resolver, trabajos que realizar y problemas que afrontar. ¿Dispuesto a vivir en tus carnes todos las incidencias que suceden dentro y fuera de tu oficina?

Beholder 2 nos pone en la piel de Evan Redgrave, el hijo de un aclamado funcionario de la organización, quien ha sido asesinado en el mismo Ministerio dejando muchos interrogantes tras su muerte. Precisamente, gracias al trabajo realizado por nuestro padre tendremos el “enchufe” necesario para optar a un ansiado puesto dentro del órgano gubernamental. Un favor que deberemos devolver investigando al Ministerio desde sus entrañas, hablando con el resto de empleados y subiendo de  puesto hasta alcanzar la cúpula donde el Gran Sabio tira de todos los hilos. Una propuesta irónica, sarcástica y llena de humor negro que nos hace contemplar la propia naturaleza humana y lo que es capaz de realizar por reputación, dinero y bienestar personal.

El tiempo es oro, y en Beholder 2 se hace muy patente. Puede que la primera entrega se base más en la supervivencia de nuestro protagonista entre tanto problema en la comunidad, mientras que en la continuación que estamos analizando se acentúe mas la gestión de nuestros minutos disponibles. Deberemos saber aprovechar el tiempo que tendremos cada día a nuestra disposición, ya sea investigando las oficinas de nuestros compañeros, haciendo cola para hablar con ciertas personas y viendo la tele o leyendo un libro para tener mas afinidad y empatía con los trabajadores.

Por supuesto, tampoco podremos olvidarnos de trabajar, nuestra vía principal de ingresos y la manera más recomendable para mantener a nuestra familia unida y bajo un techo donde dormir (sí, como buen padre de familia clásico tenemos a una mujer y unos hijos a los que alimentar). Por lo tanto, olvidaros de completar el juego en un día rutinario de nuestro protagonista,ya que habrá que compaginar nuestras tareas laborales obligatorias con las investigaciones en paralelo, y para ello será recomendable entrar en unas rutinas que nos permitan pagar nuestras facturas, comprar los productos que necesitemos y todo ello solapado con nuestra misión de destapar todo el problema que se cuece dentro del Ministerio y que rodea al Gran Sabio que lo lidera. El tiempo es oro, pero el oro también es tiempo.

Evan Redgrave no tendrá ningún poder especial, ni es habilidoso en algún ámbito. Simplemente tendrá su poder de conversación y oratoria para sacar toda la información posible a sus compañeros de trabajo. Con esa virtud deberemos abrirnos paso e ir ascendiendo en la cadena de puestos… aunque en nuestra conciencia está la opción de como usar esa palabrería. En Beholder 2 será necesario hablar con nuestros compis de trabajo, no solo para informarnos de lo que pasa alrededor, sino para saber los puntos fuertes y débiles de aquellas personas que se interponen en nuestro camino. Podremos ascender por las buenas, ganando la reputación requerida y haciendo bien las cosas; o también por las malas, pisando el cuello a los compañeros para que no destaquen y que no hagan su trabajo mejor que el nuestro. Es un punto a agradecer, ya que este factor permite afrontar al título de Warm Lamp Games de varias maneras, e incluso rejugarlo si queremos hacer las cosas de manera diferente.

Gráficamente sí encontramos parecido con su primera parte, con personajes con esa misma apariencia “blandita” y con un ambiente tétrico marcado por la escala de grises. Llegados a este momento cabe recalcar, al igual que pasa en su primera parte, que ambos proyectos están también concebidos para lanzarse en dispositivos móviles. Esto supone varias limitaciones técnicas e incluso mecánicas, pero al ser un juego conversacional tan marcado y en sitios muy concretos o cerrados, no vamos a notar un bajón significativo en ningún aspecto. Su apartado sonoro también se ha cubierto las espaldas, ya que las voces serán inventadas (o en idioma de estos personajillos…) y básicamente habrá que leer los textos que van apareciendo. Eso sí, en español y muy bien traducidos.

Conclusión

Beholder 2 sigue la estela de la primera entrega en cuanto originalidad se refiere, aunque su concepto cambia radicalmente. Nos encontramos ante una aventura gráfica (o conversacional, como prefiráis llamarla) distinta, pausada y donde tendremos que tomar nuestro propio camino para destapar los secretos que oculta el Ministerio tras la muerte de nuestro padre. Puede parecer sencillo, y si dedicamos tiempo a escuchar a nuestros compañeros de planta, y a los ciudadanos que asisten a nuestro puesto de trabajo, las dinámicas serán muy fluidas y disfrutaremos mucho del juego de Warm Lamp Games. Ojo, ya que aparte de hablar, habrá que saber muy bien gestionar nuestro tiempo, y eso requerirá realizar rutinas diarias para llevar el pan a casa y pagar nuestras facturas. Sí, hay que trabajar amigos. Pero cuando uno trabaja bien, obtiene una buena recompensa que estará esperando a quienes le den una oportunidad a Beholder 2.

Beholder 2

14.99€
6.8

Gráficos

7.0/10

Sonido

6.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • Las rutinas diarias están bien implementadas
  • Varias formas de afrontar el juego

Cons

  • Las tomas de decisiones no son tan significativas como en la primera parte
  • Faltan elementos con los que interactuar
Anuncio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.