Anuncio

Fly me to the moon
and let me play among the stars…

Si tenemos que hablar de desarrolladoras actuales que han tenido éxito en sus proyectos, sin duda alguna Platinum Games forma parte de ese grupo. La empresa nipona ha demostrado su buen hacer otorgando personalidad y cariño a sus obras, enfocando la gran parte de sus esfuerzos en realizar propuestas diferentes casi siempre enfocadas en el género del hack’n slash. Como suele pasar, siempre hay un título que despunta y hacen que la compañía suba como la espuma. Ya os hacéis una idea de qué juego es, ¿verdad?. Efectivamente, el éxito cosechado por Bayonetta han hecho que Platinum Games sea quien sea, y que se la conozca por lo que se la conoce.

La Bruja de Umbra por derecho propio se merece un homenaje a la altura, un reconocimiento a los méritos y logros cosechados; una vuelta por todo lo alto ahora que se cumplen 10 años desde su lanzamiento en Xbox 360 y PS3. Si además, viene escoltada por Sam, de la otra gran IP Vanquish, este cumpleaños se redondea más aún. ¿Cómo se sientes ambos juegos después de tanto tiempo? ¿Se nota en su esquema jugable? ¿Tenemos  novedades que justifiquen de nuevo la compra? Todo estos interrogantes los iremos resolviendo en el siguiente análisis:

Bayonetta: La Revolucion del hack’n slash

Quien sea asiduo jugador a este género donde prima el repartir tollinas con elegancia, no se va a encontrar nada nuevo en este párrafo. Bayonetta supuso un antes y un después en la manera de afrontar sus combates. Con tan sólo dos botones de ataque y otro botón para esquivar Platinum Games sacó oro de donde no había nada, logrando que todo el mundo (familiarizado o no con el hack’n slash) pudiera acceder al título sin problema.

Parte de su encanto también recaía sobre la misma Bayonetta, la bruja más sexy que los videojuegos han dado. Gracias a sus particulares poderes basados en el pelo que la recubre (visto así… tampoco es tan sexy) podrá realizar mil y un combos, así como  invocar espectaculares demonios para dar matarile a los enemigos mas poderosos. Puede que su historia en ocasiones es incongruente, o incluso demasiado rebuscada (japonesadas, al fin y al cabo) pero la narrativa es lo de menos. Lo que uno busca en Bayonetta es diversión directa, y para los mas perfeccionistas, conseguir todos los trofeos platinos que se pueda. Tarea nada fácil, os voy avisando.

La optimización lo debe ser todo para jugar a Bayonetta. Por esa misma razón necesitamos la máxima fluidez posible, la mejor resolución que podamos tener y la mayor (y mas estable) tasa de frames que el juego pueda alcanzar. Por suerte, todo eso lo consigue… prácticamente de nuevo y con “peros”. Existe mejora latente en su apartado visual, y el título corre a unos supuestos 4K (hay rumores de que no se alcanzan…) que define mucho más tanto a nuestra protagonista como a todo el frenesí de enemigos y objetos que copan la pantalla. Pese a este lavado de cara, tengo la sensación de que se podía haber hecho algo más… sobre todo teniendo en cuenta de que la versión retrocompatible en Xbox One X va como la seda.

Por ejemplo, sin ir más lejos, se podía haber mejorado el color del propio juego incorporando la función HDR de la que gozan muchos juegos. El mes pasado pude completar Bayonetta 2 y su paleta de colores es significativamente más marcada y atractiva que los colores ocre y apagados que muestra la primera entrega. Veo escasos cambios para lo que debería suponer una vuelta de Bayonetta, o al menos para homenajearla como es debido. No digo de realizar un remake desde cero, pero las funcionalidades y nuevos aspectos técnicos resultan insuficientes, sobre todo si lo comparamos con el estilo artístico del que goza su segunda parte.

Vanquish: La obra de culto ( y desconocida) de Platinum

Hablar de Platinum Games parece que es hablar de hack’n slash… pero no siempre es así. Hay excepciones que confirman la regla, y en este caso Vanquish es la excepción. Por motivos que se me escapan de toda lógica, este juego de disparos no gozó de tanta aceptación como lo tuvo Bayonetta, pero no deja de ser una gran obra. Su breve duración (entre 4-6 horas dependiendo de nuestra habilidad) y una falta de multijugador en una época donde se tenía muy en cuenta esta modalidad, hicieron que las ventas no fueran nada favorables, pese a las buenas críticas que alcanzó en los medios especializados. Menos mal que podemos redimir nuestros hechos como jugadores 10 años después.

En esta aventura futurista controlaremos a Sam Gideon, un soldado del grupo DARPA que posee una exoarmadura capaz de otorgar todo tipo de ventajas basadas en la realidad aumentada (RA, como ellos denominan de forma abreviada). Gracias a esta poderosa tecnología podremos desplazarnos por el escenario a velocidades vertiginosas, regenerar nuestra salud y lo mas importante de todo: ralentizar el tiempo a nuestro antojo. Mientras que en Bayonetta necesitábamos hacer una esquiva perfecta para activar el Tiempo Bruja, en Vanquish seremos nosotros quien decidamos usar esta habilidad cuando deseemos. Ojo, esto no hace el juego más fácil (casi diría todo lo contrario), ya que habrá que elegir estratégicamente cuándo y dónde emplear la ralentización para no morir a manos del enemigo.

En este caso, como pasa con la versión de Bayonetta, contamos con resolución 4K (teóricamente…) y una velocidad de escándalo gracias a sus 60 fps. Todo va como la seda, y si no fuera por las cinemáticas que “cantan” un poco, el titulo podría colar como juego de esta generación. Por desgracia (o por fortuna, según se mire) tiene los mismos pros y contras que lo dicho con el juego de la bruja. Si ya tienes Vanquish en Xbox 360, puedes tener tu versión mejorada en Xbox One X con la excepción del cambio de resolución y una mayor tasa de frames. Falta ese broche, ese toque personal que lo diferencie y que por desgracia no tenemos. Aun así, siempre es bueno contar con este juego por varias vías de accesibilidad para que más gente lo conozca.

¿Merece la pena comprar esta coleccion?

No cabe duda de que este pack tiene dos juegazos impresionantes (también se pueden adquirir por separado, por cierto). De hecho, es de lo mejor que ha hecho Platinum Games en estos diez años. Quien no haya descubierto aun las bondades de Bayonetta o Vanquish puede ver el lanzamiento de esta colección como una oportunidad de oro. Una oportunidad de probar dos joyas de la pasada generación que han de jugarse si o si.

Por otro lado tenemos que dar el aviso. Quien ya posea estos juegos en Xbox 360 no va a encontrar novedades muy significativas, ni añadidos que justifiquen la compra de ambos títulos . Los dos juegos originales son retrocompatibles y las únicas novedades que encontramos residen en su nueva resolución (ya están por fin a 4K) y una mejor tasa de frames (más palpable bajo mi punto de vista en el caso de Vanquish). De hecho, es una pena la dejadez que esta teniendo Platinum Games con Bayonetta y Vanquish. Diez años deberían significar algo, y a excepción de una steelbox diferente en formato físico, no encontramos ni añadidos, ni extras, ni curiosidades que hagan especial este cumpleaños.

Bayonetta & Vanquish 10th Anniversary Bundle

39.99€
8

Nota final del bundle

8.0/10

Pros

  • Son dos juegazos atemporales
  • Presentan mejoras visuales y de framerate

Cons

  • Faltan extras, añadidos, curiosidades...
  • Podían haber implementado otras mejoras como HDR
Anuncio

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.