Un vampiro berenjena, un pueblo lleno de personajes extravagantes y puzzles por doquier.

Los juegos indies que llevan sus conceptos jugables un paso más allá siempre son bienvenidos para los que buscamos cosas nuevas que llevarnos a la boca. Con un primer capítulo lanzado hace ya unos 4 años, la trilogía de Baobabs Mausoleum puso sobre la mesa algunos conceptos capaces de volarle la cabeza a cualquiera. Aunque el primer episodio es posiblemente el mejor, los tres tienen cosas que nos harán disfrutar de ellos. Gracias a la llegada de Baobabs Mausoleum Grindhouse Edition a Xbox One, los tres episodios han sido recopilados en un solo juego.

Aunque sean tres entregas diferentes, la historia de los tres episodios está conectada entre sí. Dicha historia gira en torno a Watracio Walpurgis, un vampiro berenjena (ya empiezan las cosas raras) que trabaja como agente del FBI y que, tras estrellar su coche contra un árbol, se encuentra varado cerca del pueblo de Flamingo’s Creek.

En Baobabs Mausuleum Ep.1: Ovnifagos Don’t Eat Flamingos, la historia se centra en Watracio, el cual está intentando entrar en el pueblo, ya que la carretera principal ha sido bloqueada por cangrejos gigantes (WTF?). A medida que el juego avanza, nos iremos encontrando con más y más cosas extrañas que harán que nuestra llegada al pueblo se retrase más y más. Al final del episodio, Daphne Trujillo, una camarera local por la que Watracio se ha enamorado, es secuestrada. Este suceso conduce la trama de los dos episodios restantes, ya que Watracio intenta localizarla en una búsqueda que le llevará hasta el cielo.

El juego está lleno de personajes extravagantes y únicos, tanto en sus diálogos como en su aspecto. No hay dos que sean iguales. Debido a los pocos personajes que se introducen en el tercer episodio, el segundo es probablemente el que cuenta con la mayor cantidad de personajes únicos, aunque está en una reñida disputa con el primero.

Uno de los puntos fuertes del juego son sin duda los personajes y la historia, sobre todo gracias a unos diálogos cargados de referencias a otros videojuegos y que en en numerosas ocasiones nos harán participes de las mismas. A mencionar la gran labor llevada por el equipo de traducción al castellano, con momentos totalmente desternillantes gracias al uso de palabras que se ajustan a nuestro contexto.

Como se ha mencionado anteriormente, el apartado artístico del juego también juega un papel importante. Con un estilo pixel-art old-school, combinado con los buenos diseños de los personajes y los entornos, este es sin duda un apartado que destaca por encima de otros. Los tres episodios también cuentan con algunas secciones 3D realmente particulares, que harán que por momentos nos quedemos bastantes picuetos con lo que está sucediendo en pantalla.

El apartado sonoro es otra parte muy importante del juego, ya que este Baobabs Mausuleum cuenta con una banda sonora realmente conseguida, que nos mete bastante bien en la acción. También hay unos efectos sonoros bastante extravagantes, que van desde eructos, pedos y mucho más. La extrañeza de estos sonidos no hace más que contribuir a la ya extraña experiencia.

Los tres episodios (Ep.1: Ovnifagos Don’t Eat Flamingos, Ep.2: Barnabas Dead End Drive y Ep.3: Un Pato en Muertoburgo) del juego están principalmente basados en una mecánica de puzzles, aunque también presentan algunas mecánicas de RPG. La mecánica habitual consiste en que Watracio busque en una zona un objeto para progresar en su aventura, ya sea una llave, un pescado o una escopeta. Estos puzzles son bastante fáciles y lineales, en su mayoría, aunque algunos pueden ser ligeramente más difíciles debido al tamaño de la zona y/o a la mecánica implicada.

La mecánica RPG mencionada anteriormente, entra en juego especialmente en uno de los últimos capítulos del primer episodio. En dicho capítulo, Watracio obtiene un ataque que le permite derrotar a los enemigos y encender antorchas. Al final de ese capítulo hay incluso un jefe con una mecánica bastante simple, pero que no deja de ser una variación bienvenida.

Sorprendentemente, Baobabs Mausoleum Ep.2: Barnabas Dead End Drive altera la fórmula al presentar un mundo abierto en el que el jugador puede ir a cualquier zona de la ciudad en cualquier momento. Lamentablemente, este episodio también incluye algunas de las peores mecánicas de los tres y donde la calidad baja. Estas mecánicas consisten principalmente en un ciclo día/noche basado en el reloj de la consola que bloquea la progresión en tiempo real. Esto no se explica en ningún momento, por lo que los jugadores tienen que descubrirlo por sí mismos. Para colmo de males, este ciclo es básicamente irrelevante, ya que todos los elementos de progresión, excepto uno, aparecen por la noche.

También hay otras mecánicas nuevas, como la posibilidad de esprintar o un nuevo tipo de proyectil que casi no se utiliza. También se ha añadido un inventario con varias ranuras, aunque básicamente es necesario para que la exploración abierta funcione. El jefe final, bastante similar a uno del primer episodio, también presenta unas mecánicas horribles, lo que hace que sea un auténtico suplicio vencerlo.

Por suerte, Baobabs Mausoleum Ep.3: Un Pato en Muertoburgo recupera la forma, volviendo a los puzzles lineales en lugar de un mundo abierto. Aunque es posiblemente el más corto de los tres episodios, sigue aprendiendo de los dos anteriores, conservando algunas mecánicas introducidas en el segundo. Lamentablemente este título también conserva errores ya mencionados de los dos anteriores. Los puzzles de la tercera entrega también son más sencillos o más directos, algo que dependiendo del jugador, puede ser bueno o malo. La duración del juego también es digna de mención, con un total de unas 6 horas o 2 horas por episodio. Debido a la naturaleza de los juegos, estos no presentan mucha rejugabilidad, aunque su corta duración y lo extraño del juego compensan un poco esto.

La historia de este Baobabs Mausoleum Grindhouse Edition no os cambiará la vida, pero sigue siendo bastante divertida y la banda sonora es definitivamente un punto brutal. Otro punto a desatacar es el estilo artístico del juego, aunque después de un tiempo nos dejará de sorprender. Los puzzles fueron en su mayoría divertidos, aunque un par de ellos estaban muy mal explicados o con problemas de bugs, que hacen que debamos apagar la consola y volver a intentarlo otra vez. Sea como sea, si estáis bsucando algo diferente, este Baobabs Mausoleum puede ser una buena opción.

Baobabs Mausoleum Grindhouse Edition

16,99€
7

NOTA FINAL

7.0/10

Pros

  • Gran cantidad de personajes únicos y extravagantes
  • Mecánica de juego simple, pero satisfactoria
  • Traducción al castellano de gran nivel
  • La banda sonora brilla con luz propia

Cons

  • Fallos de diseño
  • Mala optimización
  • La segunda entrega cuenta con más fallos que aciertos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.