Gilly necesita tu ayuda para poner en marcha Arcadegeddon

Los que tenemos unos años sabemos cómo ha sido el ascenso y declive de los salones recreativos. Parte de nuestra infancia y adolescencia la hemos pasado ahí, disfrutando de la última tecnología, cabinas de lo más extravagantes y compartiendo con amigos momentos inolvidables. Algo parecido le sucede a Gilly, miembro de una salones arcade que está viendo cómo una malvada compañía se está apoderando de todos estos negocios tan queridos. Por suerte, tiene un as bajo la manga que se llama Arcadegeddon ¿Podremos poner fin a la hegemonía de Fun Fun Co.?

No hay mejor firewall que nosotros mismos

De la mano del estudio Illfonic nos llega este frenético shooter cooperativo con grandes trazas de rogue-lite. Nosotros, ya sea en modo “lobo solitario” o en compañía, tendremos que poner fin a los planes de esta malvada compañía que pretende destruir el negocio de nuestro tío Gilly. Para evitar el desastre, tendremos que combatir en mundos virtuales frenando el avance de sus planes y el virus que ha implementado en el propio juego.

Si no entendéis nada del argumento, que tampoco os preocupe. La narrativa es sólo un mero nexo para lo verdaderamente importante: su jugabilidad. En la base donde nos alojamos podremos acceder a varias modalidades: un modo historia, la zona PVP y las máquinas dispensadoras donde compraremos nuevos objetos para la customización de nuestro personaje. Por supuesto, la “salsa” de Arcadegeddon será el modo historia, el cual desgranaremos a continuación.

¿Alguien quiere jugar conmigo?

Para poder cumplir con nuestra misión y vencer a Fun Fun Co., no quedará más remedio que luchar contra los huestes del mal que viven en el mundo virtual y completar los objetivos que se nos darán en cada fase. Según vayamos completando los niveles, estos serán más y más difíciles, por lo que será importante conseguir armas más potentes, potenciadores e incluso invertir parte del dinero obtenido en accesorios que nos ayuden en nuestra tarea.

Lo que en un principio puede parecer un paseíto, veremos que se va complicando de manera paulatina. Incluso en cada ronda podremos “forzar” esa dificultad, aumentándola nosotros mismos para obtener mejores recompensas. Un desafío que puede ser un quebradero de cabeza si jugamos solos, pero que resulta gratificante si compartimos experiencias con amigos gracias a la vertiente competitiva que tiene Arcadegeddon.

Uno para todos, y todos para uno

Una ronda tras otra, y así hasta ocho fases. Ese será el esquema que experimentaremos en Arcadegeddon. Por medio también encontraremos contratiempos en forma de jefes finales que nos dará momentos de lo más intensos. Llegados a este punto, es importante recalcar lo vital que resulta jugar en equipo. En otros títulos es cierto que podremos ir “a nuestra bola” sin que afecte a la partida, pero aquí todo se puede complicar si no actuamos en grupo.

Ya me ha pasado un par de veces que ha sido imposible batir a un final boss porque no estamos todos los miembros del equipo, o porque nuestro armamento escogido no ha sido del calibre adecuado para reventar a tiros a la bestia que tenemos delante. No necesitamos una comunicación exhaustiva como en Apex Legends, pero ayudar al prójimo a tener mejores armas, curar a aliados que están heridos y colaborar en conjunto con los desafíos hará nuestra travesía por los mundos virtuales mucho más asequible.

A comprar y a gastar

Algunos pueden pensar que ocho niveles saben a poco. Y bueno… en parte no les falta razón. Arcadegeddon puede entrar en mecánicas repetitivas, aunque se salva por los desafíos secundarios que nos otorgarán los clanes que conviven en nuestra base. Cada uno de estos miembros nos darán pequeñas misiones con las que subir más nuestro nivel, y tener todo completo al 100% puede ser un buen aliciente para seguir jugando.

El problema es que aparte de la experiencia para mejorar a nuestro protagonista tampoco encontramos mayor recompensa. Bueno si… los complementos estéticos y mejoras de arma. Arcadegeddon hace mucho hincapié en las skins, sombreros y colores con los que customizar a nuestro héroe. De hecho, tiene hasta una sección propia de compras a través de dinero real para no “perder tanto tiempo” recolectando los orbes necesarios en el mundo virtual. Algo que no me ha hecho especial gracia, aunque por suerte se toca de manera muy sutil y secundaria.

Recreativas con luces de neones

Visualmente Arcadegeddon resulta atractivo, aunque no se aprovecha todo el estilo visual que posee. Los personajes en sí tienen un diseño sencillo, pero gracias a los complementos los podemos ir modificando (y enriqueciendo) como nosotros queramos. La puesta en escena, cuando aparecen toda nuestra escuadra a la vez es muy llamativa, pero luego los combates no lucen igual.

Es todo muy disperso, las armas no generan ese impacto que uno busca en un shooter tan frenético y pese a que hay una cascada de colores en pantalla, no llega a dar ese choque visual que el propio título busca. Ya que estamos experimentando una “experiencia arcade”, qué mínimo que encontrar toda una fiesta cromática y de desenfreno en cada fase.

Así da gusto jugar en compañía

También es cierto que mantener un estilo gráfico cargado con florituras y explosiones, mientras hay un grupo de cuatro locos saltando y moviéndose constantemente es complicado de realizar. Y otra cosa no, pero fluidez en las partidas vamos a encontrar desde el primer minuto. Además, desde el primer día de lanzamiento es fácil encontrar partida para su modo historia (no he tenido la misma experiencia con su PVP). En menos de un minuto ya he podido entrar a una nueva aventura con desconocidos, gesto de agradecer.

Por cierto, no penséis que estamos ante partidas rápidas que se concluyen en diez minutos. Arcadegeddon requiere disposición y predisposición. Que no os extrañe que cada run dure perfectamente desde 45 minutos hasta la hora y media, según la dificultad escogida y la destreza del grupo.

Conclusión de Arcadegeddon

Illfonic es una experta en los juegos cooperativos y asimétricos. En este caso opta por la primera rama, con un shooter frenético que se disfruta mucho más si lo jugamos con otros usuarios. A través de varias fases de creciente dificultad tendremos que cumplir los objetivos asignados, enfrentarnos a jefes finales y colaborar con el resto de la escuadra para salir airosos de cada aventura. También podemos jugar de manera single-player, aunque personalmente creo que pierde toda la gracia…

Arcadegeddon tiene un gran componente rogue-like, y eso lo vemos con las mejoras que vamos encontrando partida tras partida. Por desgracia, no hay un progreso constante, dependemos mucho de los compañeros que nos toque y bueno… muchos de los premios que obtendremos al completar algunos objetivos son elementos cosméticos para nuestro héroe. No esperéis una historia transgresora y original pese a su propuesta, aquí venimos a disfrutar en compañía y a disparar a diestro y siniestro. Si te gustan los retos, el salón recreativo de Gilly abrirá las puertas para que disfrutes de sus instalaciones.

Arcadegeddon

https://www.xbox.com/es-ES/games/store/arcadegeddon/9PKR5R6L4L47
7

Nota Final

7.0/10

Pros

  • Buena propuesta cooperativa
  • Accesible para todo tipo de jugadores
  • Desafíos y objetivos para rato

Cons

  • Sus bases rogue-like ofrecen más cosméticos que progresión
  • Las partidas se pueden prolongar demasiado
  • Visualmente le falta ser más impactante cuando nos metemos en sus mundos virtuales

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.