La luz y la oscuridad siempre bailarán juntas en Aeterna Noctis

El tiempo es un lienzo, y mi mano, su pincel. Bajo el manto de la eternidad se repiten los ciclos de luz y oscuridad. Oscuridad y luz. Pero algo está cambiando. La lucha entre ambos opuestos parece que se desvía de lo establecido por el Dios Caos y ese equilibrio que ha durado una eternidad llega a un nuevo comienzo. ¿Qué está sucediendo? ¿Qué nuevas puertas se abren? ¿Cuál es nuestro cometido en todo esto? Las respuestas a estas preguntas las encontrarás en Aeterna Noctis, la obra culmen del estudio español Aeternum Games Studios, quienes has demostrado que con constancia, organización y esfuerzo de pueden hacer juegos muy interesantes.

No hay luz sin sombras, ni sombras sin luz

Parece que fue ayer cuando entrevistamos a Fernando y Hugo en nuestro podcast. Medio año hemos estado esperando impacientes la llegada de su juego, y ahora que por fin está en nuestras manos (de manera metafórica) no podemos más que verificar las palabras que en su día nos dijeron. Amantes de las buenas historias, de los desafíos, de los saltos imposibles y de las aventuras al más puro estilo metroidvania, tenéis a vuestra disposición un título cuidado al detalle que os desmenuzaremos a continuación en nuestro análisis.

Acordes mágicos para empezar con buen pie

Nunca antes había comenzado una reseña detallando su banda sonora, pero creo que la ocasión lo requiere. Es imposible no emocionarse y sentir algo por dentro cuando escuchamos las primeras palabras de la introducción de Aeterna Noctis. En esta caso, la culpable es Nuria Mediavilla, actriz de doblaje que todos recordamos por su interpretación en el prólogo de El Señor de los Anillos. Su voz, junto con los acordes de piano (que nos acompañarán de manera exquisita durante toda la trama) es el arranque perfecto y una buena manera de demostrar que la historia de esta propuesta no es un mero trámite puesto con calzador, sino que hay que sentirlo.

Más decadente que Hallownest

No digo nada descabellado cuando comparo Aeterna Noctis con otros grandes juegos del mismo género como pueden ser Hollow Knight o el mítico Castlevania: Sypmhony of the Night. En efecto, estamos ante un metroidvania en esencia, aunque si rascamos encontraremos detalles que lo hacen muy especial. Sin ir más lejos (y dejando a un lado la historia) cabe destacar la enorme dificultad que el título posee. Enorme y justa. Porque todo está tan bien medido, tan cuidado, que los errores que cometamos son provocados por nosotros mismos, no del propio juego en sí.

Esto se contempla de manera muy clara tanto en los combates con jefes finales como en otros momentos de saltos entre plataformas. Los enemigos al final de cada zona nos pondrán en un verdadero apuro, y como si de un enemigo de Cuphead se tratara, deberemos aprender bien sus pautas y patrones para poder acabar con ellos. Tranquilos, el juego está pensado para ser así, y aunque la dificultad es elevada, no serán pocos los checkpoints que tendremos a nuestro alcance para repetir la zona (o el final boss) las veces que hagan falta.

Aprende a saltar para controlar Aeterna Noctis

Los saltos, como he dicho, es el otro punto fuerte del juego. Es una delicia ir completando cada tramo sin morir en el intento, y aunque al principio puede resultar excesivamente complicado, luego uno va interiorizando las habilidades del Príncipe de las Sombras. Controlar el dash que posee nuestro héroe es complejo, lo admito. Pero una vez que cogemos las distancias, el tiempo de recobro y juntamos esta habilidad con alguna nueva, la magia se apodera de la pantalla. Sin querer destripar mucho, simplemente ascender por la Torre de la Luz (de la cual ya hay gameplays de hace tiempo) es una auténtica pasada.

La experiencia es un grado… y un punto de habilidad

Sí, no es un juego fácil. Para hacer que el camino sea menos “empedrado” podremos ir subiendo de nivel, lo que nos otorgará puntos de experiencia. Estos puntos los podemos administrar en tres ramas de nuestro árbol de habilidades: nuestras flechas, las armas cuerpo a cuerpo o nuestras habilidades mágicas con la sangre recolectada (a modo de resumen, es algo más complejo). Por suerte, siempre podemos modificar los puntos de habilidad gastados, y de esa manera construir una build concreta si estamos atascados en una zona más difícil de lo habitual.

Y hablando de builds, no podemos olvidar otro factor interesante que hay que mencionar. Como sucede en Hollow Knight, podremos equiparnos con ciertas gemas que nos proporcionarán una mejora en nuestro personaje. Desde mayor poder de ataque, mayor daño en los golpes críticos o una mayor cantidad de sangre para el uso de magias. Combinar bien estas gemas será crucial en los momentos avanzados de la aventura, por lo que es recomendable explorar el mapeado en busca de zonas secretas donde encontrar estas piedras preciosas llenas de poder.

No todo brilla entre tanta oscuridad…

Un aspecto que destaca de Aeterna Noctis es su aspecto visual. Los escenarios están magníficamente recreados, con zonas muy diferenciadas dentro de la vasta región por la que nos moveremos. Además, todo acompañado de un colorido increíble y con un dibujado a mano y animación del personaje muy lograda. Puede que los enemigos “menores” sean algo más sencillos de lo que me hubiese gustado. Si bien me fascinaros algunos enemigos finales como el maldito Ave Fénix, otros de menor importancia me dejaron vacíos.

El juego no es perfecto, ni mucho menos. Pese a las alabanzas que estamos lanzando, tengo que admitir que los comienzos (una vez pasado el prólogo) son genéricos. Habrá que esperar un par de horas para que descubramos los puntos originales que hacen de Aeterna Noctis un juego diferente. Una vez pasemos ese instante inicial, preparaos para lo bueno. En mi caso, Aeternum Noctis se ha convertido en un “come-horas” (en el buen sentido del término). Si eres de los no tiran la toalla y quieren explorar todo en su totalidad, prepárate para sudar sangre, ya que hay zonas que nos pondrá a prueba constantemente. Y es que más vale escudriñar cada rincón y equiparnos bien si queremos tener éxito en nuestra misión de vencer a la Reina de la Luz…

Conclusión de Aeterna Noctis

Puede que la losa que supone ser un metroidvania a día de hoy pese mucho. Hemos visto en estos últimos años cómo han salido obras del mismo género con unos valores de producción altísimos, unos personajes carismáticos y unas opciones jugables increíblemente profundas. Pero Aeternum Games Studios no se ha echado para atrás ante tales colosos. El mimo que han tenido a la hora de tender una historia bien relatada, sus combates tan carismáticos (especialmente contra los jefes finales) y esos momentos locos de plataformas donde se nos exige dar lo mejor de nosotros mismos son la piedra triangular para que su juego funcione.

Aeterna Noctis no es un juego para todo el mundo. Aunque hay muchos checkpoints que nos permite intentar la zona una y otra vez, su nivel de dificultad es elevado. Eso sí, elevado pero justo. El control del Príncipe de las Sombras es fluido, y si “metemos la pata” será por nuestra culpa y no por la del propio título. Si los desafíos no os achantan, y queréis acabar el año echando toda la carne en el asador, no os perdáis esta propuesta que se convierte en uno de los mejores juegos nacionales lanzados en el 2021. Sin duda, buena forma de acabar el año.

Aeterna Noctis

29.99€
9

Nota Final

9.0/10

Pros

  • Desafiante a rabiar
  • Sistema de combate y de saltos bien pulido
  • El diseño artístico es maravilloso

Cons

  • Al principio puede parecer un "metroidvania más"
  • Algunos enemigos son demasiado genéricos
  • Si no te gustan los juegos exigentes...mejor no te acerques

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.