Abyss: The Wraiths of Eden te hará viajar a la misteriosa ciudad de Edén.

De la mano del estudio Artifex Mundi llega a nuestras Xbox One, Abyss: The Wraiths of Eden, una aventura de puzzles y objetos ocultos que originalmente se lanzó en el año 2012 y que debuta en la consola de Microsoft con un pequeño lavado de cara.

Abyss: The Wraiths of Eden representa la primer incursión de Artifex Mundi dentro del mundo de las consolas, y desde ya, te puedo adelantar que si bien hay ciertos fallos que es debido mencionar en este análisis, Abyss: The Wraiths of Eden cumple sin ningún problema la tarea de ser un videojuego que nos hará quemar unas cuantas neuronas y de mantener el suspense durante toda la aventura.

Tendras que examinar el escenario para encontrar objetos que te serán de gran utilidad.

Una historia cumplidora, pero que deja con ganas de más.

Muchos videojuegos en los cuales su mecánica principal es la de buscar objetos ocultos, en un gran número de ocasiones basan su trama en historias de crimen en las que un detective tiene que buscar las pistas que ha dejado un asesino en las escenas del crimen. Abyss: The Wraiths of Eden se aleja de las típicas tramas de este tipo de videojuegos y nos ofrece una historia un poco más sobrenatural en las profundidades del océano.

La historia del título da inicio cuando el famoso explorador Robert Marceau, esposo de nuestra protagonista, desaparece bajo extrañas condiciones en una de sus expediciones marítimas. Al enterarse de esta noticia emprenderemos un viaje para ir en búsqueda de Robert, pero en nuestro camino nos toparemos con unas misteriosas criaturas, dándole así un tono de misterio y peligro extra a la aventura.

El videojuego en todo momento tiene un tono enigmático e intrigante, lo que beneficia a que sea muy poco probable que el jugador pueda llegar a aburrirse, por el contrario el misterio que envuelve a Edén, ciudad submarina en la que se desarrolla la historia del videojuego, hará que nuestro deseo por saber qué es lo que sucede en este lugar vaya en aumento a cada paso que demos.

Los misterios que envuelven a esta ciudad, en la que reside un poderoso mal, hacen que no despeguemos la vista de la pantalla, aunque lo que deja un sinsabor es la manera en la que se trata a los personajes y el gran número de cabos sueltos que deja la historia. Del lado de los personajes es poco lo que llegamos a saber de ellos, siendo el único personaje del que conocemos un poco más de su vida Gregory Lagain, un miembro de la resistencia, y esto porque él tiene una pequeña aventura que se desbloquea una vez completamos la historia principal.

La historia de Abyss: The Wraiths of Eden deja muchas dudas que hubiera sido estupendo que se les hubiera dado respuesta, ya que su historia engancha desde un primer momento y hubiera sido fantástico el conocer un poco más sobre Edén y los personajes que la habitan.

El explorador Robert Marceau desaparece misteriosamente.

Una aventura de puzzles con momentos en los que buscar objetos ocultos o jugar al dominó.

En muchos títulos que tienen como mecánica principal el buscar objetos ocultos en los escenarios, hay una alta probabilidad de que pasado un cierto tiempo de juego el interés del jugador por el título pueda decaer. Artifex Mundi le da un giro de tuerca a la mecánica de buscar objetos ocultos y la complementa con la posibilidad de jugar al dominó, haciendo de esta forma que este tipo de fases sean más entretenidas.

Para poder obtener objetos que nos ayuden a completar los objetivos que se nos asignan, el jugador utilizando el stick derecho del mando tendrá que buscar en el escenario una lista objetos que le es proporcionada, y si en algún momento llegáramos a estar atascados por no encontrar un objeto, o bien queremos darle un poco de variedad al videojuego, podremos elegir jugar al dominó, teniendo que pasar nuestras fichas sobre varios símbolos. Una vez que hagamos esto se nos dará el objeto que estábamos buscando, teniendo así dos formas de cumplir con un mismo objetivo.

El videojuego también nos presenta un buen número de creativos puzzles que nos complicarán un poco las cosas, llegando algunos de estos a detener nuestro avance por un par de minutos debido al reto que suponen.

Si en algún momento llegamos a atascarnos en una de las fases del título, con tan solo presionar la flecha de arriba del pad se activará una pista que nos sacará del apuro en el que estemos metidos. Dependiente de la dificultad elegida, casual o experto, esta ayuda tardará un mayor o menor tiempo en recargarse.

El jugador también tendrá a su disposición un mapa de Edén, siendo muy útil para las situaciones en las que sea necesario el realizar varias tareas en diferentes zonas y deseemos ubicar a que lugar acudir primero.

Fase de buscar objetos ocultos.

Cautiva desde el primer momento en que lo ves.

Como es habitual en los videojuegos de este tipo, Abyss: The Wraiths of Eden luce unos preciosos gráficos dibujados a mano, que nos transportarán a una utopía ubicada en las profundidades del océano.

Debido al paso de los años, hay ciertas mejoras que ha sufrido Abyss: The Wraiths of Eden en su versión para Xbox One, destacándose unos escenarios un poco más nítidos con respecto a su versión original. Las cinemáticas desafortunadamente no han tenido ese pequeño lavado de cara, lo que las hace ver un poco borrosas y desentonan con el fabuloso aspecto que presentan las fases de gameplay.

Un aspecto que destaca junto a su apartado gráfico es el sonoro, contando el videojuego con una serie de melodías diseñadas meticulosamente para cada ocasión, lo que hace que lleguen a transmitirnos esa aura de misterio que desprende el videojuego. La banda sonora nos sumergirá dentro de los momentos de tensión y emoción, dando en todo momento la sensación de que un peligro nos está acechando.

El apartado artístico de Abyss: The Wraiths of Eden enamora a primera vista.

Una aventura a la que deberías dar una oportunidad.

La principal pega que se le puede encontrar a Abyss: The Wraiths of Eden es que ofrece una jugabilidad e historia que son correctas, pero que dejan con ganas de ver más sobre su mundo y afrontar nuevos retos.

El videojuego ofrece de 4 a 5 horas de juego, dependiendo de la habilidad del jugador y si bien no viene doblado al castellano sí que cuenta con subtítulos en español, así que no habrá ningún detalle de la historia que podamos perdernos.

Su historia de misterio y fenómenos sobrenaturales en las profundidades oceánicas llama la atención desde el inicio, y si le sumas una jugabilidad que presenta la suficiente variedad como para no aburrir en ningún momento, da como resultado un producto que satisfacerá tanto a fanáticos del género como a los jugadores que deseen probarlo por primera vez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here