La iluminación divina vendrá en 7th Sector gracias a su protagonista

Los estereotipos están a la orden del día. Hay algunos que no cambian pase el tiempo que pase, y da igual que sea pasado, presente o un posible futuro distópico donde todo es completamente distinto a lo que conocemos. La cultura rusa no se libra de esta vertiente, y sea la época que sea, siempre vamos a tener en mente un entorno sobrio, frío, y lleno de armas de guerra voluminosas creadas con sudor, sangre y acero. Algo así podemos entrever en 7th Sector, la ultima obra de Sometimes You! y Sergei Noskov que nos pone en la piel de una chispa (si una chispa) con ganas de conocer mundo y evolucionar hacia algo mejor. Una idea cuanto menos curiosa que desarrollaremos en el próximo análisis.

Busca tu camino, sé quien quieras ser

El sector 7 no es un lugar para hacer muchos amigos. Todo está controlado por máquinas, y las personas que habitan aquí no parecen estar en las mejores condiciones de vida. Puede que simplemente se sientan atrapados cual pajarillo en una jaula, ya que la seguridad que existe en cada estancia, cada pasillo e incluso en los trenes da pie a pensar en ello. Menos mal que nosotros somos diferentes al resto.

Como chispa o ente de luz que encarnamos (nunca ne quedó claro qué somos en realidad) tendremos varias ayudas para sortear estos controles. La primera y más básica, la posibilidad de movernos a través de cables y conductores de varios tipos. Esto nos facilitará desplazarnos entre habitaciones y edificios de manera rápida y sencilla. La segunda, la posibilidad de hackear diferentes centralitas, dispositivos o herramientas. La tercera, y no por ello menos importante, la posibilidad de tomar el control de diferentes robots o artilugios mecánicos para poder continuar nuestro camino. Un compendio de movimientos y habilidades que habrá que manejar sabiamente para llegar al final de la trama. Y ojo, que no será nada fácil.

Un juego parecido al resto, y a la vez muy distinto

El concepto que vemos en una primera instancia me ha recordado fuertemente a lo que hizo Playdead con Limbo o Inside. Su planteamiento de avanzar resolviendo puzles puede dar pie a ello, aunque a los pocos minutos nos daremos cuenta de que estamos ante algo distinto. Un concepto de juego que incluso recoge la esencia de Abe’s Odyssey con la acción de encarnar a otras criaturas, todas ellas con sus habilidades únicas. Lamentablemente, aunque la esencia esta ahí y por momentos nos puede llegar un ápice de las mecánicas de estos juegos, no llega a despuntar tanto como nos gustaría. Aunque claro, estamos comparando 7th Sector con clásicos contemporáneos.

7th Sector recoge una serie de puzles de diversa índole, aunque aquellos que sean amantes de las matemáticas seguro que le sacan algo más de gracia. Abundan los rompecabezas de sumas y restas, de composición geométrica, de ecuaciones e hipótesis algebraicas. Una amalgama que puede sentar genial a aquellas personas afines a los números, pero que puede hacerse bola para quienes busquen problemas que se centren en el comportamiento físico de los objetos como pasa en los tirulos de Playdead. Por supuesto, no siempre será así, y tendremos persecuciones de lo mas intensas, plataformas o pruebas que pongan en juego nuestros reflejos y habilidad con el mando.

Muévete como un robot, piensa como un humano (o al revés…)

Uno de los puntos que mas he agradecido es la posibilidad de encarnar otros seres mecánicos. Cuando parece que la formula jugable se acaba, de repente aparece otro nuevo robot para suplir las carencias del personaje anterior. De esa manera, iremos cambiando de mecánicas, pasando por ejemplo de la chispa antes mencionada a una bola que juega con el poder magnético. Más adelante, de esa bola pasaremos a otro robot volador, luego a otro más grande con mayor capacidad de ataque y así sucesivamente en las 5-6 horas que nos puede durar la aventura. Un cambio de perspectiva que como he dicho,sienta muy bien a la propuesta.

Puede que la única pega que puedo poner a 7th Sector es su falta de personalidad. Pese a ese entorno “cyber-soviético” que derrocha por todas sus pantallas, no veo algo que destaque especialmente. Su aspecto visual sencillo tampoco ayuda a que la propuesta despunte y la música, compuesta por Nobody’s Nail Machine sí que nos acompañará de manera acertada a lo largo de todas nuestras peripecias, pero sin terminar de ser pegadiza. Lo dicho, todo funciona de manera correcta (siempre y cuando te guste el genero, claro está) aunque me falta algo que haga al título de Sometimes You! y Sergei Noskov una obra única y recordada.

Conclusión

Resulta curioso ver cómo 7th Sector puede recordar en sus primeros compases a juegos como Limbo, Inside o incluso a Abe’s Odyssey , aunque según vamos avanzando estos símiles se disipan. El titulo de Sometimes You! y Sergei Noskov se centra más en puzles que se basan en las matemáticas, en formas geométricas y en la lógica antes que en las resoluciones basadas en la física de los objetos, propiciando un aire distinto a lo que estamos acostumbrados. Eso no es todo, ya que la capacidad de encarnar otros robots, con diferentes habilidades y situaciones ofrece un derroche de variedad que se agradece un montón. Si sois amantes de estrujar el cerebro y queréis desafiar vuestra capacidad de resolver rompecabezas, 7th Sector puede ser muy buena opción.

7th Sector

19.99€
7.5

Gráficos

7.0/10

Sonido

7.5/10

Jugabilidad

7.5/10

Duración/Diversión

8.0/10

Pros

  • Varios personajes que controlar
  • Los puzles son muy desafiantes

Cons

  • Puede que muchos acertijos abusen de las maemáticas
  • Pese a lo diferente de su propuesta, le falta ser más original

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.