DayZ por fin llega a Xbox One aunque no de la manera que todos deseabamos

La supervivencia es un instinto primario de los animales y del ser humano siendo esto es clave para perpetuar la especie. Si carecemos de un instinto tan primario como la supervivencia estaremos muy perdidos en cuanto algo se tuerza en nuestra vida porque esta cualidad juega un papel importantísimo en nuestro día a día. DayZ lleva la supervivencia al videojuego de una manera implacable, tremendamente realista e injusta en la mayoría de sus casos porque no es nada fácil sobrevivir en el mundo que nos propone.

La noche es oscura y alberga horrores… y zombis… y jugadores malvados.

DayZ viene de muy lejos, tan lejos como 2013 en realidad aunque no es hasta este mismo año que ha llegado a Xbox One con más penas que glorias. Bohemia Interactive son muy conocidos por su saga ARMA, un auténtico simulador en esto de los shooters y DayZ no se iba a quedar por detrás. En un principio DayZ apareció como un mod para ARMA 2 pero finalmente decidieron darle más tiempo y dedicarle muchos más recursos para intentar editarlo como un juego individual de supervivencia. El mapa de DayZ es enorme, más de 200 km cuadrados lo encumbran como uno de los mapas más gigantescos que hay. Tiene zonas de praderas, rios, bosques, poblaciones, embarcaderos y, en definitiva, un sin fin de localizaciones que podremos visitar.

DayZ se tiene el cielo ganado porque es único a la hora de hacernos sentir solos y desamparados en un mundo postapocalíptico

Pero el protagonista principal de DayZ no es el mapa, ni los zombis sino las sensaciones que logra transmitirnos, sensaciones como el miedo, la tensión, la esperanza o el alivio son algo que nos hace brotar el juego durante cada partida y es muy interesante. No tenemos una música que nos acompañe, aquí lo único que oiremos serán todos los sonidos que nos envuelven desde la naturaleza, pasando por nuestros propios pasos (que más de un susto nos darán…) y terminando por disparos, zombis y un largo etc. capaz de ponernos los pelos de punta en todo momento. DayZ nos saca en medio de cualquier lugar y de nuestra pericia y nuestra sangre fría dependerá el que veamos otro día porque el juego es implacable y letal en muchos sentidos. Un enfrentamiento con un zombi es difícil pero no imposible aunque puedes acabar mal herido y desangrarte, algo terrible sino tienes los materiales necesarios para cortar la hemorragia ya que acabarás desmayado. Ya no os cuento como es cuando hay más de un zombi cerca.

Los indicadores de hidratación, nutrición, temperatura, sangre y salud tendrémos que tenerlos bien vigilados.

En esas sensaciones es donde DayZ se tiene el cielo ganado porque es único a la hora de hacernos sentir solos y desamparados en un mundo postapocalíptico. Las partidas en DayZ son persistentes lo que significa que tendremos que sobrevivir lo máximo posible, a ser posible toda la vida, con un mismo personaje porque, si nos atacan y acabamos mordiendo el polvo, otro personaje lo sustituirá y empezaremos de cero en un abrir y cerrar de ojos. Podemos incluso construir nuestra propia base dentro del servidor aunque, debido a la gran cantidad de materiales y tiempo que se necesita es bastante improbable que la terminemos.

DayZ nos saca en medio de cualquier lugar y de nuestra pericia y nuestra sangre fría dependerá el que veamos otro día

Claramente en el tema de la interfaz en DayZ se queda muy por detrás de cualquier juego contemporáneo y digo esto porque no parece un juego de 2019 ni por asomo. Una interfaz fea y muy poco intuitiva que a menudo da mucho la lata por no querer reaccionar cuando seleccionamos un objeto por ejemplo. Que un juego con tantísimas posibilidades jugables en lo que a crafteo y organización se refiere tenga una interfaz tan “dañina” es para tirarse de los pelos. Quizás esto se solucione más adelante pero lo que es a día de hoy no da una sola alegría.

La interfaz es poco intuitiva y a menudo falla no permitiendo usar objetos en algún momento determinado.

DayZ tiene grandes carencias en lo que al apartado gráfico se refiere porque falla la distancia de dibujado, falla la carga de texturas y objetos (casas y árboles aparecen de repente si no esperamos un poco) y es que no se si es cosa de la consola (analizado en una Xbox One S) o es asunto de servidores e incluso de optimización del propio juego. Las animaciones son toscas y los combates cuerpo a cuerpo pueden hacer sudar a cualquiera debido a lo impreciso que es nuestro personaje al golpear y los movimientos tan bruscos y rápidos de los zombis. Todo esto seguramente se vaya solventando con futuras actualizaciones pero sacar un juego tan ambicioso como DayZ en este estado es lamentable.

DayZ se resume perfectamente en una palabra: ambicioso, porque es demencial la cantidad de cosas que podemos hacer durante las partidas y la complejidad de algunas de ellas. Lo malo es que los recursos no abundan en absoluto y encontrar comida o liquido para mantenernos con vida es una dura tarea que nos puede llevar horas. Las posibilidades de crafteo son inmensas y, aunque la interfaz sigue sin ayudar en este sentido, la gran cantidad de combinaciones hacen que siempre intentes mejorar como jugador. DayZ te exprime desde el minuto uno y, aunque las primeras partidas puede llegar a desconcertar sobre todo si sales de noche, las siguientes lo verás bastante más claro y avanzarás a un ritmo mucho más rápido. Si conseguimos un hacha podremos talar árboles y arbustos a mayor velocidad que con cualquier otro objeto y también nos brindará la posibilidad de trabajar la madera de otra manera. Con un pico o una pala por ejemplo podremos construir nuestro propio refugio pero también podremos escarbar para conseguir gusanos.

La propuesta jugable es inmensa en DayZ y las oportunidades son casi ilimitadas. Jugándolo en cooperativo con algún amigo la tensión se intensifica porque velarás por tu compañero al igual que el lo hará por ti ya que si juegas solo posiblemente las demás personas que te encuentres en el servidor querrán acabar con tu vida y lo tendrás bastante más difícil para sobrevivir.

Conclusion

DayZ es grande, muy grande y demasiado ambicioso lo que lo convierte en el mejor juego de supervivencia postapocalíptico que hay a día de hoy. Eso si, tiene muchos fallos y bugs que solucionar, un control más áspero que un zapato de esparto y un apartado técnico que no luce demasiado bien. Las posibilidades jugables son tantas que puede llegar a abrumar al principio y, con un control más intuitivo y una interfaz que no nos complique la vida, podría llevarse el éxito de calle. En mi opinión, DayZ llega demasiado tarde aunque aún le queda mucho camino por recorrer y estoy seguro de que Bohemia Interactive no se detendrá y seguirá actualizando el juego para conseguir una experiencia perfecta de supervivencia postapocalíptica.

DayZ

49,99 €
5.6

Gráficos

6.0/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

4.5/10

Duración/Diversión

5.0/10

Pros

  • La sensación de estar en un apocalipsis es total.
  • El sonido es clave para sobrevivir.
  • La gran cantidad de opciones en el crafteo.

Cons

  • Gráficamente está muy desfasado.
  • Tiene un control muy tosco sobre todo en el combate cuerpo a cuerpo.
  • Demasiados bugs. Algunos incluso te pueden estropear la partida.