Beast Quest, un videojuego con buenas ideas que no terminan de ejecutarse todo lo bien que se desearía.

Antes de empezar a jugar Beast Quest las expectativas que tenían eran bajas, no sé porqué pero lo poco que me había documentado no me llamaba demasiado la atención, por suerte al probar el videojuego desarrollado por Torus Games y distribuido por Maximum Games me he encontrado con un título que sin muchas pretensiones logra enganchar desde el primer momento. Una pena que durante la aventura nos encontremos con elementos que estropean la experiencia.

El elemento por el cual Beast Quest destaca más es su historia, y es que si bien ya mencione que no tiene grandes pretensiones, esto no le resta valor a lo que se nos tiene por contar. Nuestro protagonista es un joven caballero llamado Tom, quien en su viaje se encuentra con un artefacto capaz de romper el hechizo que ha caído sobre las criaturas mágicas de la tierra de Avantia. El causante de todo esto es el malvado hechicero Malvel, quien para conquistar Avantia ha utilizado su magia oscura para volver a estas poderosas criaturas en nuestra contra. Durante la aventura también nos encontraremos con otro hechicero llamado Aduro, quien servirá de guía en el viaje de Tom.

De Beast Quest no se deben esperar grandes giros argumentales, y es que al fin y al cabo esta historia es tomada de una serie de libros infantiles. Lo que si puedes esperar es un aire de aventura, propio de otras narraciones como Los cuentos de los hermanos Grimm, no será, pues, esta una aventura de gran complejidad, pero sí de un factor nostálgico que transporta a esos cuentos que leíamos de pequeños, un grupo de héroes, un malvado hechicero y poderosas criaturas a las que enfrentar. Una mágica historia que cuenta con unos momentos bastante divertidos pero que al igual que el resto de elementos en Beast Quest, queda faltando un poco más para lograr sobresalir.

En cuanto a la jugabilidad, el sistema de combate de Beast Quest es una extraña mezcla entre combate por turnos y en tiempo real, si bien se nos delimita dentro de un espacio de juego a la hora de combatir, el jugador tiene completa autonomía a la hora de afrontar los combates, se puede optar por ser agresivo o combatir de una forma más pausada. A nuestra disposición estarán diferentes pócimas que por ejemplo pueden ayudar a regenerar nuestra barra de salud o habilidades especiales que duran unos segundos, permitiéndonos ganar en agilidad o en el daño que infligen nuestros ataques.

A la hora de combatir, Tom no estará solo, junto a él estarán diferentes compañeros que se unirán en nuestra Beast Quest, siendo de gran utilidad debido a que podremos pedir su ayuda durante los combates. Como buen juego de rol, nuestro protagonista posee un árbol de habilidades que podremos ir mejorando conforme obtengamos más experiencia durante la aventura. A medida que avancemos también estarán disponibles nuevos atuendos y accesorios.

Si bien en el juego hay buenas ideas en cuanto a las mecanicas de combate, con el transcurso de las horas empiezan a hacerse repetitivas, peor aún, la posibilidad de utilizar nuestro escudo para bloquear los ataques enemigos, con excepción de muy pocos enemigos, hace que no haya necesidad de buscar nuevas estrategias de combate. Por supuesto será decisión del jugador el hacer de su experiencia de juego monótona, pero de igual manera la mecánica está ahí, el que no haya ninguna penalización hace de su uso recurrente y repercute gravemente en la experiencia de juego. Me permito aclarar que no le exijo al juego que posea una mayor dificultad, al fin y al cabo su objetivo es que cualquier persona pueda aventurarse a jugarlo, lo que sí es grave, es que teniendo un buen sistema de combate, no se haya encontrado una forma de recompensar o incentivar al jugador más ingenioso.

Más allá del combate también nos encontramos con diferentes poblados en los cuales interactuar con personajes que nos darán todo tipo de misiones secundarias, recoger una cosecha, buscar a unos ladronzuelos o derrotar a determinados enemigos, pequeñas actividades que terminan aportando variedad al título. Si bien nos encontraremos con algunos puzzles, estos no representarán un gran reto, quedando en obstáculos que nos retrasarán por unos pocos segundos.

El apartado gráfico es una mezcla de luces y sombras para Beast Quest, no estamos hablando de un desarrollo triple A, pero sí que hay unos cuantos detalles en los que el videojuego logra destacar. La gran mayoría de las locaciones que visitamos llaman bastante la atención e invitan a ser exploradas, hay momentos en los que resulta difícil el discernir si se está ante un videojuego independiente o algo más. Como ya lo dije, luces y sombras, si bien hay cosas que están muy bien, hay otras que no lo están demasiado. Si hacemos una suma y resta de aspectos positivos y negativos al final he  de comentar que sale ganado lo positivo, una lastima que no sea una victoria por demasiada diferencia. Beast Quest cuenta con un buen doblaje que nos ayuda a meternos de lleno dentro de esta aventura medieval, una pena que lo mismo no se pueda decir de la banda sonora, siendo anecdóticos los temas musicales.

Correcto, esa es la palabra con la que definiría a Beast Quest si alguien me preguntara por su calidad, el punto más destacable como ya lo he comentado será su historia, la cual es simple pero logra enganchar. Con una 5 horas de duración aproximada y un par más en caso de que decidas realizar misiones secundarias y explorar el escenario, Beast Quest se queda en un título que pudo haber dado más de sí, que no falla estrepitosamente en ninguno de sus apartados,  y que de hecho se queda corto por un pequeño margen de diferencia para ser un producto más redondo. En definitiva, si buscas una aventura que te entretenga por un par de horas y que no exija demasiado de tí, Beast Quest es una buena opción, pero que desafortunadamente deja un sabor agridulce pues pudo haber sido mejor.

Beast Quest

39,99 €
Beast Quest
6.7

Historia

7.5 /10

Gráficos

6.5 /10

Sonido

6.0 /10

Duración/Diversión

7.0 /10

Jugabilidad

6.5 /10

Pros

  • Su historia engancha desde el primer momento
  • El sistema de combate tiene buenas ideas
  • Sus escenarios invitan a ser explorados
  • Se pueden personalizar las habilidades e indumentaria de nuestro protagonista

Cons

  • Puede llegar a hacerse monótono
  • Su banda sonora no se destaca en ningún momento
  • Los puzzles son más un obstaculo que un reto