Seguro que todos alguna vez en nuestra vida hemos querido tener el control de una arma que lo arrasa todo, como un acorazado que destroza todo a su paso. De las manos de Capcom y From Software, creadores de títulos tan conocidos como Dark Souls o Ninja Blade, nos ofrecen la oportunidad de manejar uno con Kinect en Steel Battalion: Heavy Armor.

En este título es la primera vez que se aprovecha la idea de combinar una experiencia jugable entre el mando convencional de todo la vida con el sensor de movimiento de la consola Kinect, la verdad que es una buena idea, ¿pero habrán obtenido un buen resultado?

El juego nos sitúa en un argumento con ambientación futurista. Un futuro cercano en la Nueva York del año 2082. Una especie de virus informático se ha esparcido como la espuma en una época en que la tecnología es clave. Este hecho hace que se produzca una guerra a nivel internacional de la cual formaremos parte. Manejaremos a un soldado americano que pertenece a los Estados Unidos y nos tendremos que enfrentar a un ejército corrupto de las Naciones Unidad por el control de Occidente.

Se nota mucho que el juego ha sido desarrollado por un estudio japonés ya que toma bastante vertiente de sus ideales ya que es Japón es una las máximas exponentes en cuanto tecnología y van en busca de aparatos tecnológicos muy a la última y de vehículos de guerra como mechas o robots enormes. Por lo que nos han puesto a los mandos de una especie acorazado parecido a un tanque para combatir en esta batalla.

El control de este acorazado será en primera persona y al principio nos resultará bastante embarazoso hasta que le cojamos el tranquillo ya que cuenta con un manejo muy complejo y exigente. Básicamente para movernos, apuntar y disparar usaremos los sticks analógicos mientras que con el sensor Kinect tenemos que hacer acciones como cambiar de velocidad, cerrar la escotilla, bajar el periscopio, abrir controles secundarios, el mapa, etc.

La ambientación del juego resulta envolvente en todo momento y cuenta con más opciones de las que cuentan algunos juegos de Kinect lanzados hasta la fecha pero este título ya lo decimos ahora no acaba de convencer. Ya sea porqué la jugabilidad no está del todo depurada y resulta muy difícil controlar el acorazado con todas sus opciones ya que cuenta con muchos fallos. O también podría ser porqué las misiones en cuales se desarrolla el argumento no son muy variadas y acaban resultando ser muy repetitivas.

Nuestro objetivo no será más que avanzar por el nivel y destruir a los malos, destruir antenas de comunicación, tanques enemigos y unidades de soldados. Lo que nos esperamos que en algún momento pudiera alternar el control del tanque con misiones a pie con el soldado ya que usa el mando tradicional pero no ha sido así, creemos que le hubiera aportado frescura al juego y variedad.

Como veníamos diciendo la ambientación está muy lograda en todo momento parece como si estuviéramos de verdad en un acorazado y en medio de una guerra en nuestro salón gracias al gran trabajo que han hecho pero al juego le falta profundidad y precisión. El sensor confunde algunos movimientos con otros y se convierte en un caos jugable cosa que por lo menos a nosotros nos saca bastante de quicio, así que para jugar hace falta tiempo y paciencia ya que tendréis que dedicar varios intentos en según qué misiones.

En cuanto al apartado técnico tenemos que decir que visualmente Steel Battalion: Heavy Armor cumple. Con acabados de texturas y diseño artístico poco pulido que se queda en algo que podría haber sido mejor. Aunque lo mostrado es suficiente para mantener la aventura con una estética muy firme a los juegos del género. La inteligencia artificial de los enemigos no está muy trabajada y hace que la experiencia merme ya que no supone un desafío para el jugador. El apartado sonoro acompaña a la acción del juego pero sin destacar mucho con sonidos poco cuidados.

El juego no es que sea especialmente largo tampoco pero como es frecuente que nos quedemos encallados en ciertas partes del juego hace que dure más.

Conclusión

Steel Battalion: Heavy Armor es un juego que parte de una idea muy buena de cruzar el control del mando con el de Kinect pero que no ha conseguido el resultado que se esperaba debido a la gran cantidad de fallos en la ejecución de movimientos con Kinect haciendo que se dificulte la jugabilidad y la emborrone. No obstante es el juego para todo áquel que le guste los tanques, acorazados y mechas, en general robots grandes.

Lee los comentarios de este análisis en nuestro foro Xbox 360.

Jugabilidad: 4

Gráficos: 6,5

Duración: 7

Sonido: 6,5

Nota Final: 6

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here